Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
57
ge r m á n co L m e n a r e s : u n h i s t o r i a d o r
v i s t o e n f r a g m e n t o s
Óscar Almario García
Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín
RESUMEN
Este artículo analiza el aporte historiográfico de Germán Colmenares. Se abordan,
especialmente, los alcances del proyecto historiográfico denominado Historia Regio-
nal; los contextos en los que Colmenares desarrolló sus reflexiones teóricas, concre-
tamente su preocupación por el desarrollo de la historiografía colombiana a partir de
modelos flexibles de interpretación para el estudio de escenarios “marginales”; y sus
indagaciones en relación a la historia económica y social colonial, en el estudio de
las regiones fronterizas como veta de análisis de las relaciones sociales y culturales.
Pa l a b r a s c l a v e : Historia Regional, historia social y cultural, historia económica,
Popayán.
ABSTRACT
This article discusses the historiographical contribution of Germán Colmenares.
The author analyzes in particular the scope of the historiographic project called
Regional History, the contexts in which Colmenares developed his theoretical
reflections, namely its concern for the development of Colombian historiography
beginning with his flexible models of interpretation for the study of “marginal”
scenarios, and his inquiries into colonial, social and economic history as pertai-
ning to the study of border regions as an avenue of analysis of social and cultural
relations.
Ke y w o r d s : Hermann Colmenares, Colombian and Andean historiography, the
Twentieth Century, Regional History, social and cultural history, economic his-
tory, Popayán.
Nota del autor: Este artículo se originó en una primera conferencia pronunciada en la
Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, y en otros eventos similares en la Uni-
versidad del Valle que giraron en torno a la vida y obra de Germán Colmenares. Agradezco
la lectura crítica, los comentarios y los aportes a este texto del historiador Edgardo Alexis
Pérez, magíster en Estudios de la Cultura y candidato a doctor en Historia por la Universi-
dad de Michigan, Ann Arbor.
de b a t e s
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
58
Consideraciones teóricas y metodológicas obligan a menudo a rehacer el camino
o a completar esbozos insinuados en trabajos anteriores. Una síntesis no puede
resultar de una simple sumatoria de aspectos diferentes de la realidad histórica
sino que debería ser el refinamiento progresivo de una idea. Posiblemente
solo en esto resida el carácter científico de esta disciplina [la historia]: en
su capacidad de plantear un problema y de reformarlo hasta el punto
en que sus términos abarquen la máxima realidad posible.
Germán Colmenares
1
El presente artículo ofrece una visión, todavía fragmentaria, del aporte y
la trascendencia del historiador colombiano Germán Colmenares (1938-1990)
al pensamiento histórico y social, al cumplirse veinte años de su sensible
fallecimiento.
co L m e n a r e s : ¿e s c u e L a
o P r o y e c t o h is to r i o gr á f i c o ?
Entre los miembros de la disciplina histórica es frecuente oír hablar de
la “escuela” formada, supuestamente, por Colmenares, para referirse a su
influencia en la Universidad del Valle y otras universidades de Colombia. Sin
embargo, tal idea no formó parte, al menos en sentido literal, de lo pretendi-
do por este historiador, quien prefirió siempre sugerir caminos pero dejar que
sus discípulos y amigos encontraran los propios. La llamada Historia Regional
con la que se le identifica, hay que entenderla más como un proyecto histo-
riográfico de largo plazo que como una “escuela”.
En este artículo asumimos que el análisis regional tiene ciertas carac-
terísticas distintivas, que permiten que a partir de la autonomía relativa de
determinados espacios sociales se pueda proceder a su respectivo estudio. Al
respecto, es necesario considerar dos criterios esenciales, uno metodológico
general y otro conceptual específico. En relación con el primer aspecto, el
historiador Germán Colmenares propuso en un artículo visionario a princi-
pios de los años setenta la llamada Historia Regional como una estrategia de
investigación para analizar las formaciones sociales sobre bases empíricas y
documentadas, tarea que a la sazón había sido sustituida por la aplicación,
sin más, de modelos construidos con referencia a otras realidades históricas y
sociales muy diferentes a las de los países latinoamericanos.
2
1. Germán Colmenares, Historia económica y social de Colombia II. Popayán: una
sociedad esclavista, 1680-1800, Bogotá, La Carreta, 1979, p. 22.
2. Ver Germán Colmenares, “El papel de la historia regional en el análisis de las for-. Ver Germán Colmenares, “El papel de la historia regional en el análisis de las for-
maciones sociales”, en Ideología y Sociedad, No. 12, 1972, pp. 75-81.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
59
En cuanto al segundo aspecto, conviene aclarar en cuál significado del
concepto de región nos situamos para estas reflexiones. En ese sentido, com-
partimos la idea del historiador Francisco Zuluaga de que la condición de
espacio geográfico homogéneo, aunque necesaria, no es el elemento defini-
torio en primera instancia de la región:
Lo que realmente define y determina la región son las actividades que el
hombre realice, y la manera como las lleve a cabo. Estas diversas actividades
llevadas a cabo en y en frente a un espacio geográfico, serán actividades de or-
den económico, sociológico, étnico, político; y la abstracción de estos diferentes
aspectos, en sus manifestaciones especificas, podrán dar lugar a la construcción
conceptual de regiones económicas, políticas, sociológicas, etc.
3
Sin embargo, la historia de una región determinada no se puede hacer
adicionando una tras otra las distintas variables regionales, sino logrando
una verdadera síntesis de tipo histórico-social, es decir, que: “Una síntesis no
puede resultar de una simple sumatoria de aspectos diferentes de la realidad
histórica sino que debería ser el refinamiento progresivo de una idea”.
4
Por otra parte, Germán Colmenares, en el informe del Área de Historia
para la Misión de Ciencia y Tecnología de Colciencias, presentado en 1989,
sostuvo que “la investigación histórica en Colombia tiende a ser de carácter
artesanal y monográfico”. Seguidamente, tomando como referencia los pro-
yectos editoriales de difusión amplia de la historia que habían tenido bastante
éxito en las últimas décadas que él evaluaba, agregó “que visiones panorámi-
cas de este tipo, que sencillamente superponen de manera sintagmática unos
temas a otros, no constituyen propiamente síntesis históricas”, y concluyó
que: “Es posible que en el estado actual de las investigaciones históricas en
Colombia no sea posible todavía emprender una tarea de este tipo”.
5
Han
transcurrido más de veinte años desde que Colmenares hiciera las anteriores
afirmaciones, y el panorama, en esencia, no ha cambiado:
6
predominan aún
3. Francisco Zuluaga, Guerrilla y sociedad en el Patía. Una relación entre clientelismo
político y la insurgencia social, Cali, Facultad de Humanidades, Universidad del Valle, 1993,
p. 12.
4. Germán Colmenares, Historia económica y social de Colombia II…, p. 22.
5. Germán Colmenares, Informe del Área de Historia para la Misión de Ciencias y
Tecnología de Colciencias, Bogotá, s.e., 1989, pp. 13-15. Después de su muerte, la edición
completa de su obra (a cargo de Hernán Lozano Hormaza y con el auspicio de un fondo
especial de la Universidad del Valle) incluyó dicho informe en uno de los tomos: Germán
Colmenares, Ensayos sobre historiografía, Bogotá, Tercer Mundo Editores/Universidad del
Valle/Banco de la República-Colciencias, 1997, pp. 121-166 (“Estado de desarrollo e inser-
ción social de la Historia en Colombia”).
6. No obstante que en estas dos décadas se fortaleció el Sistema Nacional de Ciencia,
Tecnología e Innovación, institucionalizado por la Ley 1286 de 2009, por la cual se define
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
60
los trabajos monográficos en historia, se carece en general de verdaderos
programas de investigación y de líneas bien definidas que articulen varios
equipos de trabajo en torno a problemas significativos y estamos lejos del
objetivo de producir nuevas síntesis históricas.
La crítica histórica y del análisis social en general es prácticamente inexis-
tente en el país y, sobre todo, carece del ambiente (amplitud de miras, ruptura
con el espíritu de círculos) y de los medios adecuados (revistas y otras publi-
caciones con debates y reseñas, sistemas de evaluación de los proyectos de
investigación y otros trabajos académicos suficientemente rigurosos y estimu-
lantes) que la promuevan y entronicen como parte sustancial de la actividad
académica. Por supuesto, el trabajo interdisciplinario sigue siendo más una
aspiración que una realidad en nuestros medios académicos. En cambio, una
verdadera explosión temática caracteriza hoy el trabajo de los historiadores y
otros científicos sociales, lo que de ninguna manera estaría mal si esta diversi-
dad temática se acompañara de una discusión sistemática acerca de los gran-
des problemas de la investigación histórica y social, referidos a horizontes teó-
ricos significativos que permitan la crítica, la comparación y la generalización,
convirtiéndose en contrapeso a la creciente dispersión per se o la casuística.
El trabajo de Colmenares apuntaba, precisamente, en esa dirección. En
efecto, después de evaluar los distintos aportes académicos que se han pro-
ducido a raíz de la institucionalización de las ciencias sociales y las humani-
dades en las universidades públicas, se puede afirmar categóricamente que
el cambio cualitativo de nuestra visión del pasado y, en particular, de la tran-
sición de la Colonia al siglo XIX en el Gran Cauca (antigua Gobernación de
Popayán en el Virreinato del Nuevo Reino de Granada),
7
se lo debemos prin-
cipalmente a una mayor asimilación crítica de los modelos de análisis más
calificados de la historia y las ciencias sociales occidentales y a la influencia
de los procesos de cambio social experimentados por el país en las últimas
décadas. Pero también, y adicionalmente, a otros tres factores clave:
Primero, a los resultados académicos y de investigación de las institu-
ciones universitarias del suroccidente del país (Universidades del Valle, del
Cauca y de Nariño, principalmente) y de otras instituciones públicas y pri-
vadas que han promovido la investigación regional (universidades, bancos,
institutos especializados, fundaciones, revistas, entre otras).
Segundo, a la obra e influencia intelectual del historiador Germán Colme-
nares sobre varias generaciones de estudiantes y estudiosos de la sociedad
colombiana, por su capacidad de promover otra manera de hacer la historia
a Colciencias, su ente rector, como Departamento Administrativo del orden nacional, con
repercusiones en todas las áreas del conocimiento.
7. La obra de Germán Colmenares no se reduce, por supuesto, a este ámbito geohistó-. La obra de Germán Colmenares no se reduce, por supuesto, a este ámbito geohistó-
rico, pero esos son los límites que le hemos impuesto a esta comunicación.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
61
y aprovechar, dialogar y sintetizar los aportes de otros investigadores sociales
interesados en la región suroccidental.
Tercero, a la vitalidad contemporánea de las diversas manifestaciones de
localismo-regionalismo e identidades étnico-culturales (comunidades indíge-
nas, movimientos étnico sociales negros y movimientos obreros y de trabaja-
dores), presentes en la región suroccidental del país.
8
Un balance riguroso e integrado sobre el proceso de consolidación insti-
tucional de estas entidades, y su incidencia en el pensamiento científico so-
cial, es una tarea compleja y exigente que está a la espera de sus ejecutores.
Los estudios sobre la influencia de los procesos sociales en el pensamiento
social, y viceversa, están por desarrollarse en esta región del país y serían
de mucha utilidad. En cuanto a la trascendencia de la obra de Colmenares
conviene decir que sus estudios, inicialmente centrados en la economía y
sociedad colonial de la antigua Gobernación de Popayán, posteriormente se
plantearon interrogantes y perspectivas de análisis sobre la Independencia, la
formación de la nación y el Gran Cauca en el siglo XIX, que él mismo empe-
a despejar y desarrollar. De tal manera que se tendió un puente entre la
historia económica y social colonial y la historia social y política decimonó-
nica, aunque es bueno afirmar que desafortunadamente sus estudios sobre el
siglo XIX no lograron los niveles de elaboración a los que llegaron los de la
Colonia, por obvias razones, habida cuenta de lo incipiente de los mismos y
la súbita desaparición del investigador. Sin embargo, por la amplitud concep-
tual del enfoque insinuado, Colmenares dejó abierta una nueva perspectiva
para el estudio de este período y el espacio social del Gran Cauca.
Por otro lado, es bueno recordar que el trabajo investigativo de Colmena-
res estuvo soportado en una intención metodológica explícita, que consistía
esencialmente en la promoción de una nueva manera de hacer historia –que
hoy se asocia con nomenclaturas genéricas como Nueva Historia–, pero cuya
adecuada valoración requeriría de estudios sistemáticos sobre sus particu-
laridades discursivas y los logros obtenidos. Nuestra percepción sobre esto
es que Colmenares concebía esa nueva manera de hacer historia en el país
como un esfuerzo importante que, por lo menos, debía encarar los siguientes
retos: a) superar la dimensión de los paradigmas del análisis social que en ese
momento imperaban en el país, América Latina y el mundo (teoría dualista
de la modernización, el marxismo ortodoxo, el estructuralismo “críptico”, las
teorías cepalinas sobre la dependencia, entre los principales), que habían
8. Conclusiones a las que llegamos después de una exhaustiva investigación al res-. Conclusiones a las que llegamos después de una exhaustiva investigación al res-
pecto: Óscar Almario García y Luis Javier Ortiz Mesa, Poder y cultura en el Occidente co-
lombiano durante el siglo XIX: patrones de poblamiento, conflictos sociales y relaciones de
poder, Informe Final de Investigación, 2 vols., Medellín, Colciencias/Universidad Nacional
de Colombia, 1998.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
62
terminado por sustituir la realidad y la investigación por los modelos. Lo
anterior no significaba prescindir del todo de ellos, sino definirse por el uso
crítico, ecléctico y pragmático de tales modelos, de acuerdo con las necesi-
dades específicas de cada investigación; b) la formación académica de nue-
vas generaciones de historiadores, con capacidades para hacer investigación,
entrar en contacto con otras culturas y tradiciones académicas occidentales y
dispuestas a establecer un diálogo intencionado con otras disciplinas sociales
y humanas; c) asumir la historia regional como uno de los caminos posibles
para concretar la idea de la promoción de una nueva manera de hacer histo-
ria que, con el tiempo, se llamarían “estudios regionales” en el contexto del
Departamento de Historia de la Universidad del Valle en Cali, como una vía
hacia la historia social o historia total.
Tanto sus estudios posteriores como el ambiente académico colectivo
que se creó alrededor de este asunto en el Departamento de Historia de la
Universidad del Valle, sin olvidar los aportes de sus colegas y los tesistas del
programa de licenciatura en Historia, contribuyeron a posicionar la Historia
Regional en el panorama de los estudios sociales del país y a que incluso se
la reconociera como una “escuela”, algo que, por lo menos en su acepción
corriente, jamás formó parte de los propósitos de Colmenares.
No obstante que la propuesta de hacer Historia Regional tenía una inten-
cionalidad muy definida por parte de Germán Colmenares, en ella subyacía
otra intención que, si se quiere, era más importante pero lamentablemente ol-
vidada con frecuencia por los historiadores y otros científicos sociales: hacer
historia social, es decir, hacer historia total. Por eso decía que: “la pretensión
de los historiadores sociales es la de que la historia social es toda la historia,
vista desde un punto de vista social. Es decir, se subraya una especificidad
de lo social frente a lo económico, frente a lo político, y se supondría que la
historia social se cuela entre los intersticios de lo económico y de lo político”.
9
No de otra manera podríamos entender la tendencia de Colmenares a la
circularidad temática o, tal vez dicho en mejor forma, a moverse en espiral
en determinados temas, sobre los cuales volvía una y otra vez con nuevos
interrogantes, enfoques y soluciones. Por ejemplo, su primer libro, Partidos
políticos y clases sociales (1968),
10
que se centra en el análisis de la crisis de
9. Germán Colmenares, “Economía y clases sociales en el siglo XIX”, en Aspectos polémi-
cos de la historia colombiana del siglo XIX, Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1983, p. 135.
10. Germán Colmenares, . Germán Colmenares, Partidos políticos y clases sociales en Colombia, Bogotá, Edi-
ciones Los Comuneros, 1984. Temática que se origina en su tesis de grado en Derecho en
el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en Bogotá en 1961-1962 y que profundiza
en sus estudios de posgrado en la Universidad de París entre 1963-1964, como becario
del Gobierno francés y bajo la orientación del historiador Pierre Chaunu, recientemente
fallecido.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
63
medio siglo y las reformas liberales del siglo XIX colombiano, constituye, no
obstante algunos problemas conceptuales y de las fuentes que utilizó, un
trabajo pionero en explicar las relaciones entre las manifestaciones de las
ideologías políticas y las estructuras sociales de la época.
11
Después de sumer-
girse por completo sobre todo en la historia económica y también social de
la Gobernación de Popayán durante la Colonia, Colmenares volvería a insistir
en las relaciones entre lo económico, lo político y lo social, tratando de alcan-
zar una dimensión compleja en sus análisis históricos. Como veremos, esto le
permitirá redescubrir a los sectores subordinados; percibir el surgimiento de
grupos sociales heterogéneos mientras se descomponía el sistema esclavista,
analizar que mientras se formaba la hacienda y persistía la gran propiedad,
aparecía también un conjunto de colonos, medieros, aparceros y arrendata-
rios y la superposición de intereses entre los viejos centros patrimoniales y
los nuevos centros producto de un poblamiento peculiar; y cómo fue posible
que todo este entramado social se expresara ideológica, política y cultural-
mente en el período republicano. Según nuestra manera de ver, el análisis
de Colmenares discurre entre la llamada historia regional y la búsqueda de la
totalidad a través de la historia social.
co L m e n a r e s y s u s c o n t e x t o s
En nuestra opinión, existen dos contextos en los que habría que ubicar
retrospectivamente la obra de Colmenares: el externo y el interno.
En el externo le preocupaba especialmente la “marginalidad” de la his-
toriografía colombiana respecto de los otros centros y focos académicos lati-
noamericanos, como México, Chile-Argentina, el mundo andino, el Caribe y
el Brasil. Tal preocupación, sin embargo, no se reducía al lugar secundario
que ocupaba la historiografía colombiana, sino que apuntaba ante todo a
la necesidad de superar esa situación mediante la construcción de modelos
flexibles y creativos de interpretación histórica, como los utilizados para ana-
lizar la regiones mineras mexicanas o altoandinas (David A. Brading, Carlos
Sempat Assadurian, Enrique Tandeter); las fronteras conquistadoras, pobla-
doras y la colonización de poblaciones indígenas (R. Mellafe); el ingenio y
la plantación esclavistas antillanas (M. Moreno Fraginals) y de otros países
como los Estados Unidos de América (E. Genovese); la hacienda y planta-
ción esclavista brasilera (G. Freyre, Nina Rodríguez y Caio Prado Júnior); la
hacienda mexicana (M. Chevalier), o modelos como el de John V. Murra y
11. Ver el comentario crítico de Jorge Orlando Melo, . Ver el comentario crítico de Jorge Orlando Melo, Historiografía colombiana. Reali-
dades y perspectivas, Colección Autores Antioqueños, Medellín, Martín Vieco, 1996, p. 27.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
64
otros etnohistoriadores del mundo andino, o los imaginados para el mundo
amazónico o el pacífico (R. West).
En el contexto interno se ubican los problemas que tienen que ver con
las perspectivas, paradigmas y aportes específicos de las disciplinas sociales
en Colombia, particularmente en lo tocante al viraje de la investigación his-
tórica hacia el reconocimiento de cuestiones étnicas y de grupos subalternos,
lo cual reconocemos aquí como la “promesa etnohistórica” en el proyecto
académico de Colmenares.
La cuestión de cómo en el país las disciplinas sociales han construido las
ideas de indígena, de negro y otras que se refieren a los grupos subalternos,
es por obvias razones muy densa y su tratamiento escapa a los propósitos
de este artículo.
12
Sin embargo, no hay duda acerca de la presencia de un
continuo conceptual o paradigmático de tipo etnocéntrico que, a modo de
tradición heredada,
13
ha gravitado sobre ellas a lo largo del tiempo, limitán-
dolas en sus alcances, comprensión y explicación de la etnicidad en la es-
pecificidad histórico-social colombiana. Dicho continuo presenta varios hitos
fundamentales, cuyo tratamiento en detalle omitimos, pero que con fines de
síntesis podemos resumir así: su referente inicial es el imaginario colonialista,
propio del dominio hispánico; el mismo que después, en función de la mo-
dernidad pretendida en el siglo XIX, fue redefinido como nacionalismo de
Estado, ideología del proyecto criollo y mestizo que emergió del triunfo re-
publicano, de su “comunidad imaginada” y principal forma política, el Estado
nación; como parte de la institucionalización universitaria de las ciencias so-
ciales desde la primera mitad del siglo XX. Finalmente adquirió su forma más
acabada en los años sesenta y setenta con la aplicación “a la colombiana” del
modelo del gran reparto (como acertadamente y en términos universales lo
llamó Jack Goody)
14
y la validación de lo indígena como la única alteridad re-
conocida por la representación académica de lo nacional.
15
Como se sabe, la
convención antropológica del “gran reparto” partía de la idea de la existencia
12. Se reconoce que el tema de la formación del Estado nación y su relación con las . Se reconoce que el tema de la formación del Estado nación y su relación con las
disciplinas sociales es de actualidad, pero poco estudiado. Ver, al respecto, Jairo Tocanci-
pá, edit., La formación del Estado nación y las disciplinas sociales en Colombia, Popayán,
Universidad del Cauca, 2000.
13. Sobre este concepto de “tradición heredada” o “concepción heredada” en el cono-. Sobre este concepto de “tradición heredada” o “concepción heredada” en el cono-
cimiento social, ver Aurora González Echevarría, Teorías del parentesco. Nuevas aproxima-
ciones, Madrid, Eudema, 1994, p. 6.
14. Ver Jack Goody, . Ver Jack Goody, La domesticación del pensamiento salvaje, Madrid, Akal, 1985.
15. Ver Eduardo Restrepo, . Ver Eduardo Restrepo, “Afrocolombianos” o “grupos negros” en el Pacífico colom-
biano: construcción y perspectivas de la investigación antropológica. Informe de investiga-
ción, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICAHN), 1996; e “Invencio-
nes antropológicas del negro”, en Revista Colombiana de Antropología, No. 33, 1996-1997,
pp. 238-269.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
65
de dos tipos de naturaleza humana que justificaban sendas disciplinas para su
estudio: las supuestas sociedades primitivas para la etnografía y las socieda-
des complejas para la historia. De tal manera que, en nuestro medio, algunos
etnohistoriadores se ocuparon de los indígenas, unos antropólogos empeza-
ron a observar a los grupos negros pero aplicándoles sin más los conceptos
utilizados para lo indígena y los nuevos historiadores estudiaron el pasado
colonial y sus instituciones socioeconómicas (esclavitud, servidumbre y otras
modalidades del control laboral y social) y el tránsito político y social al repu-
blicanismo y la modernidad. En medio de algunas evidencias promisorias en
contrario, este gran reparto todavía permanece como práctica dominante en
el medio académico nacional y solo recientemente, con el replanteamiento
de las relaciones entre antropología e historia y los nuevos estudios sobre los
grupos negros, ha empezado a superarse el paradigma indigenista.
16
En efecto, a finales de los años sesenta y durante la década del setenta,
las disciplinas sociales experimentaron un momento de ruptura con las con-
venciones tradicionales que condujo a una relativa toma de distancia respecto
del etnocentrismo para ver el pasado y el presente de diversos colectivos
sociales, aunque cabe agregar que dicho proyecto no cristalizó por completo,
por lo cual consideramos que se debe retomar y enriquecer por las actuales
generaciones de investigadores. Sin embargo, en su momento, ese nuevo cli-
ma intelectual de alguna manera expresó y se hizo eco de distintas tendencias
políticas y sociales. En lo social, se empezaba a experimentar un agotamiento
de los modelos de modernización que se enfrentaban a fuerzas sociales, ét-
nicas y culturales, resistentes. En lo político, se asistía a la irrupción tanto de
movimientos insurgentes como de movimientos sociales y étnicos (campesi-
nos e indígenas) que, con sus reclamos de tierras y autonomía, cuestionaban
el orden del llamado Frente Nacional.
17
En el nivel cultural, frente a los para-
digmas dominantes y universales conocidos (positivismo, funcionalismo, cul-
turalismo), las ciencias sociales reclamaban nuevos horizontes conceptuales
(marxismo, estructuralismo, materialismo cultural, nueva historia).
Pero lo significativo, para los fines de este artículo, es que estas tendencias
generales adquirieron en la gran región suroccidental del país, unas caracterís-
16. Ver Óscar Almario García y Luis Javier Ortiz Mesa, . Ver Óscar Almario García y Luis Javier Ortiz Mesa, Poder y cultura…; Guido Ba-
rona, “Ausencia y presencia del ‘negro’ en Colombia”, en Memoria y Sociedad, 1: 1, no-
viembre 1995, pp. 77-105; y Eduardo Restrepo, “Afrocolombianos” o “grupos negros”…, e
“Invenciones antropológicas del negro”.
17. Nombre que recibe un pacto político suscrito en 1957 por los partidos tradicionales . Nombre que recibe un pacto político suscrito en 1957 por los partidos tradicionales
de Colombia, Liberal y Conservador, para superar un virtual estado de guerra civil no de-
clarada, monopolizar el poder mediante la alternación presidencial y el reparto milimétrico
de los cargos públicos, con el fin de preservar los privilegios económicos y sociales de los
sectores dominantes.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
66
ticas peculiares, por la combinación de varias circunstancias, entre las que so-
bresalen la académica e intelectual, la étnica y social y la geográfica y ecogica.
En relación con lo primero, y para esa época, por lo menos tres perspectivas
de estudio coincidieron en la intención de avanzar hacia nuevos territorios de
conocimiento, para lo cual adoptaron estrategias conceptuales y metodológicas
correspondientes, aunque cabe agregar que las tres se desarrollaron en forma
paralela y no convergieron en un proyecto común. Nos estamos refiriendo a los
esfuerzos de antropólogos, historiadores y etnohistoriadores, cuyo examen de-
tallado para el caso del suroccidente colombiano he realizado en otro escrito.
18
Sin embargo, permítaseme presentar un registro doble de estas dinámicas,
en un tono tanto personal como institucional, a modo de ejemplo. Desde mi
condición de estudiante de Historia (pregrado y maestría), en la Universidad
del Valle, pude testimoniar dos momentos en estas relaciones entre antropólo-
gos e historiadores. El primer momento son los años setenta, cuando los tra-
bajos de Michael Taussig despertaron muy poco entusiasmo en Colmenares y
otros historiadores, que ya habían iniciado el estudio histórico de la esclavitud
en Popayán. Este dico psiquiatra y antropólogo australiano, quien llegaría
a ser el “niño terrible” de la antropología posmoderna, que Colombia conoc
en los años setenta y quedó fascinado con su riqueza histórica y etnográfica,
estudió tanto la población negra del norte del Departamento del Cauca (sur
del valle geográfico del mismo nombre) como la de algunas áreas del litoral
Pacífico sur, desde donde se orientaban procesos migratorios hacia los centros
azucareros del valle del Cauca y su región. El investigador analizó en su mo-
mento a estas poblaciones negras como “proletariado y campesinos negros” y
mostró que ellas exhibían varios componentes de una poderosa cultura propia
de muy largo aliento y los visualizó como actores potenciales de un cambio
socialista.
19
No obstante los límites conceptuales e ideológicos en los que sus
trabajos se inscribían entonces, Taussig fue un pionero en el uso de varias es-
trategias de investigación para el estudio del negro en Colombia y esta región,
tales como: la historia oral (valoró a tal punto el aporte y los testimonios de las
personas mayores de las zonas estudiadas, que las llegó a considerar incluso
como coautoras de su trabajo); comparar núcleos negros distintos, como los
del valle del Cauca y el litoral Pacífico, pero que al tiempo eran reveladores
de memorias colectivas tanto diferentes como compartidas; y recurrir a la com-
18. Ver Óscar Almario García, . Ver Óscar Almario García, La invención del suroccidente colombiano, 2 tomos,
Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana/Concejo de Medellín/Corporación Instituto
Colombiano de Estudios Estratégicos, 2005; especialmente el tomo I, dedicado a la Histo-
riografía de la Gobernación de Popayán y el Gran Cauca, siglos XVIII y XIX.
19. Mateo Mina (Michael Taussig), . Mateo Mina (Michael Taussig), Esclavitud y libertad en el valle del río Cauca, Bo-
gotá, La Rosca, 1975; y Michael Taussig, Destrucción y resistencia campesina: el caso del
litoral Pacífico, Bogotá, Punta de Lanza, 1978.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
67
prensión del pasado esclavizado para explicar aspectos centrales del presente
sociológico y antropológico de las sociedades negras que observó. El segundo
momento se presenta una década después, en los ochenta, cuando Colme-
nares, ya influenciado por la antropología interpretativa de Clifford Geertz y
también por el “giro antropológico” de la Escuela de Annales (Jacques Le Goff)
saluda con verdadero entusiasmo el nuevo enfoque de los trabajos de Taussig
(1980)
20
y lo invita como conferencista a la maestría en Historia Andina dirigida
por él y ofrecida por la Universidad del Valle-Flacso (Quito) en 1987. Por el
contrario, los trabajos de la antrologa Nina S. de Friedemann, los primeros
de los setenta y los posteriores, no suscitaron en Colmenares mayor atención.
No obstante, algunos colegas y discípulos de Colmenares, como por ejemplo
Francisco Zuluaga y Mario Diego Romero, van a ser influenciados por los
trabajos de Friedemann y su discípulo Jaime Arocha y por los enfoques adop-
tados por ellos y otros antropólogos en los ochenta, en torno a la perspectiva
afrogenética. Otros historiadores, como Guido Barona, van a validar en parte,
y en parte a cuestionar, dichos enfoques.
co L m e n a r e s s u s t a n t i v o : L a h i s t o r ia
e c o n ó m i c a y s o c i a L c o L o n i a L
La hipótesis de trabajo de esta parte del artículo plantea que, en los años
setenta, la construcción y uso de conceptos por Colmenares y otros historia-
dores, como región histórica, sociedad esclavista de Popayán, complejo mi-
na-hacienda, espacio y patrones de poblamiento, mentalidad señorial, entre
otros, constituyen los soportes fundamentales de los cuales surgen las ideas
específicas sobre el negro, sus sociedades y territorios que, al consolidarse
como nuevos temas, explican los estudios y tendencias actuales que describi-
remos en el siguiente acápite.
21
Los problemas señalados por Colmenares para analizar la Gobernación
de Popayán se pueden agrupar en tres grandes temas: primero, la construc-
ción del dominio colonial (economía y sociedad) y de su espacio; después, la
evolución de la Colonia a la República y el tránsito de una sociedad esclavista
a una sociedad campesina y heteróclita en el Gran Cauca y, finalmente, la
20. Nos referimos a Michael Taussig, The Devil and Commodity. Fetichism in South
America, Chapel Hill, University of Carolina Press, 1980.
21. Véase Óscar Almario García y Orián Jiménez Meneses, “Aproximaciones al análisis . Véase Óscar Almario García y Orián Jiménez Meneses, “Aproximaciones al análisis
histórico del negro en Colombia (con especial referencia al Occidente y el Pacífico), en
Mauricio Pardo Rojas, Claudia Mosquera y María Clemencia Ramírez, edits., Panorámica
afrocolombiana. Estudios sociales en el Pacífico, Bogotá, ICANH/Universidad Nacional de
Colombia, 2004, pp. 29-126.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
68
crisis de la mentalidad señorial que debió adaptarse al discurso republicano
y de la modernidad preservando, construyendo y reconstruyendo viejas y
nuevas relaciones sociales, culturales y de poder.
Al estudiar la economía y sociedad colonial de la Gobernación de Po-
payán, Germán Colmenares dejó en claro varios hechos históricos que in-
cidieron en su configuración. La doble intervención a que quedó sujeto su
gobierno (desde 1563) de las audiencias de Quito y Santa Fe, lo que limitaba
su autonomía. La prolongación de las guerras de conquista de los territorios
indígenas hasta 1623, con lo cual su frontera interna se vio constreñida al
control efectivo de las jurisdicciones de sus ciudades y Popayán dependió
para sus abastecimientos de la región de Pasto; la posterior ampliación de la
frontera minera hacia Barbacoas (primeras décadas del siglo XVII) y el Chocó
(segunda mitad de ese siglo). Que no obstante, no sería preciso hablar de una
unidad dentro de sus límites, ya que “las divisiones político-administrativas
tuvieron un marcado carácter patrimonial” y las ciudades con sus “térmi-
nos” y poderes locales predominaron sobre las provincias. Que a pesar de
la preeminencia de la ciudad de Popayán (asiento de las Cajas Reales y del
Gobernador), su influencia y la de sus vecinos “no se extendía más allá de
Caloto en el norte y de Almaguer en el sur” a finales del siglo XVII. Que en
el siglo XVIII aparecieron rasgos diferenciadores entre el valle geográfico del
río Cauca, donde se multiplicaron los trapiches y la ganadería extensiva que
ocupaban mano de obra esclava y el valle de Popayán que utilizaba en sus
haciendas de campo mano de obra indígena. Que “el elemento más seguro
de identificación era el alcance del poblamiento español, la zona de influen-
cia de un centro urbano”, pero que en todo, “los confines de una jurisdicción
podían resultar demasiado remotos”; en el caso de la ciudad de Popayán, su
“epicentro real” se redujo al valle de Pubenza durante mucho tiempo, y solo
hasta finales del siglo XVIII la ciudad extendió su poder y control sobre otros
territorios fronterizos, como el valle del Patía, las estribaciones de la cordi-
llera Central, la banda occidental del río Cauca y el extremo suroccidental
de la jurisdicción de la ciudad. Que “este aislamiento físico se traducía en
aislamiento económico y en una fuerte tendencia hacia la autonomía política
de cada ciudad”; solo las minas y las empresas mineras vinieron a romper la
rígida estructura de las jurisdicciones de las ciudades y de una economía ba-
sada en los repartimientos (de tierras e indígenas) y fue en este nuevo orden
económico que Popayán impuso su supremacía.
22
El dominio colonial se basó, pues, en un orden social y espacial, analizado
mediante el modelo de centro y periferia, horizonte conceptual que también
sirvió de base a los historiadores para iniciar sus trabajos sobre la dinámica de
22. Germán Colmenares, . Germán Colmenares, Historia económica y social de Colombia II…, pp. 17-20.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
69
la conquista, la expansión de las fronteras, la formación de las provincias, los
patrones de asentamiento y las formas de poblamiento, entre otros temas. Por
eso, entre otras cosas, como lo indicara Colmenares,
23
la frontera minera del
Pacífico colombiano y otras zonas de características similares, no se pueden
comprender en su configuración histórico-regional, es decir, solo a partir de su
proceso de ocupación por las huestes españolas. Al respecto, se requiere de un
concepto que integre en el análisis las tensiones y cambios que se producían en
las naciones indígenas originarias y sus respectivos territorios ante la avanzada
de los ibéricos y la compleja conflictividad política y simbólica del espacio que
surgía con la empresa dominadora. La resistencia al dominio, al sometimiento,
la catástrofe demográfica que so brevino y la introducción de esclavizados afri-
canos, incidieron en la modificación de los territorios étnicos y de los sistemas
simbó licos de su representación, así como en el surgimiento de una nueva es-
pacialidad y de otras relaciones intra e interétnicas. El concepto de “frontera”,
retomado de uno de sus maestros, el historiador chileno Rolando Mellafe, fue
sugerido y utilizado por Colmenares para explicar este complejo proceso, y
aunque inicialmente limitado en sus alcances, se ha visto enriquecido y desarro-
llado por recientes investiga ciones.
24
Estas investigaciones, aparte de continuar
y complementar las observaciones iniciales de Colmenares, confirman también
el hondo calado de otra sugerencia suya, en el sentido de que “el punto focal”
por excelencia en los estudios históricos para la Nueva Granada no debía ser
el espacio urbano, con sus privilegios político-administrativos, sino “las zonas
de frontera”. Por eso, para el caso de la Gobernación de Popayán, la mirada
de los investigadores debía dirigirse hacia sus distritos mineros en el siglo XVI
(Anserma, Cartago y Arma) y XVII (en el Pacífico, al curso del Atrato-San Juan,
al norte y a las minas de Dagua, Raposo, Iscuandé y Barbacoas, al sur), a los
reductos de resistencia indígena en la cordillera Central a comienzos del siglo
XVII y hacia la región chocoana en el curso del siglo XVIII.
25
Pero el gran hallazgo de Colmenares consistió en desentrañar la existen-
cia del complejo mina-hacienda, porque le permitió explicar, tanto la natu-
raleza y manera de operar de la economía colonial como comprender la es-
23. . Ídem, p. 283, y Germán Colmenares, “Cali: terratenientes, mineros y comerciantes.
Siglo XVIII”, en Sociedad y economía en el valle del Cauca, Fondo Cultural Cafetero, tomo
I, Bogotá, Banco Popular, 1983.
24. Guido Barona, . Guido Barona, Una sociedad de frontera en el siglo XVIII. El archipiélago regional.
Lingüística, ecología, selvas tropicales, Villa de Leiva, ICAHN/ICFES/CCLLA/Universidad de
Los Andes, 1989; Alonso Valencia, Resistencia indígena a la colonización española, Cali,
Univalle, 1991; y Patricia Vargas, Los Emberá y los Cuna. Impacto y reacción ante la ocupa-
ción española s. XVI-XVII, Bogotá, ICAHN/Colcultura, 1993.
25. Germán Colmenares, . Germán Colmenares, Historia económica y social de Colombia II…, p. 13; Alonso
Valencia y Francisco Zuluaga, Historia regional del valle del Cauca, Cali, Univalle, 1992,
pp. 70-72.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
70
tructura social de la antigua Gobernación de Popayán, analizada en términos
de una sociedad esclavista. La explicación estructural establece que mediante
este complejo se complementaban la producción minera y la agrícola, que
la primera era abastecida por la segunda mediante el comercio, que eran los
distritos mineros los que surtían de metales preciosos a la Corona española
y que todo el complejo estaba controlado por clanes familiares concentrados
en Popayán, aunque con cepas en otros centros urbanos que, además, mono-
polizaban los otros dispositivos del dominio, como el poder local, el aparato
eclesiástico y los recursos financieros disponibles. Estas élites expresaban y
reproducían el sistema descrito con base en una “mentalidad señorial”, lo que
le habría conferido a esta sociedad su tonalidad peculiar y su singularidad
histórica, entre los siglos XVII y XVIII.
La transición política y social de tal sociedad hacia la modernidad, que
sus sectores dominantes trataron de preservar y prolongar durante la Repú-
blica temprana, aunque en condiciones muy contradictorias, es un campo de
reflexión en buena medida inexplorado y en el que debemos suponer que
se encuentran claves importantes para comprender el entramado étnico so-
cial caucano y de la nación en construcción. Pero, de acuerdo con el esbozo
anterior, lo importante ahora es retener que, sustentándose en el modelo del
complejo mina-hacienda, se erige la hipótesis de que en el suroccidente del
país se habría configurado una región histórica, cuyo ordenamiento espacial
dependía de un modelo de centro (de poder, localizado en el interior andino
y con la ciudad de Popayán como su “lugar central”) y periferia (de la cual
hacían parte tanto la frontera minera del Pacífico como las selvas del Caquetá
y Amazonas),
26
mientras que su orden social se basaba en un rígido sistema
social de castas. En este orden de ideas, el fondo del problema consistía en
determinar el papel de la esclavitud en la formación de una “región” de co-
merciantes, mineros y hacendados.
Colmenares relacionó, entonces, el problema de la esclavitud con el cre-
cimiento de la economía regional de la Gobernación de Popayán, y mostró
los diferentes modos de su aparición en el Nuevo Reino. Su trabajo ofrece
pistas clave para entender, por ejemplo, la importancia de la esclavitud cho-
coana durante el segundo ciclo del oro y para diferenciarla de la de otras
regiones del Nuevo Reino, tales como Antioquia y el Pacífico Sur.
Cabe agregar que, no obstante el momento de transición en el que se en-
contraba su trabajo entre la historia económica y la historia social, Colmenares
alcanzó a entrever la cuestión de lo negro en unos nuevos términos, en tanto
26. Nótese que según esta lógica espacial, las relaciones del interior andino siempre . Nótese que según esta lógica espacial, las relaciones del interior andino siempre
fueron más estrechas con el Pacífico, que con la frontera oriental. Lo que nos parece rele-
vante, si pensamos en las dinámicas identitarias y sus bases geográficas y simbólicas.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
71
reconoció la importancia de la trata pero tambn de los sitios de destino de los
esclavizados, al intentar comprender la formación de los reales de minas como
formas de asentamiento humano propias de esta frontera minera; al tratar de
identificar las prácticas y formas de organización productivas de estos grupos; al
querer dotar a la cuadrilla y la incipiente familia negra de entidad social y verlas
como embrionarios núcleos de una primera identidad, entre otros problemas.
Lo que, por otra parte, dejaba insinuada una pregunta candente desde entonces
y hasta la actualidad: ¿Cómo analizar lo negro en el Pafico y en el occidente del
país? ¿Como si se tratara de una sola unidad étnica o como varios grupos étnicos
que comparten rasgos esenciales comunes? En esa perspectiva, ¿cómo valorar las
diferencias y matices observables entre estos grupos negros, según etnógrafos,
historiadores y otros estudiosos? ¿Corresponden a evidencias de matices irrele-
vantes o a diferencias de fondo que se originaron en sus distintas experiencias
históricas con la explotación y el dominio, con sus tecnologías y dispositivos
materiales y discursivos correspondientes y con las variadas respuestas, adapta-
ciones y resistencias de dichos grupos negros? El debate sigue abierto.
so c i e d a d c o L o n i a L y v i d a r e P u b L i c a n a :
d e L a h i s t or i a s o c i a L y L a c r í t i c a h is to r i o gr á f i c a
a L a P r o m e s a e t n o h i s t ó r i c a
Por supuesto que la persistencia de la institución esclavista durante la
República temprana llamó la atención de Colmenares, pero no hay duda de
que le llamó mucho más la atención la dinámica declinante de la esclavitud
desde la segunda mitad del siglo XVIII y su disolución al final del dominio
colonial. Igualmente, que durante la transición del antiguo régimen al nuevo,
la experiencia histórica de esta sociedad esclavista incidiera de manera tan
notable en las conductas de los distintos grupos étnicos y sociales.
Como parte de sus conclusiones sobre el análisis de la sociedad esclavista
de Popayán, Colmenares propuso unas líneas de reflexión fundamentales para
el estudio del siglo XIX en el Gran Cauca. En efecto, sostuvo que, durante el
siglo XVIII, la integración económica del vasto territorio correspondiente a la
antigua Gobernación de Popayán fue posible por un equilibrio entre las tres
formas de producción agraria (hatos de explotación extensiva, haciendas con
mano de obra indígena, trapiches de formación más reciente que trabajaban
con excedentes de mano de obra esclava) y las minas, el sector más dinámico
del conjunto. “Los tres tipos de formaciones agrarias coexistieron durante todo
el siglo XVIII y alcanzaron un cierto equilibrio que la ruralización de la vida
en el siglo XIX y la decadencia minera debió romper en favor de la hacienda
tradicional”, sostiene Colmenares. Y agrega que: “Es probable también que el
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
72
siglo XIX haya visto desarrollarse formas alternas de subordinación social y de
explotación del trabajo que ya se insinuaban a fines del siglo anterior: formas
de colonato (aparceros, medieros, agregados, etc.) o la aparición de un cam-
pesinado que debía gravitar en las franjas del latifundio tradicional”.
27
El equilibrio que imperó entre las distintas formas de producción agraria
y las minas durante el siglo XVIII, implicó también la vigencia de una racio-
nalidad económica en condiciones precapitalistas, consistente en el ejercicio
simultáneo de varias actividades (agrícolas, mineras y comerciales) y la con-
centración de la riqueza en unas cuantas familias, lo que permitía un cierto
grado de integración de los diferentes sectores de la economía (comercio de
esclavos, producción de abastecimiento para las minas, combinación de hatos
y trapiches, etc.) esparcidos en un territorio vasto y diverso y la disminución,
por lo tanto, de los costos de explotación.
28
Todo este “conjunto productivo”,
o “complejo agrario y minero”, como lo llamó Colmenares, se complementa-
ba con un sistema de privilegios institucionales y sociales “cuyo ámbito era
el centro urbano”, lugar donde la vida política y las relaciones de poder se
reproducían. En consecuencia, el siglo XIX significaría, en términos económi-
cos y espaciales, la desintegración de un mundo relativamente integrado y la
pérdida de dicha racionalidad económica.
En 1982 Germán Colmenares expuso una tesis que futuros trabajos suyos
y los de algunos de sus colegas y discípulos fueron ampliando hasta conver-
tirla en los hechos en una “línea de investigación”, como se dice hoy, que se
estructura en torno a los procesos de poblamiento y el cambio socio-espacial.
La mencionada tesis de Colmenares plantea que: “la tarea más inmediata para
el estudio de la formación nacional en el período de transición (1870-1930) po-
dría consistir en indagar qué formas tola incorporación de nuevos espacios
y de nuevas masas humanas y de qmanera transformaron los viejos recintos
coloniales”.
29
Aunque esta propuesta de investigación presenta muy diversas
posibilidades de aplicación, los primeros avances al respecto tuvieron a la re-
gión del valle del Cauca como su principal referente.
30
En efecto, en esta región
se configuuna situación peculiar: la persistencia de la propiedad monopólica
de la tierra y el control de la mano de obra por parte de una élite de poder,
convivieron durante el período de “transición” con una creciente sociedad cam-
pesina y heteróclita que escapaba a su control. Desde finales del siglo XVIII y a
27. Germán Colmenares, . Germán Colmenares, Historia económica y social de Colombia II…, p. 270.
28. . Ídem.
29. Germán Colmenares, . Germán Colmenares, La nación y la historia regional en los países andinos, 1870-
1930, working paper presentado en un coloquio del Wilson Center, Washington D.C., abril
de 1982.
30. Proyecto editorial del Banco de Popular: Colmenares (1983), Díaz (1983), Hyland . Proyecto editorial del Banco de Popular: Colmenares (1983), Díaz (1983), Hyland
Preston (1983), Escorcia (1983) y Rojas (1983).
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
73
lo largo del XIX, fueron evidentes las dificultades para que se mantuvieran con
éxito las estrategias de dominación de los sectores privilegiados, en parte por
la crisis y agotamiento mismo del sistema hacendario-esclavista, que se acentuó
por las guerras de independencia primero y después por las guerras civiles a lo
largo del siglo XIX, que trajeron como consecuencias el fraccionamiento de las
grandes propiedades y obligaron a la aristocracia terrateniente a buscar alterna-
tivas diferentes, sobre todo comerciales, para sortear la situación.
Sin embargo, como lo planteó Colmenares en otro artículo que se ha
hecho clásico, la dificultad mayor para los sectores dominantes provino del
“proceso sui géneris” que modificó el modelo de poblamiento hispánico y
aceleró la diversificación social en los antiguos recintos coloniales.
31
Pobla-
mientos nuevos y sociedades campesinas, más o menos libres, prosperaron
entonces en distintos sitios y lugares: en el sur del valle geográfico (hoy norte
del Departamento del Cauca y lugar de uno de los poblamientos negros más
característicos); a lo largo del río Cauca y en las riberas de sus afluentes; en
las tierras bajas e inundables; en los intersticios de las haciendas y en sus bos-
ques densos; en la banda oriental del río (“otra banda”) y en la occidental.
Las dos dinámicas de signo contrario, la decadencia de las haciendas y el
proceso de poblamiento descrito, le otorgan unas características particulares
al cambio social en la región, puesto que, como sostiene Colmenares,
�…] el cambio republicano les confirió �a los pueblos nuevos del valle del
Cauca] una igualdad teórica con los antiguos centros que alimentaban las estruc-
turas sociales y políticas de la Colonia. El sistema de haciendas, que encontraba
dificultades en transformar el sistema esclavista y adoptar otras formas de sujeción
del trabajo, se veía así permanentemente amenazado por la inestabilidad social.
32
Otro ensayo de Colmenares, “El tránsito a sociedades campesinas de dos
sociedades esclavistas en la Nueva Granada, Cartagena y Popayán”,
33
esta-
blece una comparación entre las dos principales provincias esclavistas de la
Nueva Granada, Cartagena y Popayán, en su tránsito hacia la formación de
sociedades campesinas, y completa el cuadro panorámico de las transforma-
ciones sociales que nos ocupan. El punto de partida de Colmenares, para el
efecto, es el reconocimiento de dos modelos en los poblamientos coloniales.
31. Germán Colmenares, “Castas, patrones de poblamiento y confl ictos sociales en las . Germán Colmenares, “Castas, patrones de poblamiento y conflictos sociales en las
provincias del Cauca, 1810-1830”, en Germán Colmenares, Zamira Díaz de Zuluaga, José
Escorcia y Francisco Zuluaga, La Independencia. Ensayos de historia social, Bogotá, Insti-
tuto Colombiano de Cultura, 1986, pp. 137-180.
32. . Ídem, p. 173.
33. Germán Colmenares, “El tránsito a sociedades campesinas de dos sociedades es-. Germán Colmenares, “El tránsito a sociedades campesinas de dos sociedades es-
clavistas en la Nueva Granada. Cartagena y Popayán, 1780-1850”, en revista Huellas, No.
29, 1990, pp. 8-24.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
74
Uno, que se reduce al existente en algunos “claustros andinos e interandinos”.
Otro, el de sus “epicentros esclavistas”. Este último modelo plantea varios
problemas en cuanto a su evolución social general. “Uno de ellos es el de la
formación de sociedades campesinas. Otro, el del tránsito de una hacienda
esclavista a una hacienda con formas de colonato”.
34
No obstante que la escla-
vitud venía declinando desde 1780, cuando el flujo de la importación de escla-
vos cesó y luego sobrevinieron las guerras de Independencia, en la provincia
de Popayán, en sus distritos mineros y en las haciendas del valle del Cauca,
se encontraba el 60% de los 16.500 esclavos manumitidos en 1851.
35
La venta-
ja estructural de la sociedad esclavista caucana frente a la cartagenera radicó
en la existencia del complejo mina-hacienda que, aparte de lo ya señalado
sobre su funcionamiento, permitía la relocalización de la población excedente
esclavizada de los distritos mineros hacia las haciendas, de acuerdo con las
circunstancias productivas, mecanismo racional que se utilizó hasta que las
guerras de Independencia desestructuraron el sistema.
36
En el interior andino
las haciendas tendieron, entonces, a diferenciarse en hato ganadero, hacienda
de trapiche y haciendas de labranza, variables multideterminadas por “�…] el
acceso a ciertos productos del mercado, la disponibilidad de mano de obra o
la distancia relativa a centros de consumo”.
37
Colmenares sostiene que la “ru-
ralización de la vida” que caracteriza la sociedad decimonónica, no debe con-
fundirse con el “enfeudamiento” o “feudalización de la vida agraria”, cayendo
en el error de extender por analogía al contexto estudiado, tesis aplicadas a la
situación europea. Por el contrario, concluye Colmenares: “En cierto sentido,
la ‘ruralización de la vida’ multiplicó formas incipientes de vida urbana”.
38
De acuerdo con lo anterior, nos atrevemos a pensar que lo negro pudo
haber tenido una mayor homogeneidad en la Colonia que en el siglo XIX,
cuando la fragmentación y el aislamiento se acentuaron, rompiendo los cir-
cuitos de la economía minera que, de alguna manera, le permitieron a los
negros la percepción de pertenecer a grupos más amplios y el sentimiento de
identidad con lugares distantes, experiencia que después probablemente ni
siquiera la movilidad de las guerras civiles logró sustituir.
Para un estudio de lo negro, el anterior contexto plantearía que la relación
entre lo rural y lo urbano es fundamental en la experiencia de las identida-
des; que estas son distintas, por ejemplo, en el valle del Cauca, donde las dos
dimensiones se aproximan, produciendo en un caso concentraciones negras
(como en el sur del valle geográfico) o el mulataje (en el centro y norte del
34. . Ídem, p. 9.
35. . Ídem.
36. . Ídem, pp. 17-18.
37. . Ídem, p. 18.
38. . Ídem, p. 22.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
75
valle del Cauca), a la del Pacífico, donde lo rural y lo urbano se contrastan, por
la diferencia entre la costa alta (lo urbano-rural histórico) y la costa baja (lo ur-
bano-rural moderno), o en el valle del Patía, que plantea una relación lejana.
Se puede inferir, entonces, que dislocadas las relaciones económicas y
desestructuradas las relaciones de poder coloniales, a partir de la Indepen-
dencia, fue necesario tejer “otras”, en los marcos del proyecto republicano,
pero que ante todo, tuvieron que partir de las estructuras y el sistema de valo-
res culturales de la sociedad tradicional, más que del horizonte modernizante.
En efecto, no obstante la ruptura política con España, de la adopción del ima-
ginario republicano y de sus instituciones, las élites payanesas siguieron fieles
a esta herencia cultural católica e hispánica, dando lugar con ello a uno de los
más intricados complejos ideológicos y políticos en la Nueva Granada.
En Las convenciones contra la cultura,
39
libro magistral de Colmenares
que demuestra el viraje que cobraban sus exploraciones con una perspectiva
de totalidad histórica, analiza la historiografía decimonónica como una “con-
tracultura” que impedía captar la presencia de los actores sociales subordi-
nados, es decir, los negros, los indígenas, los “blancos pobres”. Precisamente
esos grupos que eran protagonistas en la masificación del mestizaje y la am-
pliación de la frontera agraria, en la adopción de nuevas formas de trabajo,
propiedad y posesión, al tiempo que forjadores de un nuevo espacio social y
su correspondiente jerarquización, pero que no siempre perdieron sus iden-
tidades étnicas y sociales, como lo confirman los casos de diversos núcleos
negros e indígenas en el occidente colombiano.
Con base en lo anterior se puede concluir que Colmenares dejó plan-
teadas cuatro grandes hipótesis de trabajo para el estudio del siglo XIX, que
se complementan muy claramente. La primera sostiene que las actividades
económicas que estaban relativamente integradas en el siglo XVIII, se desin-
tegraron en el XIX y que se perdió la racionalidad económica que les daba
cohesión. La región histórica logró sobrevivir en medio de fracturas políticas,
sociales y culturales a lo largo del XIX, que se acentuarían con el tiempo
hasta conducir a la fragmentación del Gran Cauca a principios del siglo XX.
La segunda propone que dislocado todo ese conjunto productivo, se dislocó
también su complemento político, consistente en el sistema de privilegios
institucionales y sociales, cuyo ámbito por excelencia era el centro urbano.
Esto condujo a la aparición de nuevos centros de poder republicanos que
rivalizaron con los viejos centros urbanos de carácter patrimonial.
La tercera sustenta que se produjo una ruralización de la vida social y
un desarrollo de formas alternas de subordinación social y, especialmente,
39. Germán Colmenares, . Germán Colmenares, Las convenciones contra la cultura. Ensayos sobre la historio-
grafía latinoamericana del siglo XIX, Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1987.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
76
del campesinado, que alude a la formación de una sociedad más heterócli-
ta y móvil. Una cuarta conclusión o hipótesis, menos evidente si se quiere,
pero también deducible de sus estudios, observa que la fragmentación del
modelo colonial de explotación y dominio con sus consecuencias e intentos
de recomposición de una nueva unidad en el siglo XIX, se acompañó de la
formación de identidades étnico-culturales, de grupos negros e indígenas que
tuvieron soportes territoriales particulares, como lo confirman los más recien-
tes trabajos de investigación en distintas áreas y zonas del Gran Cauca. Para el
estudio de lo negro, los casos del sur del valle geográfico del Cauca, del valle
del Patía y, sobre todo, del Pacífico, donde se desarrolló la mayor parte de la
economía minera, son los más importantes por sus características demográfi-
cas y culturales, como lo han ido confirmando los estudios al respecto.
Con sus estudios sobre el suroccidente colombiano, Colmenares se en-
contraba en el camino de una síntesis histórica de perspectiva totalizante,
como lo plantea el historiador Francisco Zuluaga,
40
quien destaca cómo en
las investigaciones de Colmenares se articulan tres hallazgos sustantivos: en
primer lugar, el circuito mina-hacienda en la economía regional del valle del
Cauca y la preponderancia de la hacienda en esta región; segundo, sus estu-
dios sobre la economía y sociedad esclavista de la Gobernación de Popayán
le permitieron percibir la existencia de una sociedad marginal de parcelas y
pequeñas propiedades asistidas por “blancos pobres, negros y pardos libres”,
que se filtraba por “los intersticios de las haciendas”, que en el siglo XIX dará
lugar a un poblamiento de carácter popular desconocido por la historia hasta
ese momento; tercero, la crítica de la historiografía decimonónica como una
“contracultura” que impedía captar la presencia de actores sociales subordi-
nados. Por todo ello, Zuluaga subraya las potencialidades etnohistóricas del
enfoque de Colmenares:
Bien pudiera decirse que, hallados estos grupos marginales en la sociedad
del valle del Cauca de fines del siglo XVIII y principios del XIX, y evidenciado
que el análisis histórico había velado o escamoteado la existencia y la partici-
pación de ellos en el proceso histórico, en el momento de su muerte Germán
Colmenares se encontraba muy cerca de la posibilidad de estudiar estos grupos
desde su cultura y en clara oposición a la visión de la contracultura que había
puesto en evidencia.
41
40. Ver Francisco Zuluaga, “Aproximación de la historia a otras formas de memoria”, . Ver Francisco Zuluaga, “Aproximación de la historia a otras formas de memoria”,
en Francisco Zuluaga y Guido Barona, edits., Memorias del 1er. Seminario internacional
de Etnohistoria del norte del Ecuador y el sur de Colombia, Cali, Univalle/Universidad del
Cauca, Instituto de Posgrados y Ciencias Humanas, 1995, pp. 103-117.
41. Francisco Zuluaga, “Aproximación de la historia…”, pp. 106-107.. Francisco Zuluaga, “Aproximación de la historia…”, pp. 106-107.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
77
Pero la muerte de Colmenares dejó este proceso trunco y él mismo deri-
vó hacia otros caminos que han venido trasegando sus colegas, discípulos y
nuevos investigadores, cuyos principales hitos hemos intentado seguir.
42
Pa r a c o n c L u i r : co L m e n a r e s
o u n P r o y e c t o i n c o n c L u s o
Como ya se ha entrevisto en este artículo, varías de las líneas de investiga-
ción y sugerencias de Colmenares han tenido continuidad desde la perspecti-
va de diferentes investigadores. Sin embargo, quedan muchos fragmentos de
Colmenares por pensar y seguir desarrollando, tanto en lo que tiene que ver
con la investigación histórica, como en lo que toca al análisis y la crítica de
su obra. Sobre lo primero, es evidente que la marginalidad de la historiografía
colombiana no se ha resuelto en relación o comparación con los otros centros
o focos latinoamericanos; que la crítica de la historiografía predominante no se
ha completado; que el etnocentrismo, el estatalismo y el nacionalismo siguen
siendo paradigmas y continuos a superar en los análisis históricos, en tanto
todavía está en ciernes una historia inclusiva de los otros; igualmente, la for-
mación de los nuevos historiadores aún requiere ser más universal y al tiempo
centrada en su experiencia colectiva, acercarse a modelos y fuentes relevantes,
y partir de bases empíricas fuertes y horizontes sociológicos imaginativos. Por
otro lado, la reflexión sobre la obra de Colmenares debe profundizarse más,
tanto en sus aspectos formales como en cuestiones como su relación con
América Latina o con el desarrollo de la universidad y de las ciencias sociales
y humanas en Colombia, desde la relación Estado-sociedad-democracia.
DATOS BÁSICOS BIOGRÁFICOS DE GERMÁN COLMENARES
- Nació en Bogotá el 1 de agosto de 1938.
- Terminó el bachillerato en el Liceo Nacional de Zipaquirá en 1955.
- En 1956 inició los estudios de derecho en el Colegio Mayor de Nuestra Se-
ñora del Rosario; los terminó en 1960. Se doctoró en Derecho en 1962.
- Inició estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Nacional en 1957, que
terminó en 1960.
- Realizó estudios de posgrado en la Universidad de París en 1963-1964, con
beca del Gobierno francés y bajo la orientación del historiador Pierre Chaunu.
42. Para una bio-bibliografía de Colmenares, ver Hernán Lozano, “Colmenares, un . Para una bio-bibliografía de Colmenares, ver Hernán Lozano, “Colmenares, un
rastro de papel” (separata), en Historia y Espacio, No. 14, 1991; y Óscar Almario García
y Luis Javier Ortiz, Poder y cultura…, para una aproximación a su obra con énfasis en el
suroccidente colombiano.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
78
- A partir de 1965, y por algunos años, se desempeñó como profesor de Hu-
manidades en la Universidad de los Andes.
- Entre 1967 y 1968 realizó estudios de posgrado en el Centro de Investigacio-
nes de Historia Americana, Universidad de Chile, Santiago de Chile.
- En 1970 realizó sus estudios de doctorado en la Universidad de París (Nan-
terre), bajo la dirección de Fernand Braudel y el apoyo económico de la Fundación
Ford.
- Desde 1972 y hasta 1990 ejerció como profesor en la Universidad del Va-
lle.
- 1975, profesor visitante en el Middlebury College, Beca Guggenheim, esta-
día en Berkeley y trabajo con W. Borah, con quien terminó sus estudios en 1977.
- Entre 1976 y 1977, estadía en el Archivo de Indias, Sevilla, España.
- 1977, profesor visitante en Columbia University, en Nueva York.
- 1981-1982, estadía en el Wilson Center, Washington D.C.
- 1985-1986, estadía en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.
- En 1987, convocó y dirigió la maestría en Historia Andina, Flacso (Quito)-
Universidad del Valle, proyecto al que se dedicó con pasión como una empresa
institucional y personal.
- Falleció en Cali, el martes 27 de marzo de 1990. Sus restos fueron sepulta-
dos en Bogotá.
Fecha de recepción: 13 de agosto de 2009
Fecha de aceptación: 10 de diciembre de 2010
bi b L i og r a f í a
OBRAS DE GERMÁN COLMENARES
CITADAS EN ESTE ARTÍCULO
Cali: terratenientes, mineros y comerciantes. Siglo XVIII, en Sociedad y economía en el
valle del Cauca, tomo I, Bogotá, Banco Popular/Univalle, 1983.
“Castas, patrones de poblamiento y conflictos sociales en las provincias del Cauca,
1810-1830”, en Germán Colmenares et al., La Independencia. Ensayos de histo-
ria social, Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura, 1986.
“Economía y clases sociales en el siglo XIX”, en Aspectos Polémicos de la Historia
Colombiana del Siglo XIX. Memoria de un seminario, Bogotá, Fondo Cultural
Cafetero, 1983.
“El papel de la historia regional en el análisis de las formaciones sociales”, en Ideolo-
gía y Sociedad, No. 12, 1972.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
79
“El tránsito a sociedades campesinas de dos sociedades esclavistas en la Nueva Grana-
da, Cartagena y Popayán, 1780-1850”, en revista Huellas, No. 29, 1990.
Ensayos sobre historiografía. Estado de desarrollo e inserción social de la Historia en
Colombia, Bogotá, Tercer Mundo Editores/Universidad del Valle/Banco de la
República/Colciencias.
Historia económica y social de Colombia I. 1537-1719, Bogotá, Universidad del Valle
(Univalle)/Banco de la República/Colciencias/Tercer Mundo Editores �1973]
1997.
Historia económica y social de Colombia II. Popayán: una sociedad esclavista. 1680-
1800, Bogotá, La Carreta, 1979.
Informe del Área de Historia para la Misión de Ciencias y Tecnología de Colciencias,
Bogotá, s.e., 1989.
“La formación de la economía colonial (1500-1740)”, en José Antonio Ocampo, edit.,
Historia Económica de Colombia, Bogotá, Fedesarrollo/Siglo XXI Editores,
1987.
“La nación y la historia regional en los países andinos, 1870-1930”, working paper pre-
sentado en un coloquio del Wilson Center, Washington D.C., abril de 1982.
Las convenciones contra la cultura. Ensayos sobre la historiografía latinoamericana
del siglo XIX, Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1987.
Partidos políticos y clases sociales en Colombia, Bogotá, Ediciones Los Comuneros,
1984.
OTRAS OBRAS CITADAS
Almario, Óscar, La invención del suroccidente colombiano, 2 tomos, Medellín, Univer-
sidad Pontificia Bolivariana/Concejo de Medellín/Corporación Instituto Colom-
biano de Estudios Estratégicos, 2005.
Almario, Óscar, y Luis Javier Ortiz, Poder y cultura en el Occidente colombiano du-
rante el siglo XIX: patrones de poblamiento, conflictos sociales y relaciones de
poder, Medellín, Informe Final de Investigación, 2 vols., Bogotá, Colciencias/
Universidad Nacional de Colombia, 1998.
Almario, Óscar, y Orián Jiménez Meneses, “Aproximaciones al análisis histórico del negro
en Colombia (con especial referencia al Occidente y el Pacífico)”, en Mauricio
Pardo Rojas, Claudia Mosquera y María Clemencia Ramírez, edits., Panorámica
afrocolombiana. Estudios sociales en el Pacífico, Bogotá, Instituto Colombiano
de Antropología e Historia (ICAHN)/Universidad Nacional de Colombia, 2004.
Barona B., Guido, “Una sociedad de frontera en el siglo XVIII. El archipiélago regio-
nal”, en Lingüística, ecología, selvas tropicales, Villa de Leiva, Instituto Colom-
biano de Antropología/ICFES/CCLA, Universidad de los Andes, 1989.
______, “Ausencia y presencia del ‘negro’ en Colombia”, en Memoria y Sociedad, 1:
1, noviembre 1995.
Barona, Guido, y Francisco Zuluaga, edits., Memorias del 1er. Seminario internacio-
nal de Etnohistoria del norte del Ecuador y sur de Colombia, Cali, Univalle/
Universidad del Cauca, 1995.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
80
Díaz de Zuluaga, Zamira, Guerra y economía en las haciendas. Popayán 1780-1830,
en Sociedad y economía en el valle del Cauca, tomo II, Bogotá, Banco Popular/
Univalle, 1983.
Escorcia, José, Desarrollo político, social y económico 1800-1854, en Sociedad y eco-
nomía en el valle del Cauca, tomo III, Bogotá, Banco Popular/Universidad del
Valle, 1983.
González, Aurora, Teorías del Parentesco. Nuevas aproximaciones, Madrid, Eudema,
1994.
Goody, Jack, La domesticación del pensamiento salvaje, Madrid, Akal, 1985.
Hyland, Richard Preston, El crédito y la economía 1851-1880, en Sociedad y economía
en el valle del Cauca, tomo IV, Bogotá, Banco Popular/Univalle, 1983.
Lozano, Hernán, “Colmenares, un rastro de papel”, separata de revista Historia y Es-
pacio, No. 14, 1991.
Melo, Jorge Orlando, Historiografía colombiana. Realidades y perspectivas, Colección
de Autores Antioqueños, Medellín, Martín Vicco, 1996.
Mina, Mateo, Esclavitud y libertad en el valle del río Cauca, Bogotá, La Rosca, 1975.
Restrepo, Eduardo, “Afrocolombianos” o “grupos negros” en el Pacífico colombiano:
construcción y perspectivas de la investigación antropológica. Informe de In-
vestigación, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología, 1996.
______, “Invenciones antropológicas del negro”, en Revista Colombiana de Antropo-
logía, No. 33, 1996-1997.
Rojas, José María, “Empresarios y tecnología en la formación del sector azucarero en
Colombia, 1860-1980”, en Sociedad y economía en el valle del Cauca, tomo V,
Bogotá, Banco Popular/Univalle, 1983.
Taussig, Michael, Destrucción y resistencia campesina: el caso del litoral Pacífico, Bo-
gotá, Punta de Lanza, 1978.
______, The devil and Commodity Fetishism in South America, Chappell Hill, Univer-
sity of North Carolina Press, 1980.
Tocancipá, Jairo, edit., La formación del Estado nación y las disciplinas sociales en
Colombia, Popayán, Universidad del Cauca, 2000.
Valencia, Alonso, Resistencia indígena a la colonización española, Cali, Univalle,
1991.
Valencia, Alonso, y Francisco Zuluaga, Historia Regional del Valle del Cauca, Cali,
Univalle, 1992.
Vargas, Patricia, Los Emberá y los Cuna. Impacto y reacción ante la ocupación españo-
la s. XVI- XVII, Bogotá, CEREC, ICANH/Colcultura, 1993.
Zuluaga, Francisco, Guerrilla y sociedad en el Patía. Una relación entre clientelismo
político y la insurgencia social, Cali, Univalle, 1993.
______, “Aproximación de la historia a otras formas de memoria”, en Guido Barona
y Francisco Zuluaga, edits., Memorias del 1er. Seminario internacional de Et-
nohistoria del norte del Ecuador y sur de Colombia, Cali, Univalle/Universidad
del Cauca, 1995.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.