Ferrocarriles hacia el Oriente. Articulación
del territorio y construcción nacional a inicios
del siglo XX en el Ecuador
Railway Lines Toward the East.
Territorial Articulation and National Construction
in the Beginning of the 20
th
Century in Ecuador
Natàlia Esvertit Cobes
Taller de Estudios e Investigaciones Andino-Amazónicos (TEIAA) /
Universitat de Barcelona (España)
natalia@llacta.org
Fecha de recepción: 06 de julio de 2014
Fecha de aceptación: 13 de enero de 2015
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 41 (enero-junio 2015), 141-169. ISSN: 1390-0099
PRO41.indd 141 9/16/15 8:51 AM
RESUMEN
Los proyectos de ferrocarriles hacia el Oriente que se plantearon en el
marco del proceso de construcción nacional en el Ecuador de inicios
del siglo XX tuvieron un papel destacado en el programa
de los gobiernos liberales, interesados en articular el
territorio y controlar los espacios amazónicos. Se analiza el debate
sobre la construcción de vías de comunicación al Oriente a principios
de siglo y el desarrollo del proyecto de ferrocarril Ambato al Curaray,
esbozando también otros proyectos de vías férreas al Oriente.
El estudio contribuye a rescatar la historia de unos ferrocarriles que
ocuparon un lugar signicativo en los debates políticos de la época y
a situar algunas de las contradicciones que se presentaron
en el proceso de construcción nacional.
Palabras clave: Historia de América Latina, Ecuador, Amazonía,
Oriente, historia siglo XX, liberalismo, construcción nacional,
vías de comunicación, ferrocarriles.
ABSTRACT
The railway lines proyect to the Eastern provinces of Ecuador that
was established in the process of nation building at the beginning of
the 20
th
Century formed an integral part of the program promoted by
the liberal governmentes, that had intrest in articulating the region
and control of the amazonic space. There is an analysis on the debate
about the constrution of roads to the East at the beginning of Century
and the development a railines to the cities of Ambato to Curaray,
also sketching other railroad proyects to the East. The study
contributes to redeeming the history of one of the raillines that has
ocuppied signicat political debates in the period and to situated
some of the contradictions that were presented
in the process of nation building.
Key words: Latin American history, Ecuador, Amazon region,
Eastern, 20th Century history, liberalism, nation building,
means of communication, rail lines.
Natàlia Esvertit Cobes
Doctora en Historia de América por la Universidad de Barcelona. Investiga la
historia de la Amazonía ecuatoriana, las relaciones históricas entre el Ecuador
y España y la población de origen ecuatoriano en Cataluña. Ha publicado
La incipiente provincia. Amazonía y Estado ecuatoriano en el siglo XIX (Quito:
Universidad Andina / Corporación Editora Nacional, 2008); “Las políticas
del liberalismo ecuatoriano sobre el Oriente: (1895-1925)”. En Lo que duele es el
olvido. Recuperando la memoria de América Latina, coord. por Pilar García Jordán
et al. (Barcelona: Universitat de Barcelona, 1998): 257-269.
PRO41.indd 142 9/16/15 8:51 AM
introducción
Este trabajo se centra en los proyectos de ferrocarriles hacia el Oriente
que se plantearon a inicios del siglo XX en el Ecuador, los cuales debían faci-
litar la articulación efectiva al resto del país de los territorios orientales. Estos
territorios se encontraban conectados a las áreas serranas mediante preca-
rias vías de comunicación que obstaculizaban su colonización y explotación
y, hasta entonces, la presencia del Estado en ellos había sido prácticamente
inexistente.
Una mirada a la prensa, los folletos, las hojas volantes y la documenta-
ción ocial de las dos primeras décadas del siglo XX revela que los proyectos
de vías férreas hacia el Oriente ocuparon un lugar destacado en la escena po-
lítica ecuatoriana en estos años, generando debates en los que participaron
representantes políticos, personalidades públicas y grupos de poder. Aun-
que nalmente no se construyeron, el análisis de los proyectos que se plan-
tearon y su devenir, la evolución y las transformaciones que experimentaron
y las polémicas suscitadas al respecto, proporcionan elementos signicativos
sobre asuntos tales como la conguración territorial del Ecuador, la relación
establecida desde las áreas centrales del país con los territorios amazónicos,
los proyectos gubernamentales para la articulación territorial y la construc-
ción nacional, el peso de la regionalización en la implementación de las pro-
puestas, el contexto internacional en el que se impulsaron iniciativas para
establecer conexiones a escala continental y mundial, etc.
El breve auge, aunque no por breve poco intenso, de los proyectos de
ferrocarriles al Oriente, se sitúa en un momento histórico en el cual los te-
rritorios amazónicos adquirieron importancia a nivel mundial a causa de la
demanda de caucho en los mercados internacionales (1880-1910), circuns-
tancia que produjo no solo un interés económico por explotar la región sino
también la intensicación de los conictos de límites entre los países lati-
noamericanos que competían por ocupar de forma efectiva sus territorios en
la cuenca amazónica y consolidar sus fronteras, hasta entonces pendientes
de delimitación. En este marco, el proyecto político liberal, instaurado en el
Ecuador a partir de 1895 con la Revolución Liberal, incluyó la nacionaliza-
ción del Oriente y su incorporación al resto del país como factores clave en
el proceso de construcción nacional. Más allá del contexto internacional y
de las líneas marcadas por los gobiernos ecuatorianos en las dos primeras
décadas del siglo, la cuestión de los ferrocarriles hacia el Oriente remite a los
ámbitos regional y local, puesto que diversos grupos de poder a esta escala,
se involucraron en la promoción de los proyectos ferrocarrileros, polemiza-
PRO41.indd 143 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015144
ron sobre la conveniencia de unas u otras vías e inuyeron en sus trazados,
incidiendo poderosamente en la evolución de las propuestas.
En este texto exploramos algunos aspectos relacionados con la proble-
mática de los ferrocarriles al Oriente. El artículo ha sido estructurado en
tres apartados. En el primero situamos algunos elementos de contexto que
explican la relevancia adquirida por los ferrocarriles al Oriente en el deba-
te nacional a inicios de siglo. En el segundo analizamos la cuestión de la
construcción de vías de comunicación al Oriente, como marco en el cual se
formularon los proyectos de ferrocarriles a esta región. En el tercero aborda-
mos el devenir del ferrocarril de Ambato al Curaray y esbozamos un breve
apunte sobre otras vías férreas proyectadas al Oriente. En cualquier caso, el
análisis realizado es apenas un pequeño aporte a la cuestión de los ferroca-
rriles hacia el Oriente en relación con los proyectos de construcción nacional
a inicios del siglo XX en el Ecuador, asunto que merece un desarrollo mucho
más amplio.
obras Públicas y articulación
territorial en el ecuador liberal
En el Ecuador de inicios del siglo XX, dos cuestiones marcaron el surgi-
miento de proyectos de vías férreas hacia el Oriente. De un lado, el progra-
ma de obras públicas de los gobiernos liberales, en el cual los ferrocarriles
desempeñaron un papel relevante para la articulación del territorio, factor
imprescindible en el proceso de construcción nacional. De otro lado, la situa-
ción del Oriente, caracterizada por la extracción del caucho y los conictos
fronterizos.
LA POLÍTICA DE OBRAS PÚBLICAS EN EL PROGRAMA LIBERAL.
EL PAPEL DE LOS FERROCARRILES
El cambio de siglo en el Ecuador estuvo marcado por las profundas
transformaciones que trajo consigo la Revolución Liberal, la cual supuso la
modernización del Estado terrateniente que, vinculado a la Iglesia, había
dirigido el país hasta entonces. El proyecto político propugnado por el libe-
ralismo, dirigido por la burguesía comercial y bancaria, constituyó un paso
signicativo en el proceso de consolidación del Estado nacional ecuatoriano,
puesto que los gobiernos liberales propiciaron la adopción de una serie de
medidas que incidieron en la institucionalización del Estado laico, el fortale-
cimiento del poder central, la modernización del país y las reformas educa-
tivas y sociales (estas últimas con limitaciones). Los cambios se implementa-
PRO41.indd 144 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 145
ron no sin dicultades, debido a la resistencia de los sectores conservadores
y clericales, y a las divisiones al interior del bloque liberal.
1
Las obras públicas y la construcción de ejes de comunicación que con-
tribuyesen a la articulación del territorio fueron componentes básicos en el
programa liberal. La construcción del ferrocarril Guayaquil-Quito, que ar-
ticuló la Costa con la Sierra, es la muestra principal de ello. Esta obra, de
difícil construcción y alto coste, se había iniciado en 1865, durante la época
de Gabriel García Moreno, aunque posteriormente apenas había avanzado
debido a las dicultades de nanciamiento. Eloy Alfaro puso gran empeño
en construirla y nalizarla, para lo cual recurrió al crédito externo, llegan-
do, para su consecución, a adoptar medidas controvertidas e irregulares. En
1897 celebró un contrato con el empresario norteamericano Archer Harman,
quien, para llevar adelante el proyecto, fundó la Guayaquil and Quito Rai-
lway Company. Las condiciones pactadas, muy beneciosas para la compa-
ñía, fueron criticadas por sectores liberales y conservadores, y generaron una
polémica que cuestionó la injerencia de una compañía extranjera y el impac-
to del endeudamiento externo, así como las transformaciones que traería el
ferrocarril en las economías regionales, por lo que el contrato debió ser re-
formado. Superando obstáculos económicos y constructivos, el ferrocarril se
culminó el 25 de junio de 1908 habiendo ocasionado grandes desavenencias
políticas durante el proceso de construcción y dejando al país endeudado.
2
Sus impactos positivos no se percibieron de forma inmediata, puesto que los
gastos de operación no eran rentables y el mantenimiento generaba elevados
costes. De hecho, su explotación solamente generó ganancias durante pocos
años.
A pesar de todo ello, el ferrocarril Guayaquil-Quito produjo grandes
transformaciones económicas y sociales y tuvo un papel relevante en la
integración nacional, articulando importantes secciones territoriales y es-
timulando el movimiento de mano de obra y de bienes. En su recorrido,
la línea conectaba cuatro de las grandes ciudades del Ecuador (Guayaquil,
Riobamba, Ambato y Quito), contribuyendo a la creación de un mercado
interno. Más allá de las conexiones físicas, el ferrocarril contribuyó a generar
un discurso sobre la transformación de la nación a través del movimiento y
1. Enrique Ayala Mora, Historia de la Revolución Liberal ecuatoriana, 2.
a
ed. (Quito: Taller
de Estudios Históricos / Corporación Editora Nacional, 1994).
2. En referencia a este ferrocarril, Ayala Mora señala “su construcción, su funciona-
miento, su casi desaparición y su eventual rehabilitación, han provocado polémicas, que
se cuentan entre las más fuertes de nuestra vida pública”. Enrique Ayala Mora, “Presenta-
ción”. En El camino de hierro. Cien años de la llegada del ferrocarril a Quito, editado por María
Pía Vera (Quito: FONSAL, 2008), 10.
PRO41.indd 145 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015146
la conexión y constituyó un elemento aglutinador en torno a la necesidad de
modernización y progreso del país.
3
La línea Guayaquil-Quito se convirtió en la columna vertebral de un tra-
zado ferroviario más amplio, que se extendió hacia el Norte con el ferrocarril
de Quito a Ibarra, completado en 1929 y que conectó con Esmeraldas en
1957; y hacia el Sur con el ferrocarril a Cuenca, que se inició en 1915 y no -
nalizó hasta 1964. En el primer tercio del siglo XX también se construyeron y
estuvieron en funcionamiento pequeños tramos ferroviarios que conectaron
Manta con Santa Ana y Bahía con Chone, en Manabí y, como veremos, otros
que formaron parte de los proyectos de vías férreas hacia el Oriente.
EL LIBERALISMO Y EL ORIENTE:
LA ARTICULACIÓN TERRITORIAL PENDIENTE
Durante la mayor parte del siglo XIX, los territorios orientales del Ecua-
dor habían permanecido en una situación de aislamiento respecto al resto
del país. Dichos territorios estaban habitados por pueblos indígenas y conta-
ban con una débil presencia colonizadora que se limitaba a escasos núcleos
poblados, a los que se accedía desde la sierra por precarios caminos. Esta
situación se modicó sustancialmente a nales del siglo XIX, cuando el auge
de la extracción cauchera (1880-1910) provocó la ocupación de extensas áreas
amazónicas que hasta entonces habían permanecido abandonadas y sin deli-
mitar, reactivándose los conictos limítrofes entre países ribereños.
4
En el Ecuador, el período cauchero estuvo marcado por la alarma ge-
nerada ante la presencia de agentes del Perú y los conictos que tuvieron
lugar en puntos estratégicos de la Amazonía, asuntos que jugaron un pa-
pel destacado en la política nacional durante los años del liberalismo. En el
bajo Napo, los combates entre fuerzas ecuatorianas y peruanas de Angoteros
(1903) y Solano (1904), llevaron a pactar la desocupación militar de este río y
a apelar nuevamente al arbitraje de España, interrumpido desde 1890, para
la solución del conicto limítrofe entre Ecuador y Perú. El arbitraje concen-
3. Véase Eloy Alfaro, “Historia del ferrocarril Guayaquil-Quito”, en Narraciones histó-
ricas (Quito: Corporación Editora Nacional, 1992), 367-414; Ayala Mora, Historia de la Revo-
lución..., 115-120 y 287-291; Kim Clark, La obra redentora. El ferrocarril y la nación en Ecuador,
1895-1930 (Quito: Universidad Andina Simón Bolívar / Corporación Editora Nacional,
2004), 43-47 y 49-76.
4. Véase Jean-Paul Deler, Ecuador. Del espacio al Estado nacional (Quito: Banco Central
del Ecuador, 1987), 54-62 y 112-120; Anne Christinne Taylor, “El Oriente ecuatoriano en el
siglo XIX: ‘el otro litoral’ ”, en Historia y región en el Ecuador, 1830-1930, editado por Juan
Maiguashca (Quito: Corporación Editora Nacional / FLACSO / CERLAC / IFEA, 1994),
17-67; Natàlia Esvertit, La incipiente provincia. Amazonía y Estado ecuatoriano en el siglo XIX
(Quito: Universidad Andina Simón Bolívar / Corporación Editora Nacional, 2008).
PRO41.indd 146 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 147
tró los esfuerzos diplomáticos durante varios años, aunque la alarma por
la cuestión territorial persistía. Hacia 1908 se hizo público que la decisión
de Alfonso XIII favorecería la posición peruana, frustrando las aspiraciones
ecuatorianas que situaban la línea de frontera en el Marañón. El clima de
alarma nacional fue en aumento, con movilización de tropas, manifestacio-
nes y pronunciamientos públicos, y los dos países estuvieron al borde de la
guerra en 1910.
5
Finalmente, la inhibición del árbitro evitó la guerra, pero el
conicto quedaría pendiente de resolución denitiva hasta nes del siglo XX.
También en 1910 trascendieron a la luz pública los hostigamientos del
Perú hacia la Compañía Franco-Holandesa, que desarrollaba un proyecto de
colonización en el alto Morona. Alfaro había suscrito un contrato de coloniza-
ción con Julian Fabre, promotor de dicha empresa, que preveía la instalación
de 4.000 colonos europeos en el área de los ríos Santiago, Morona y Pastaza,
así como la construcción de varias vías de comunicación hasta los centros
de colonización.
6
Para la implementación de este decreto se crearon varios
asentamientos en las cabeceras del Morona y se embarcó un contingente de
colonos desde Liverpool. Los colonos llegaron por vía Atlántica hasta Iqui-
tos, donde fueron retenidos por las autoridades peruanas, que nalmente los
devolvieron a Europa. Fabre se apersonó en Iquitos para reclamar por esta
medida y fue encarcelado. Además, el Perú destruyó los asentamientos que
la compañía había construido
7
y reforzó su presencia en todos los auentes
septentrionales del Amazonas. En 1912 se conoció la presencia de un desta-
camento militar peruano con más de 200 efectivos en la conuencia de los
ríos Miazal y Cangaymi, en el alto Morona. La cercanía a Macas hacía temer
un ataque contra esta población y contribuyó a incrementar todavía más la
tensión.
8
En estas circunstancias, el Oriente adquirió protagonismo en la política
ecuatoriana. La incorporación de este territorio al Estado nacional y la de-
fensa de las fronteras se convirtieron en factores destacados en el proceso
de construcción nacional y se situaron como ejes básicos del proyecto de
los liberales en el poder. Los gobiernos de la época adoptaron medidas para
aanzar su presencia en la región, ampliar las áreas colonizadas, construir
5. Ayala Mora, Historia de la revolución..., 171-175.
6. Véase el Decreto Legislativo, 12 de septiembre de 1910, Anuario de Legislación Ecua-
toriana, 1910 (Quito: Imp. y Enc. Nacionales, 1911), 25-31.
7. Referencias a estos hechos en Pío Jaramillo Alvarado, Ferrocarriles al Oriente. De
Ambato al Curaray. De Machala a Cuenca. De Puerto Bolívar por Loja al Marañón (Quito: Ed.
Quito, 1922), 85-88.
8. Véase Eudólo Álvarez y Luis G. Tuño, Informe de la misión cientíca Tuño-Álvarez
enviada por el gobierno a las regiones de Macas (Quito: Tip. de la Escuela de Artes y Ocios,
1912), 83-87.
PRO41.indd 147 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015148
vías de comunicación y hacer más ecaz la acción administrativa, lo que
permitió avanzar, en alguna medida, en la incorporación física e ideológica
de este territorio, hasta entonces apenas incipiente. Igualmente, el Oriente y
su incorporación se situaron como referentes fundamentales en los imagina-
rios nacionales y en los discursos nacionalistas, actuando en determinadas
circunstancias, como factores de cohesión política interna.
9
debates sobre la construcción de vías de comunicación
Hacia el oriente a inicios del siGlo xx
Las vías de comunicación hacia el Oriente, heredadas de la etapa colo-
nial, se habían mantenido prácticamente inalteradas durante el primer siglo
republicano. Del norte al sur del país existían varias conexiones entre la Sie-
rra y la Amazonía. En el extremo nororiental, algunos senderos conectaban
la provincia de Imbabura a los ríos Cofanes y Aguarico. Dos caminos condu-
cían al Napo: el que partía de Quito y llevaba hasta las poblaciones de Archi-
dona, Napo y Santa Rosa; y el de Latacunga. En el área central, un camino
partía de Ambato y, pasando por Baños, llegaba a la zona de Canelos y a los
ríos Pastaza y Bobonaza. Desde la Sierra hacia el Suroriente, el camino de
Riobamba a Macas conectaba con el área de los ríos Santiago y Morona; des-
de Cuenca, el camino de Sigsig llevaba a las poblaciones de Rosario y Gua-
laquiza, desde las que se podía navegar el Paute y el Santiago; y, nalmente,
en Loja, los caminos de Zamora y de Zumba daban acceso a la navegación
del Zamora y del Chinchipe. Estos caminos solo podían recorrerse a caballo
o mula hasta iniciar el descenso de la cordillera, a partir del cual debían tran-
sitarse a pie. En su recorrido atravesaban grandes obstáculos, por lo que era
imprescindible el acompañamiento de guías conocedores de la ruta.
10
Pese a las dicultades geográcas y al abandono en que se encontraban,
los caminos al Oriente constituían ejes de importancia para las economías
locales, por lo que diversos grupos de poder de la Sierra que desarrollaban
actividades económicas en la zona selvática impulsaron iniciativas para su
mejora a lo largo de todo el siglo XIX. Pero, a pesar del persistente interés
9. La actuación de los gobiernos liberales en el Oriente es un asunto todavía poco
analizado en la historiografía ecuatoriana. Algunos avances se encuentran en Natàlia Es-
vertit, “Las políticas del liberalismo ecuatoriano sobre el Oriente: Articulación y control
del territorio a través de la legislación (1895-1925)”. En Lo que duele es el olvido. Recuperando
la memoria de América Latina, coord. por Pilar García Jordán et al. (Barcelona: Universitat
de Barcelona, 1998), 257-269.
10. Véase Manuel Villavicencio, Geografía de la República del Ecuador (Nueva York: Imp.
de R. Craighead, 1858), 135-154.
PRO41.indd 148 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 149
regional, la articulación del territorio oriental tuvo una importancia margi-
nal en las políticas viales, frente a la prioridad que debió darse a la articu-
lación entre las áreas centrales. En términos generales, las políticas para la
construcción de caminos al Oriente en el primer siglo republicano se vieron
obstaculizadas por la escasez de presupuestos, la ambigüedad y las contra-
dicciones en las actuaciones gubernamentales, la inestabilidad política y las
dicultades que ofrecía el factor geográco mismo.
11
A inicios del siglo XX, la necesidad de llevar a cabo la ocupación del
Oriente y la alarma ante la cuestión territorial situaron a las vías de comuni-
cación con este territorio en primer plano.
12
Hasta entonces su precariedad
había estado asociada a la ausencia de un movimiento colonizador relevan-
te. La debilidad de la colonización y, con ella, la imposibilidad de capitalizar
los territorios orientales, se habían utilizado como argumento para impe-
dir la inversión de fondos en las vías al Oriente. En este marco se planteó
que era necesario, primero, construir vías para propiciar la colonización. Tal
como lo explicaba Luis A. Martínez, uno de los protagonistas del debate vial:
“cualquiera tentativa colonizadora de un territorio, si no principia por la
construcción del camino que una la tierra habitada con la desierta será vana
y sin resultados”.
13
Existían propuestas viales desde todas las provincias andinas, pero los
recursos económicos eran escasos, por lo que se debatió si se debía construir
una sola vía que permitiera acceder fácilmente al Oriente; o bien, dada la am-
plitud de los territorios orientales, se debían hacer varias vías. Igualmente,
se debatió sobre el tipo de vía a construir, ya fueran caminos de herradura,
carreteras o ferrocarriles. Hasta entonces, los caminos de herradura habían
sido las únicas vías que conectaban la Sierra y el Oriente. Estos caminos re-
querían gastos de reparación y mantenimiento continuos, y el transporte
tenía un ete elevado, por lo que no eran rentables ni contribuían al desarro-
llo de las regiones que conectaban. La precariedad de estos caminos había
impedido, hasta entonces, llevar a cabo la colonización del Oriente y hacer
efectiva la acción administrativa del Estado ecuatoriano, por lo que era ne-
cesario apostar por la construcción de vías que contribuyesen a ocupar este
territorio de forma efectiva. Es así que, durante las dos primeras décadas del
11. Esvertit, La incipiente provincia…, 41-43.
12. Un acercamiento a esta problemática y a las polémicas y conictos de intereses
que generó en el país se encuentra en Natàlia Esvertit, “Caminos al Oriente. Estado e
intereses regionales en los proyectos de vías de comunicación con la Amazonía ecuatoria-
na, 1890-1930”. En La construcción de la Amazonía andina (siglos XIX-XX), coord. por Pilar
García Jordán (Quito: Abya-Yala, 1995), 287-356.
13. Luis A. Martínez, Conferencia leída por el Sr. D. Luis A. Martínez miembro honorario y
colaborador a la Sociedad Jurídico-Literaria (Quito: Imp. Nacional, 1905), 4.
PRO41.indd 149 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015150
siglo XX, los ferrocarriles se plantearon como la mejor opción, por el rendi-
miento económico que se les calculaba y por oponer menores dicultades
constructivas que las carreteras.
14
De hecho, se llegó a plantear la prohibición
de construir caminos de herradura en benecio de los ferrocarriles: en 1912,
Francisco Andrade Marín, en calidad de encargado del poder Ejecutivo, ano-
tó como uno de los puntos principales a deliberar en el Congreso de ese año,
“la prohibición absoluta de hacer caminos de herradura en las montañas
orientales y occidentales, fuera del callejón interandino, y en cambio, cons-
trucción de ferrocarriles, aunque fuesen de vía angosta”.
15
Esta tendencia,
no obstante, se mantendría apenas durante dos décadas, puesto que a partir
de 1920, con el auge de los vehículos a motor, se desestimó la opción por los
ferrocarriles y se apostó decididamente por la construcción de carreteras.
La idea de construir ferrocarriles hacia el Oriente se había planteado an-
teriormente, pero no se había ejecutado.
16
Pero a inicios del siglo XX diversos
factores pusieron las bases para que estos proyectos tomaran protagonismo
en los debates políticos. Desde la perspectiva interna, ya hemos mencionado
la implementación de un programa político que incidía en las obras públicas
y en la construcción de ejes de comunicación que contribuyeran a la articu-
lación del territorio y a la construcción nacional. A lo que debemos añadir
los avances y la nalización de la línea Guayaquil-Quito, como factor que
contribuyó a dar coherencia a los proyectos de vías férreas al Oriente, ya
que generalmente se plantearon como una continuación hacia el Oriente de
la línea principal del país. En el ámbito internacional, aparte de la necesi-
dad urgente de ocupar el territorio oriental de forma efectiva y controlar
las fronteras, cabe relacionar los proyectos de ferrocarril hacia el Oriente
con el impacto que tuvieron, a inicios de siglo XX, los grandes proyectos de
comunicación transcontinental. Por entonces, la construcción del canal de
Panamá, que culminó en 1914, alentó las expectativas de colonización y de
conexión al mercado mundial en los países del litoral pacíco. La posibilidad
de recibir grandes contingentes migratorios y abrir otras vías de rango trans-
continental a través del Amazonas, en el marco de expansión capitalista que
se registraba, contribuyó a que surgieran proyectos de gran envergadura.
14. Ibíd., 9-12.
15. Francisco Andrade Marín, Mensaje del Presidente de la Cámara de Diputados del Ecua-
dor en ejercicio del Poder Ejecutivo al Congreso Ordinario de 1912 (Quito: Imp. Nacional, 1912),
37.
16. La legislación del siglo XIX recoge varios proyectos que contemplaban la construc-
ción de ferrocarriles al Oriente, como los de Víctor Proaño (planteado desde 1861 hasta
1895), Alonzo B. Cartlan (1877), Guillermo Federico Higginson (1878) y Russell Duane
(1894).
PRO41.indd 150 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 151
los Proyectos de Ferrocarriles Hacia el oriente
En el contexto descrito, a inicios del siglo XX se plantearon tres proyectos
de ferrocarril que debían franquear la cordillera oriental y conectar la Sierra
con el Oriente del Ecuador, hasta ríos navegables que daban acceso a la nave-
gación amazónica: el ferrocarril de Ambato al Curaray, el de Riobamba al Mo-
rona y el de Puerto Bolívar al Marañón.
17
Su construcción respondía a objeti-
vos estratégicos para la articulación del territorio y la construcción nacional,
puesto que permitirían colonizar y explotar el Oriente, además de contribuir
a la defensa territorial, al contrarrestar la presencia peruana en los territorios
reivindicados. Cada uno de ellos abría al país grandes posibilidades:
Con el ferrocarril del Curaray, nos pondríamos en comunicación con la extensa
hoya hidrográca del Oriente, como es el Napo y sus auentes, y aún con parte
de las regiones del Pastaza. Con la vía del Morona, aprovecharía no solo este
río sino también el Pastaza y el Santiago […] El ferrocarril de Puerto Bolívar
pondría en comunicación a cuatro de las más ricas provincias del Ecuador, como
son El Oro, Loja, Azuay y Cañar, toda la parte del Zamora, en una palabra gran
parte del Oriente, sobre todo del Santiago. Lo que quiere decir que estas tres vías
tan bien distribuidas están, que con solo ellas sabríamos aprovecharnos de todo
el Oriente, con lo cual el Ecuador alcanzaría tal grado de prosperidad, que le
pondría a la altura de las grandes potencias americanas.
18
A pesar de la trascendencia que tuvieron en la política nacional durante
las dos primeras décadas del siglo XX, estos proyectos pasaron a segundo
plano y, nalmente, se diluyeron sin llegar a construirse. En los siguientes
puntos analizamos el caso del ferrocarril hacia el Curaray, recorriendo el de-
venir de este proyecto desde sus inicios hasta el levantamiento de la breve
vía que llegó a construirse. Asimismo, esbozamos brevemente algunos as-
pectos de los otros proyectos.
19
EL FERROCARRIL DE AMBATO AL CURARAY
El proyecto de ferrocarril de Ambato al Curaray suponía convertir en vía
férrea el camino de Baños a Canelos por el valle del Pastaza, una de las vías
17. Véase el mapa 1. “Proyectos de ferrocarriles al Oriente”.
18. Álvarez y Tuño, Informe de la misión..., 74-75.
19. Véase Jaramillo Alvarado, Ferrocarriles al Oriente...; así como los estudios de J.
Augusto Murgueytio, “Ferrocarril oriental Ambato-Curaray”. Nariz del Diablo VIII, n.º 26
(1966): 63-80; y “El ferrocarril transamazónico”. Ibíd., n.º 29, 30, 32 (1966): 44-45, 46-47, 74-
78; Esvertit, “Caminos al Oriente...”, 312-330.
PRO41.indd 151 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015152
tradicionales de acceso al Oriente en cuya promoción estaban interesados
algunos sectores terratenientes de Tungurahua desde décadas atrás. A nivel
interno, este ferrocarril completaría la articulación de las tres regiones con-
tinentales del Ecuador puesto que, cuando se inició su construcción, la línea
Guayaquil-Quito avanzaba por la Sierra y su llegada a Ambato, que tuvo
lugar en 1906, era un hecho inminente. Además, el ferrocarril de Ambato al
Curaray pondría en comunicación la Sierra central con las regiones del Napo
y del Pastaza que, con el auge de la extracción de caucho, se encontraban
bajo la inuencia de Iquitos y cuyo control era un reto para el Ecuador.
Recién instaurado el régimen liberal, Alfaro y Harman valoraron la cons-
trucción de varias extensiones de ferrocarril a partir de la línea Guayaquil-
Quito, entre ellas un ferrocarril desde Ambato a Tabatinga, que Harman no
juzgó conveniente por motivos económicos y por tratarse de una región pen-
diente de colonización que no produciría rendimientos económicos.
20
Las medidas para la construcción hacia el ferrocarril al Curaray se inicia-
ron durante la primera presidencia de Leonidas Plaza (1901-1905), impulsadas
por Luis A. Martínez, hacendado, político y escritor ambateño.
21
Desde el Mi-
nisterio de Instrucción Pública, que incluía el Oriente, Martínez promovió una
activa campaña para la construcción de este ferrocarril, que traería al Ecuador
grandes benecios económicos y aseguraría el dominio territorial del Ecuador
en la Amazonía.
22
Su propuesta fue respaldada por importantes personalida-
des, entre ellas el dominico Enrique Vacas Galindo, que ya había defendido
con anterioridad la necesidad de construir una vía de Baños a Canelos.
23
En este marco, el Congreso de 1904 aprobó un decreto autorizando al
Ejecutivo a construir un ferrocarril entre Ambato, Baños y el Curaray, crean-
do los fondos para su construcción y encargando la administración y cons-
trucción de este a la Junta Promotora del Camino al Oriente.
24
Cabe indicar
20. Véase carta de Archer Harman a Eloy Alfaro, 24.10.1900. Citado por Murgueytio,
“Ferrocarril oriental...”, 64-65; hoja volante suscrita por Radicales, Del Pailón a Salinas
(Quito: Imp. por F. Caamaño, 1936).
21. Luis A. Martínez (1869-1909) obtuvo el nombramiento de jefe político del cantón
de Ambato (1903) y el de subsecretario y posteriormente ministro de Instrucción Pública
(1904-1905). Autor de escritos sobre agricultura y colonización, y de la novela A la costa
(1904).
22. Martínez, Conferencia..., 12.
23. Enrique Vacas Galindo, Conferencia acerca de la importancia del ferrocarril al Oriente
dada en la Universidad de Quito (Quito: Imp. Nacional, 1905). En su mapa de 1906 reejó
el trazado de las vías férreas que por entonces ya se habían construido o bien estaban en
proyecto en el país, incluyendo el ferrocarril hacia el Curaray entre estas últimas, tal como
se aprecia en el mapa 2: “Detalle del mapa de Vacas Galindo (1906)”.
24. “Decreto Legislativo”, 19 de octubre de 1904, Anuario de Legislación Ecuatoriana,
1904 (Quito: Imp. Nacional, 1905), 90-91.
PRO41.indd 152 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 153
que la Junta se había creado meses antes, por iniciativa de Luis A. Martínez,
constituida por personalidades diversas, y que con este decreto adquirió ca-
rácter institucional. Poco después, Luis A. Martínez se desplazó a EE. UU.
y contrató a los ingenieros Charles H. Moore y Walter G. Fox para que hi-
cieran los estudios preliminares para la construcción del ferrocarril. Estos
ingenieros vinieron al país en 1905 y, al año siguiente, presentaron un plano
del trazado de la línea de 117 km de extensión, desde Ambato, siguiendo
los ríos Ambato, Patate y Pastaza, hasta Baños y adentrándose en el Oriente
hasta más allá del río Puyo. Exploraron, además, los terrenos hasta un punto
navegable del río Curaray donde debería terminar el ferrocarril. Cuando se
presentó el trazado de la línea, el Concejo Municipal de Pelileo manifestó su
desacuerdo y solicitó que esta se modicara y se la hiciera pasar sobre el ca-
mino de Ambato a Pelileo, lo que obligaba a construir una subida hasta esta
población y producía un aumento de los costos notable. En ese momento no
se aceptó esta modicación.
Para emprender la construcción del ferrocarril, los fondos asignados no
eran sucientes
25
y se debía recurrir al crédito externo. Por ello, en los meses
siguientes se presentaron varias propuestas de contrato basadas en la con-
cesión de terrenos baldíos en el Oriente a inversionistas extranjeros. Estas
propuestas eran poco viables económicamente porque las tierras no eran
garantía suciente para el crédito ya que, al no estar colonizadas, no podían
rendir benecios sino a muy largo plazo. Además, estas propuestas se vieron
envueltas en la confrontación política del momento, marcada por las divisio-
nes en el seno del liberalismo, y contribuyeron a agitar el antialfarismo, espe-
cialmente en la segunda presidencia de Eloy Alfaro (1907-1911).
26
Durante la
misma, sus políticas ferrocarrileras fueron fuertemente cuestionadas por la
oposición, que criticaba la inuencia de los grupos capitalistas extranjeros.
En el caso de los contratos para construir ferrocarriles hacia el Oriente, se
añadió la acusación de lesionar la soberanía nacional y entregar el territorio
a los inversionistas. Sin entrar a analizarlas en detalle, por falta de espacio y
de documentación suciente, es interesante exponer algunos puntos res-
pecto a las propuestas de contrato que marcaron el proyecto al Curaray en
sus inicios
27
y que fueron debatidas en la Legislatura de 1907, en la cual la
25. El Decreto Legislativo de 1904 había asignado como fondos para el ferrocarril ha-
cia el Curaray los destinados a los caminos de Ambato a Canelos y de Latacunga al Napo,
los impuestos al aguardiente y el estanco del tabaco, fósforos y papel de fumar.
26. En 1905, nalizado el período presidencial de Plaza, fue sucedido por Lizardo
García, quien gobernó brevemente y fue derrocado por Alfaro que retomó el poder a ini-
cios de 1906, en representación de un sector liberal. Tras la Asamblea del mismo año, inició
su segundo período como presidente constitucional.
27. Las referencias que hemos podido obtener sobre estos tres contratos proceden de
PRO41.indd 153 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015154
construcción de este ferrocarril se había declarado como asunto preferente.
De entrada, tras los estudios preliminares, la Junta convocó una licita-
ción para emprender la construcción del ferrocarril, a la que se presentó una
única propuesta, suscrita por Moore y Fox, los mismos ingenieros autores de
dichos estudios. A base de esta propuesta, a mediados de 1906 se suscribió
un contrato ad referendum
28
por el cual Moore y Fox llevarían a cabo la cons-
trucción de un ferrocarril de Ambato al Arajuno por el precio de 3.330.000
dólares a pagar en bonos garantizados por el Gobierno. Además, se les cedía
10.000 hectáreas de terrenos baldíos a ambos lados de la línea férrea. Pese al
apoyo de la Junta, Alfaro se negó a la aprobación de este contrato por consi-
derar que el precio kilométrico era excesivo.
29
A mediados de 1905, el ministro Francisco J. Martínez Aguirre había r-
mado otro contrato con el político y diplomático liberal Abelardo Moncayo
Andrade. La propuesta que dio pie a este contrato, presentada al margen de
la Junta, planteaba la construcción del ferrocarril hacia el Curaray vincula-
da a un proyecto de colonización y explotación en el Oriente, de forma que
la capitalización de recursos permitiera el pago del capital invertido para la
obra. Este contrato también enfrentó impedimentos legales. Presentado a la
Asamblea en 1907 para su aprobación, las comisiones legislativas que lo va-
loraron resolvieron que debía ser presentado previamente a la Junta, único
organismo autorizado por el que debían canalizarse todos los proyectos rela-
cionados con este ferrocarril. La Junta lo valoró negativamente, defendiendo
que el único proyecto que debía llevarse a cabo era el de Moore y Fox, al cual
ya se habían dedicado trabajos y gastos. Como consecuencia de esta polémi-
ca, el ministro Martínez Aguirre y la Junta entraron en duras confrontaciones.
El tercer contrato fue presentado a inicios de 1907 por el conde de Char-
nacé, ciudadano francés con importantes conexiones nancieras que se com-
prometía a constituir una compañía denominada Compañía del Ferrocarril
de Ambato al Oriente, en Francia, Inglaterra o EE. UU., para la construcción
del ferrocarril al Curaray y la colonización de extensos territorios. Según este
contrato, el Gobierno cedía a la compañía 35.000 ha de terrenos baldíos en
Jaramillo Alvarado, Ferrocarriles al Oriente..., 17-31; Eloy Alfaro, Circular relativa al contrato
Charnacé (Quito: Imp. Nacional, 1907); y, Junta Promotora del Camino al Oriente, A la Na-
ción (Quito: Imp. El Comercio, 1907).
28. Los contratos ad referendum eran rmados entre el contratista y un órgano insti-
tucional, pero supeditados a la decisión del siguiente Congreso, que podía modicarlos.
También podían estar sujetos a estudios para determinar la posibilidad de la obra y el
costo.
29. La Junta había contratado con Moore y Fox a razón de 28.000 dólares por km, en
tanto el Contrato Charnacé, que por entonces ya se estaba manejando, suponía menos de
18.000 dólares por km.
PRO41.indd 154 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 155
pago de cada kilómetro construido desde Ambato, además de los derechos
exclusivos de explotación de la línea durante 75 años. La propuesta se pre-
sentó a la Asamblea en 1907 pero no hubo tiempo de estudiarla y resolverla,
por lo cual Alfaro la aprobó ad referendum, hasta que pudiera ser conside-
rada por el siguiente congreso. Con la gestión de este contrato, el Gobierno
desconoció otra vez a la junta, lo que provocó nuevos enfrentamientos en el
Congreso. De hecho, Alfaro manifestó haber aprobado el Contrato Charnacé
para impedir que se llevara a cabo el Contrato Moore y Fox, al que tildó de
“ruinoso para el país”.
30
La reacción ciudadana contra el contrato Charna-
cé tuvo consecuencias muy graves; personajes públicos como el arzobispo
de Quito, Federico González Suárez, manifestaron su oposición y la prensa
alentó la movilización en su contra. Ante la polémica generada y temiendo
el estallido de una guerra civil, Alfaro retiró la propuesta.
31
En toda esta confrontación, la junta sostuvo la legitimidad del contra-
to rmado con Moore y Fox y defendió sus atribuciones como único ente
responsable de la construcción del ferrocarril hacia el Curaray, acusando al
gobierno de Alfaro de haber actuado al margen de la ley al aprobar los con-
tratos Martínez Aguirre-Moncayo y Charnacé. La Junta, además, denunció
que la participación de compañías y capitales extranjeros en los contratos
citados arrebataba la propiedad y la soberanía sobre los territorios orientales
a la nación sin conducir a una verdadera colonización:
¿Para qué el ferrocarril al Oriente si no ha de ser para los ecuatorianos sino
servidumbre de tránsito impuesta en el territorio de la República, en servicio
de la hacienda con que obsequiamos al Sr. Moncayo y al conde de Charnacé,
agravada con la ruina de nuestras aduanas?.
32
Aparte de los debates en torno a los contratos, la Asamblea de 1907 refor-
mó el decreto legislativo de 1904, asignando más fondos para la construcción
del ferrocarril hacia el Curaray y reforzando el poder de la Junta.
33
Además,
el nuevo decreto ordenó: “La Junta Patriótica encargada de la construcción
del ferrocarril al Curaray, mandará que la línea férrea pase por la población
de Pelileo, donde se establecerá una estación”, medida importante por las re-
percusiones que tendría más tarde y que se debió a la insistencia del Concejo
30. Alfaro, Circular...
31. El mismo Eloy Alfaro narra los hechos relacionados con este contrato en Alfaro,
“Historia del ferrocarril…”, 394-395.
32. Junta Promotora, A la Nación, 39.
33. “Decreto Legislativo”, 30 de enero de 1907, Leyes, Decretos, Resoluciones y Acuerdos
de la Asamblea Nacional de 1906-1907 (Quito: s.e., 1907), 44-46.
PRO41.indd 155 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015156
Municipal de Pelileo, que contaba con una representación en Quito y amplio
apoyo institucional en Tungurahua.
Pero en los años siguientes, la construcción no se pudo emprender ya
que los fondos destinados al ferrocarril fueron desviados a otros gastos, de-
bido a la grave inestabilidad política interna y a la amenaza de guerra con el
Perú.
34
Precisamente, la situación de alarma por la cuestión territorial regis-
trada en 1910, avivó el debate sobre las vías de comunicación hacia el Orien-
te y reforzó los argumentos en favor de construir urgentemente el ferrocarril
hacia el Curaray, dándole prioridad frente a cualquier otro proyecto. En este
contexto el ferrocarril se identicó todavía más como obra patriótica cuya
construcción era de interés nacional, y personalidades públicas manifesta-
ron su apoyo al proyecto, entre ellas el arzobispo de Quito, Federico Gon-
zález Suárez: “Todos los recursos de la República deben acumularse para
llevar a cabo una sola empresa, y esa debe ser la del Ferrocarril al Curaray:
gastar dinero en arañar la Cordillera, abriendo por aquí y por allá caminos
de herradura, es desperdiciar criminalmente el dinero y el tiempo”.
35
A nales de 1911, durante el breve período presidencial de Emilio Es-
trada, se intentó poner en marcha la construcción del ferrocarril. El Congre-
so ordenó la reorganización de la Junta encargada de su construcción, que
durante un tiempo se había mantenido inactiva, a n de que procediera a
gestionar un préstamo de cinco millones de dólares, cuya amortización e
intereses se pagarían con los fondos especiales destinados a este ferrocarril
en 1904 y 1907.
36
Pero por entonces, se desató la guerra civil que supuso el n
del alfarismo y consolidó en el poder al sector liberal vinculado a la burgue-
sía comercial y bancaria, dando paso al Estado oligárquico que gobernaría
el país hasta 1925.
37
Este nuevo período se inauguró con la segunda presidencia de Leonidas
Plaza Gutiérrez (1912-1916). Es entonces cuando se iniciaron denitivamente
las obras y lograron mantener cierta continuidad, al menos la suciente para
34. En 1910, debido a la crisis territorial, se decretó que los fondos del ferrocarril
hacia el Curaray se ingresaran en las tesorerías de Hacienda provinciales para destinarlos
a gastos militares. Véase “Decreto Ejecutivo”, 11 de mayo de 1910, Anuario de Legislación
Ecuatoriana, 1910, 210-211.
35. Federico González Suárez, Ferrocarril al Curaray. Opinión decisiva (Ambato: Imp. El
Pueblo, 29 de agosto de 1910).
36. “Decreto Legislativo”, 21 de septiembre de 1911, Anuario de Legislación Ecuatoriana,
1911 (Quito: Imp. y Enc. Nacionales, 1912), 33-34.
37. Al nal de su segunda presidencia, Alfaro fue obligado a renunciar antes de la
toma de posesión de Emilio Estrada como presidente (agosto de 1911), por temor a que
impidiera la sucesión. No obstante, Estrada falleció a los pocos meses de asumir el poder.
Entonces, la lucha interna entre sectores liberales degeneró en una guerra civil que nalizó
con el asesinato de Alfaro y sus partidarios.
PRO41.indd 156 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 157
construir el tramo Ambato-Pelileo del ferrocarril al Curaray, única sección
que estuvo operativa durante algunos años. Para ello, el Congreso de 1912
facultó al Poder Ejecutivo para que, de acuerdo con la Junta, construyera el
ferrocarril directamente o por contrato, jando un plazo de seis meses para
la iniciación de los trabajos, y asignó nuevos fondos al proyecto.
38
Se optó
por la administración directa y la dirección técnica se encargó nuevamente
a los ingenieros Moore y Fox. Las obras se iniciaron el 22 de abril de 1913.
En este mismo año la construcción del ferrocarril se asignó al Ministerio de
Obras Públicas y la Junta pasó a tener un papel consultivo, en tanto se dic-
taron diversos reglamentos para la organización de las obras y se reformó la
nanciación.
39
La línea prevista originalmente en los estudios de Moore y Fox descen-
día directamente desde Ambato hacia el Oriente, lo que aseguraba el mayor
ahorro económico en su construcción y posterior mantenimiento. No obs-
tante, el Concejo Municipal de Pelileo había conseguido que en 1907 se de-
cretara el trazado de la línea directa por esta población, por lo que el inicio
de los trabajos desató el debate. De entrada, se intentó evitar el desvío de la
línea a Pelileo. Fox, director técnico del ferrocarril, realizó un informe según
el cual el desvío perjudicaría a la obra por su elevado precio y propuso, para
salvar la situación, la construcción de un ramal desde la conuencia de los
ríos Ambato y Pachanlica hasta esta población. En el mismo sentido, la junta
ordenó que no se alterase el trazado original. Siguiendo estas indicaciones,
se acordó construir un ramal a Pelileo, pero el Concejo Municipal de esta
población continuó reclamando la construcción de una línea directa, por lo
que la cuestión no quedó aquí. En 1914, un estudio del ingeniero alemán
Carlos Rintelen apoyó el pedido de Pelileo y, nalmente, el Gobierno ordenó
el desvío de la línea a esta población, dando cumplimiento a lo que se había
acordado en 1907.
40
Aparte del debate sobre la cuestión del desvío, la construcción del fe-
rrocarril fue dicultosa por otros motivos. Los primeros informes de Moore
y Fox expusieron las dicultades para conseguir jornaleros, por el reduci-
38. “Decreto Legislativo”, 24 de octubre de 1912, Anuario de Legislación Ecuatoriana,
1912 (Quito: Imp. Nacional, 1913), 209-211.
39. En octubre de 1913 se suprimieron todas las Juntas de Obras Públicas, traspasán-
dose sus facultades al Poder Ejecutivo. Véanse diversos decretos, Anuario de Legislación
Ecuatoriana, 1913 (Quito: Imp. y Enc. Nacionales, 1914), 100-101, 104-105, 116-124 y 134-
136.
40. Véase mapa 3. “Plano de la sección Ambato-Pelileo del Ferrocarril al Curaray, ela-
borado por la Dirección General de Obras Públicas (1930)”, donde se observa el descenso
de Ambato a la estación Pachanlica y el ascenso que supuso construir la línea hasta Pelileo.
En anexos.
PRO41.indd 157 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015158
do salario, así como la escasez de piedra.
41
En relación con esto, el Concejo
Municipal de Pelileo ofreció al Gobierno la contribución de dos jornales de
trabajo que, según la Ley de Caminos Vecinales, correspondían a los vecinos
de dicho cantón, para construir una sección de la vía
42
y se comprometió
también a proporcionar toda la piedra necesaria y a reembolsar al Gobierno
1.000 dólares por los trabajos de localización de la línea por Pelileo, aunque
no pudo cumplir con el compromiso pactado de ceder jornaleros. Se llegó a
pedir una escolta policial para apoyar al jefe político, que debía noticar los
jornales obligados a los trabajadores, pero la medida no dio resultado y la
escasez de mano de obra marcó el avance de los trabajos.
43
Los durmientes del ferrocarril se encargaron en Ambato, en tanto que la
mayor parte de los materiales ferroviarios se importaron de los EE. UU. El
material rodante llegó a incluir 2 locomotoras, 8 plataformas y 2 carros de
carga cerrados. La llegada a Ambato de las locomotoras, construidas por la
empresa The Baldwin Locomotive Works de Filadela, causó impresión en
la población y los trenes empezaron a circular en agosto de 1914, especial-
mente para el servicio de trabajadores y materiales, aunque más tarde se
habilitó una de las plataformas como transporte de pasajeros.
Al nalizar la segunda presidencia de Plaza, en 1916, los trabajos de ex-
planación de la vía entre Ambato y Pelileo, poblaciones situadas a 34 km de
distancia, estaban casi concluidos y se habían enrielado unos 20 km de vía,
desde Ambato hasta Chiquichá. Los trabajos de localización se encontraban
en Las Juntas, lugar de conuencia de los ríos Patate y Chambo, habiéndose
localizado 20 km de vía más allá de Pelileo. Las obras incluyeron la colo-
cación de un gran puente de acero sobre el río Pachanlica, de 21 metros de
luz.
44
La enrieladura llegó hasta Pelileo a nes de 1917. En los años siguientes
el desvío fue muy criticado por el gasto que supuso y porque ya existía una
carretera que conectaba Ambato con Pelileo. Además, la construcción de la
vía a Pelileo provocó un retraso muy grande en los trabajos, desvirtuó el
41. Véase informe de Walter G. Fox, director de la obra del Ferrocarril de Ambato al
Curaray, Ambato, 01 de julio de 1913. En Informe que..., Ministro de lo Interior, Municipalida-
des, Policía, Obras Públicas, etc., presenta a la Nación en 1913, Modesto A. Peñaherrera (Quito:
Imp. y Enc. Nacionales, 1913), 434.
42. “Decreto Ejecutivo”, 28 de noviembre de 1914, Anuario de Legislación Ecuatoriana,
1914 (Quito: Imp. y Enc. Nacionales, 1914), 93-94.
43. Véase informe de Carlos Egas Valdivieso, superintendente inspector del Ferroca-
rril al Curaray, Ambato, 31.05.1915. En Informe que..., Ministro de lo Interior, Municipalidades,
Policía, Obras Públicas, etc., presenta a la Nación en 1915, Modesto A. Peñaherrera (Quito:
Imp. y Enc. Nacionales, 1915), 313-315.
44. Los informes de Modesto A. Peñaherrera, ministro de Obras Públicas y responsa-
ble de la construcción del ferrocarril al Curaray durante la segunda presidencia de Plaza,
dan cuenta de los avances de esta obra entre 1912 y 1916.
PRO41.indd 158 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 159
objetivo principal del proyecto, que era hacer llegar el ferrocarril al Oriente,
y lo despojó de su carácter de obra nacional, al haberse priorizado intereses
locales.
45
Debido, precisamente, a la lentitud y retraso de los trabajos, se planteó
construir un camino de herradura desde Baños a Canelos, siguiendo el tra-
zado de la línea férrea proyectada, sin descartar que esta trocha pudiera ser
utilizada, más adelante, como lecho para el ferrocarril. Con ello, se pretendía
agilizar la entrada al Oriente, puesto que las obras apenas habían llegado a
las puertas de Pelileo, e incrementar el escaso rendimiento de la línea me-
diante el transporte de producciones desde el Oriente. Con este objetivo, en
1917 se decretó destinar parte de los fondos del ferrocarril hacia el Curaray
a la reparación del camino de herradura entre Baños y El Mirador y a la
construcción de una trocha ferrocarrilera desde El Mirador a El Puyo, que-
dando estas obras bajo la dirección de la Superintendencia del Ferrocarril al
Curaray.
46
En los años siguientes, la escasez de fondos apenas permitió rea-
lizar el mantenimiento del escueto tramo de línea en funcionamiento entre
Ambato y Pelileo, en tanto que la construcción del tramo de Pelileo a Baños
no avanzó.
El ferrocarril de Ambato al Curaray sería denitivamente reemplazado
por otras propuestas a partir de la década de 1920, debido a los profundos
cambios en las políticas viales que tuvieron lugar en el país. Por entonces,
diversos factores llevaron a cuestionar la política ferrocarrilera que se había
desarrollado desde los inicios del período liberal y a optar decididamente
por la construcción de caminos y carreteras en detrimento de los ferrocarri-
les.
47
Además, en estos años, la explotación petrolera en el Oriente condicio-
nó las políticas viales adoptadas sobre esta región.
Así, a inicios de la década de 1920, el gobierno rmó diversos contratos
con la Leonard Exploration Company, por los cuales esta empresa llevaría
a cabo obras de exploración y explotación de hidrocarburos en la región
oriental, construyendo vías de acceso. Por uno de estos contratos, suscri-
to en 1923, la Leonard construiría una serie de vías de comunicación, entre
ellas la prolongación del ferrocarril desde Pelileo hasta Baños, un camino
de herradura desde Baños hasta Mera y otro desde Mera hasta la población
45. Véase informe de J. Gómez Gault, director general de Obras Públicas, Quito, 20
de septiembre de 1917. En Anexos de Obras Públicas al Informe presentado a la Nación por el
Ministro de Obras Públicas, 1916-1917, José María Ayora (Quito: Imp. y Enc. Nacionales,
1917), 259-263.
46. “Decreto Legislativo”, 19 de octubre de 1917, Anuario de Legislación ecuatoriana,
1917 (Quito: Imp. y Enc. Nacionales, 1918), 171-172.
47. Analizado por Clark, La obra redentora, 202-205. La documentación ocial sobre
obras públicas en esta época da buena cuenta de ello.
PRO41.indd 159 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015160
de Napo.
48
Pero una vez explorado el terreno, la Leonard planteó que era
más conveniente construir una carretera de Ambato a Mera, y un camino de
herradura desde Mera hasta el Napo y, de acuerdo con ello, el Gobierno y
la Leonard suscribieron un nuevo contrato en 1926,
49
que supuso la congela-
ción denitiva del proyecto al Curaray.
Los contratos con la Leonard se rmaron en un contexto en el cual las
líneas férreas enfrentaban una competencia cada vez mayor de caminos y
carreteras, puesto que, frente al auge creciente de los vehículos de trans-
porte a motor, el sistema ferroviario era, en gran parte, decitario y el de-
terioro de las vías requería de grandes inversiones para su reparación. Se
plantearon diversas reformas, entre ellas el desmantelamiento de las vías
que constituían una carga económica sin rendir benecios ni contribuir al
fomento de las zonas que atravesaban. La línea de Ambato a Pelileo solo
prestaba servicio algunos días a la semana y no cubría los gastos de opera-
ción, y era necesaria una inversión para la renovación de los durmientes. Por
ello, a partir de los años treinta, se planteó levantar sus rieles por el lastre
que suponía su mantenimiento y convertir su trocha en una carretera. Desde
diversos ámbitos se levantaron voces de oposición que defendían la recupe-
ración del proyecto al Curaray, argumentando de nuevo sus potencialidades
económicas y su importancia para la defensa nacional.
50
En 1939 se decretó el
levantamiento de los rieles, debiéndose invertir el producto de su venta en la
construcción de la carretera Ambato-Curaray, que llevaría el nombre de Luis
A. Martínez.
51
No obstante, este decreto tuvo que ser revocado debido a la
oposición regional que suscitó en Tungurahua. El levantamiento de los rieles
se decretó nuevamente en 1942, disponiéndose que fueran vendidos para
ser utilizados en la sección Tambo-Biblián del ferrocarril Sibambe-Cuenca,
52
como nalmente sucedió.
48. Los contenidos del contrato del 01 de marzo de 1923 constan en Clemente N.
Ponce, Informe del Ministerio de Relaciones Exteriores 1922-1923 (Quito: Tall. Tip. Nacionales,
1923), 300-305.
49. Contrato fechado el 16 de marzo de 1926. Referencias en J. G. White, Informe de la
Dirección General de Obras Públicas, 1926-1930, 45.
50. Ecuatorianos, Lo que opina la prensa. Ante el proyecto de destruir el ferrocarril al Cura-
ray (s.l.: s.e., 1936).
51. Según Murgueytio, “Ferrocaril oriental...”, 80.
52. El presidente Arroyo del Río autorizó al Ministerio de Obras Públicas para proce-
der a dicho levantamiento. “Decreto Ejecutivo”, 9 de noviembre de 1942, Registro Ocial
671, Quito, 21 de noviembre de 1942, 4234.
PRO41.indd 160 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 161
OTROS PROYECTOS DE FERROCARRILES HACIA EL ORIENTE
En el Ecuador de principios de siglo se plantearon otras propuestas de
ferrocarriles hacia el Oriente, como el de Riobamba al Morona y el de Puerto
Bolívar al Marañón, sobre las cuales exponemos un breve esbozo.
La propuesta de ferrocarril de Riobamba al Morona suponía la construc-
ción de una vía que conectase la provincia de Chimborazo con el Marañón,
atravesando la región de los ríos Santiago y Morona. Sus antecedentes se
encuentran en el camino de Riobamba a Macas y al alto Morona a través del
cual las producciones locales del área de Macas (tabaco, canela y cascarilla)
salían a la Sierra desde tiempos coloniales.
El ferrocarril de Riobamba al Morona fue objeto de la atención institu-
cional en el breve período entre 1911-1912, en un contexto de gran inestabi-
lidad política interna y de alarma ante la presencia de agentes del Perú en
la región bañada por el Santiago y el Morona. En este marco, los gobiernos
de Emilio Estrada y Carlos Freile Zaldumbide intentaron tomar posiciones
en esta región. Así, a nales de 1911 se creó la Intendencia General para el
Sur del Oriente en Macas, con jurisdicción sobre los cantones de Pastaza,
Santiago y Zamora y se decretó la construcción de un camino de herradura
de Riobamba a un punto navegable del Morona.
53
Precisamente, en relación
con este último decreto, se realizaron varias expediciones con el objetivo de
establecer la ruta más conveniente, como la de Federico Páez, director de
Obras Públicas o la de Luis G. Tuño y Eudólo Álvarez, ambas en 1912.
54
El principal promotor del proyecto Riobamba al Morona fue, precisamen-
te, Eudólo Álvarez,
55
quien, en el momento de mayor auge de los proyectos
de ferrocarril al Oriente, planteó la construcción de una vía férrea que co-
nectase Riobamba, una de las principales estaciones del ferrocarril Guaya-
quil-Quito, con un punto navegable del Morona, proporcionando al país una
salida al Amazonas. Álvarez presentó este ferrocarril como prioritario entre
las vías férreas al Oriente por ser el más económico, por su proximidad a la
53. “Decretos Ejecutivos”, 18 de octubre de 1911 y 15 de diciembre de 1911, Anuario de
Legislación Ecuatoriana, 1911, 239-241 y 77-78.
54. Véase Álvarez y Tuño, Informe de la misión...; Ferrocarril y carretero desde Riobamba
hasta el río Morona por el pueblo de Pungalá, el río Sangay y Sevilla del Oro. Comunicación del
Pacíco con el Atlántico (s.l.: Imp. y Lib. Nacional de T. G. Zapatier, 1912).
55. Eudólo Álvarez (1876-1917), relacionado con diversas sociedades orientalistas,
desempeñó los cargos de intendente general del Sur del Oriente y jefe político del cantón
Morona Santiago, y realizó diversas exploraciones. Autor de la novela Zapikia y Nanto,
inspirada en la gura de Víctor Proaño, político liberal y explorador orientalista que fue
precursor del proyecto de Riobamba a Morona en el siglo XIX.
PRO41.indd 161 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015162
cordillera y por la navegabilidad del Morona. Además, la presencia peruana
en las cabeceras de este río y el riesgo de invasión en Macas convertían a esta
vía en la más urgente.
56
No obstante, el proyecto perdió interés cuando, en la
segunda presidencia de Plaza, se priorizó la construcción del ferrocarril hacia
el Curaray. Los promotores del proyecto Riobamba al Morona, no obstante,
continuaron promoviendo una carretera que cubriera el mismo trayecto, con
posibilidades de articularla con el ferrocarril de Puerto Bolívar al Marañón.
La propuesta del ferrocarril de Puerto Bolívar al Marañón, también co-
nocido como Transamazónico, se planteó a inicios del siglo XX, vinculada
a las reivindicaciones viales de las provincias australes y a la necesidad de
contar con un ferrocarril de frontera como instrumento para el control de la
soberanía territorial, en tanto su recorrido se acercaba a la frontera con el
Perú. Con anterioridad, ya se habían planteado algunas propuestas de ferro-
carriles en la zona austral para conectar Puerto Bolívar con poblaciones de
El Oro, Cuenca o Loja, las cuales, dado el contexto internacional de creciente
interés por la Amazonía, se extendieron, ahora, hasta el territorio oriental,
proporcionando además una salida navegable al Amazonas.
La construcción del ferrocarril Transamazónico se planteó vía Cuenca y
Paute, o por Loja y Zamora. Entre 1911 y 1913 se rmaron varios contratos
con el ciudadano francés Julian Fabre
57
para el estudio de la vía más adecua-
da y la construcción de este ferrocarril, el cual se propuso, nalmente, como
una línea Puerto Bolívar-Zaruma-Loja-Marañón. No obstante, en los años si-
guientes, el proyecto se encalló debido a obstáculos diversos, que incluyeron
una campaña de desprestigio contra Fabre orquestada por los notables azua-
yos que impidieron avanzar la propuesta. Finalmente, a inicios de los años
20, el gran proyecto del Transamazónico quedó limitado a la construcción
de una escueta vía angosta hasta el río Amarillo, en El Oro, que beneciaba
exclusivamente la actividad minera en Portovelo, aunque su construcción
siguió siendo reivindicada por sectores regionales lojanos.
58
una nota Final
El análisis de las propuestas para la construcción de ferrocarriles hacia
el Oriente pone de maniesto algunas de las limitaciones que enfrentó el
56. Álvarez y Tuño, Informe de la misión..., 105.
57. Anteriormente hemos visto que Julian Fabre fue el promotor de la Compañía
Franco-Holandesa para llevar a cabo un proyecto de colonización en las cabeceras del
Morona.
58. Véase Jaramillo Alvarado, Ferrocarriles al Oriente...; Murgueytio, “El ferrocarril
transamazónico”.
PRO41.indd 162 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 163
proceso de construcción nacional en el Ecuador a inicios del siglo XX, desta-
cando entre ellas la escasez de fondos, la inestabilidad política y los intere-
ses regionales. Estos factores, junto a los desafíos del factor geográco en
mismo, hicieron inviable la construcción de unos ferrocarriles que hubieran
contribuido a la articulación territorial del país.
Debido a la escasez de fondos, la construcción de los ferrocarriles hacia
el Oriente requería la participación de capitales extranjeros y la concesión de
terrenos baldíos a las compañías inversoras. En esta lógica, inevitable en el
contexto de modernización del país, el riesgo de lesionar la soberanía nacio-
nal con la cesión de tierras generó fuertes tensiones en cuanto a las estrate-
gias adecuadas para conseguir la ocupación efectiva del territorio oriental y
su articulación con el resto del país, elementos imprescindibles en el proceso
de construcción nacional, y contribuyó a incrementar la inestabilidad polí-
tica.
Además, el proceso de construcción nacional entró en contradicción con
los intereses regionales y locales. Hemos visto que los ferrocarriles hacia el
Oriente se situaron, al menos entre las dos primeras décadas del siglo XX,
y especialmente en los años inmediatos a la emergencia fronteriza de 1910,
en el centro de los debates políticos, adquiriendo la categoría de obras ne-
cesarias en el proceso de construcción nacional. El discurso generado para
su promoción planteaba que eran obras de carácter nacional, en el sentido
de que no beneciaban únicamente a los territorios que conectaban sino a
toda la República; y que salvarían al país, procurando benecios económicos,
sociales, políticos, etc. No obstante, la rivalidad regional entre las diferentes
propuestas y la incidencia alcanzada por los intereses locales en su imple-
mentación, como el desvío al Pelileo en la línea al Curaray, muestran que es-
tos ferrocarriles fueron también una expresión de la regionalización política.
Las tensiones entre lo nacional y lo regional ponen en evidencia las limitacio-
nes políticas, aparte de las económicas, que enfrentaba el país para asumir y
llevar adelante proyectos comunes necesarios para la construcción nacional.
PRO41.indd 163 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015164
Fuentes y biblioGraFía
FUENTES PRIMARIAS
Alfaro, Eloy. Circular relativa al contrato Charnacé. Quito: Imprenta Nacional, 1907.
Anuario de Legislación Ecuatoriana. 1904. Quito: Imprenta Nacional, 1905.
______. 1910. Quito: Imprenta y Encuadernaciones Nacionales, 1911.
______. 1911. Quito: Imprenta y Encuadernaciones Nacionales, 1912.
______. 1912. Quito: Imprenta Nacional. 1913.
______. 1913. Quito: Imprenta y Encuadernaciones Nacionales, 1914.
______. 1914. Quito: Imprenta y Encuadernaciones Nacionales, 1914.
______. 1917. Quito: Imprenta y Encuadernaciones Nacionales, 1918.
Álvarez, Eudólo y Luis G. Tuño. Informe de la misión cientíca Tuño-Álvarez enviada
por el gobierno a las regiones de Macas. Quito: Tipografía de la Escuela de Artes
y Ocios, 1912.
Andrade Marín, Francisco. Mensaje del Presidente de la Cámara de Diputados del Ecuador
en ejercicio del Poder Ejecutivo al Congreso Ordinario de 1912. Quito: Imprenta
Nacional, 1912.
Ayora, José María. Anexos de Obras Públicas al Informe presentado a la Nación por el
Ministro de Obras Públicas, 1916-1917. Quito: Imprenta y Encuadernaciones
Nacionales, 1917.
Ecuatorianos. Lo que opina la prensa. Ante el proyecto de destruir el ferrocarril al Curaray.
S.l.: s.e., 1936.
Ferrocarril y carretero desde Riobamba hasta el río Morona por el pueblo de Pungalá, el río
Sangay y Sevilla del Oro. Comunicación del Pacíco con el Atlántico. S.l.: Imprenta
y Librería Nacional de T. G. Zapatier, 1912.
González Suárez, Federico. Ferrocarril al Curaray. Opinión decisiva. Ambato: Imprenta
El Pueblo, 29 de agosto de 1910.
Junta Promotora del Camino al Oriente. A la Nación. Quito: Imprenta El Comercio,
1907.
Leyes, Decretos, Resoluciones y Acuerdos de la Asamblea Nacional de 1906-1907. Quito:
s.e., 1907.
Martínez, Luis A. Conferencia leída por el Sr. D. Luis A. Martínez miembro honorario y
colaborador a la Sociedad Jurídico-Literaria. Quito: Imprenta Nacional, 1905.
Peñaherrera, Modesto A. Informe que..., Ministro de lo Interior, Municipalidades, Policía,
Obras Públicas, etc., presenta a la Nación en 1913. Quito: Imprenta y Encuader-
naciones Nacionales, 1913.
______. Informe que..., Ministro de lo Interior, Municipalidades, Policía, Obras Públicas,
etc., presenta a la Nación en 1915. Quito: Imprenta y Encuadernaciones Nacio-
nales, 1915.
Ponce, Clemente N. Informe del Ministerio de Relaciones Exteriores 1922-1923. Quito:
Talleres Tipográcos Nacionales, 1923.
Radicales. Del Pailón a Salinas. Quito: Impreso por F. Caamaño, 1936.
Registro Ocial 671, Quito, 21 de noviembre de 1942.
PRO41.indd 164 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 165
Vacas Galindo, Enrique. Conferencia acerca de la importancia del ferrocarril al Oriente dada
en la Universidad de Quito. Quito: Imprenta Nacional, 1905.
______. Mapa geográco-histórico de la República del Ecuador por el R.P. Fray ... de la Orden
de Predicadores. París: Imp. A. Gentil y Henri Barrére, 1906. http://bvpb.mcu.
es/es/consulta/registro.cmd?id=423410.
Villavicencio, Manuel. Geografía de la República del Ecuador. Nueva York: Imprenta de
R. Craighead, 1858.
White, J. G. Informe de la Dirección General de Obras Públicas, 1926-1930. Quito: Talleres
Tipográcos Nacionales, 1930.
FUENTES PRIMARIAS PUBLICADAS
Alfaro, Eloy. “Historia del ferrocarril Guayaquil-Quito”. En Narraciones históricas,
367-414. Quito: Corporación Editora Nacional, 1992.
Jaramillo Alvarado, Pío. Ferrocarriles al Oriente. De Ambato al Curaray. De Machala a
Cuenca. De Puerto Bolívar por Loja al Marañón. Quito: Editorial Quito, 1922.
Murgueytio, J. Augusto. “El ferrocarril transamazónico”. Nariz del Diablo VIII, n.
o
29,
30, 32 (1966): 44-45, 46-47, 74-78.
______. “Ferrocarril oriental Ambato-Curaray”. Nariz del Diablo VIII, n.
o
26 (1966):
63-80.
FUENTES SECUNDARIAS
Ayala Mora, Enrique. Historia de la Revolución Liberal ecuatoriana. 2.
a
ed. Quito: Taller
de Estudios Históricos / Corporación Editora Nacional, 1994.
______. “Presentación”. En El camino de hierro. Cien años de la llegada del ferrocarril a
Quito, editado por María Pía Vera, 9-17. Quito: FONSAL, 2008.
Clark, Kim. La obra redentora. El ferrocarril y la nación en Ecuador, 1895-1930. Quito:
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Na-
cional, 2004.
Deler, Jean-Paul. Ecuador. Del espacio al Estado nacional. Quito: Banco Central del Ecua-
dor, 1987.
Esvertit, Natalia. La incipiente provincia. Amazonía y Estado ecuatoriano en el siglo XIX.
Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Edi-
tora Nacional, 2008.
______. “Las políticas del liberalismo ecuatoriano sobre el Oriente: Articulación y
control del territorio a través de la legislación (1895-1925)”. En Lo que duele es
el olvido. Recuperando la memoria de América Latina, coordinado por Pilar García
Jordán, Jordi Gussinyer, Miguel Izard, Javier Laviña, Ricardo Piqueras, et al.,
257-69. Barcelona: Universitat de Barcelona, 1998.
______. “Caminos al Oriente. Estado e intereses regionales en los proyectos de vías de
comunicación con la Amazonía ecuatoriana, 1890-1930”. En La construcción de
la Amazonía andina (Siglos XIX-XX), coordinado por Pilar García Jordán, 287-
356. Quito: Abya-Yala, 1995
PRO41.indd 165 9/16/15 8:51 AM
Procesos 41, enero-junio 2015166
Taylor, Anne Christinne. “El Oriente ecuatoriano en el siglo XIX: ‘el otro litoral’ ”. En
Historia y región en el Ecuador, 1830-1930, editado por Juan Maiguashca, 17-67.
Quito: Corporación Editora Nacional / FLACSO / CERLAC / IFEA, 1994.
PRO41.indd 166 9/16/15 8:51 AM
anexos
Mapa 1. Proyectos de ferrocarriles hacia el Oriente
Esquema de los trazados de los tres proyectos ferroviarios planteados en el Ecuador
a inicios del siglo XX para conectar la Amazonía con el resto del país. Cada una
de las propuestas se formuló de diferentes formas a lo largo de este período,
variando los puntos que debían conectarse en su trazado o incluso
la propia denominación de la vía. Fuente: elaboración propia.
PRO41.indd 167 9/16/15 8:52 AM