García Moreno y su régimen entre la vieja
y la nueva historia. Una polémica anacrónica
Enrique Ayala Mora
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
El debate sobre la personalidad de Gabriel García Moreno y sobre el ca-
rácter de su régimen ha durado más de un siglo. Los conservadores aliados
a la jerarquía católica exaltaron su gura de gobernante ejemplar y mártir
de la fe.
1
Los liberales y militantes laicos, entre ellos algunos intelectuales de
izquierda, lo denunciaron como tirano y represor sanguinario, aunque no
dejaron de reconocer su gran obra material.
2
Uno de los elementos centrales
de la interpretación de la historia republicana del Ecuador fue el contrapun-
to entre García Moreno y Eloy Alfaro. El eje que denía a derecha e izquierda
fue la lucha por la mantención del laicismo o la vuelta al estado confesional.
La explicación del proceso histórico se centraba en el comportamiento de las
grandes guras, a tal punto que la vida de la sociedad se veía como la suma
de las biografías de los notables.
3
La historia se explicaba por la acción de
“hombres guía”: caudillos, presidentes y potentados.
El enfrentamiento ideológico fue duro y persistente. No admitió posturas
intermedias. Alguna vez que, en los años cuarenta, el dirigente comunista
Pedro Saad dijo que se debía considerar la obra de García Moreno en la cons-
trucción nacional, fue duramente criticado. Leopoldo Benites Vinueza, quien
hizo importantes avances en la interpretación progresista de la historia, decía
sobre esa etapa: “Clericalismo y latifundismo feudal se unieron dentro de un
sistema orgánico de gobierno despótico con un realizador de genio”.
4
1. Entre las numerosas publicaciones que aparecieron, una de las que sistematiza me-
jor esta posición es: J. L. R. [José Le Gouir y Rodas], Un gran americano, García Moreno, 2.
a
ed. (Quito: Prensa Católica, 1923).
2. Una de las obras que mejor expresa esa posición es: Benjamín Carrión, García More-
no, el santo del patíbulo (México: Fondo de Cultura Económica, 1959).
3. Enrique Ayala Mora, Historia, tiempo y conocimiento del pasado (Quito: Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2014), 37.
4. Leopoldo Benites Vinueza, Ecuador, drama y paradoja (Quito: Libresa, 1995), 202.
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 41 (enero-junio 2015), 203-226. ISSN: 1390-0099
PRO41.indd 203 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015204
Pero desde nes de la década de los sesenta e inicios de los setenta del
siglo XX, en la sociedad ecuatoriana se aceleró el proceso de modernización
y el viejo debate confesional dio paso al del papel del Estado en la economía.
En un marco de la renovación de las ciencias sociales, se abrió un nuevo
cauce de la interpretación histórica que empezó a estudiar los procesos es-
tructurales y los actores colectivos. Surgió de este modo el movimiento de la
“Nueva Historia del Ecuador”.
5
Y las viejas polémicas confesionales, entre
ellas la que existía sobre sobre García Moreno, se volvieron anacrónicas.
García moreno en la “nueva Historiadel ecuador
Los nuevos estudios históricos ecuatorianos comenzaron a ser asumidos
por profesionales historiadores y trabajadores de las ciencias sociales, que
reemplazaron paulatinamente a abogados y sacerdotes “acionados”, que
hasta entonces habían dominado en el campo de la investigación y la ense-
ñanza. Desde entonces se trató de investigar y escribir historia con técnicas y
metodologías apropiadas, lo cual condujo a que las nuevas versiones enfati-
zaran aspectos estructurales y no anecdóticos. Los estudios se centraron des-
de entonces en la naturaleza de la sociedad y no en las biografías o anécdotas
de los notables, que habían llenado las páginas de los libros tradicionales.
Fernando Velasco Abad, el más lúcido y original de los pensadores so-
ciales del Ecuador de su tiempo, escribió la primera propuesta de reinter-
pretación general de la historia socioeconómica del país en su obra: Ecuador:
subdesarrollo y dependencia.
6
Este fue el referente de la tendencia renovadora
que entonces se iniciaba. Aunque no se imprimió como libro sino nueve años
después, fue ampliamente divulgado. Uno de los aportes más originales y
novedosos de la obra de Velasco fue una explicación del régimen garciano
que dejaba atrás la polémica confesional y la interpretación de corte sub-
jetivo y biográco, para asentarse en el proceso estructural y el papel del
caudillo como promotor de la modernización del país. Para Velasco, “la con-
solidación del Estado nacional en el país, signicará superar la etapa inicial
5. Ayala Mora, Historia, tiempo…, 40.
6. Fernando Velasco preparó su trabajo como tesis para el grado de economista en la
Universidad Católica del Ecuador (1972). El autor, que ya ejercía la cátedra en la propia
Universidad Católica y pronto comenzó a dictarla en la Universidad Central, no había
cumplido 23 años. La obra circuló en versiones poligraadas y se usó tanto en la cátedra
como en la formación de líderes sindicales y campesinos. Pero solo fue publicada en 1981
por El Conejo, cuando Velasco ya había muerto prematuramente. Actualmente circula una
segunda edición: Fernando Velasco Abad, Ecuador, subdesarrollo y dependencia (Quito: Cor-
poración Editora Nacional / FENOC-I, 1980).
PRO41.indd 204 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 205
de anarquía y establecer un entendimiento expreso o tácito entre los sectores
en pugna de la clase dominante”.
7
Esta función se cumplió “bajo la égida de Gabriel García Moreno, quien
entre 1860 y 1875, apoyándose en una ideología centralista y teocrática, y
utilizando un aparato represivo ecaz, disciplinará a los caudillos locales y
sentará las bases primordiales para estructurar una unidad nacional y vin-
cularla al mundo europeo”. Es así como García Moreno debe ser visto como
“expresión de la alianza de la clase alta de la Sierra y de la Costa”, que llevó
adelante una tarea compleja:
Consolidar el Estado nacional no solo signicaba imponer la ley y el orden a
cualquier precio. Suponía, además, romper el fraccionamiento de la economía y
permitir un ujo más libre de los factores de la producción, a n de posibilitar
un cierto crecimiento económico y un mejor aprovechamiento de las oportuni-
dades que la coyuntura internacional ofrecía. Implicaba, nalmente, establecer
mecanismos que asegurasen relaciones estables con los centros europeos, polos
dinámicos del nuevo orden internacional que denitivamente se consolidaba.
8
De este modo, quedó establecida una nueva línea que ya no explicaba
la realidad histórica por la acción personal de García Moreno, sus buenas o
malas inclinaciones, sino por su papel como la gura conductora de un pro-
yecto represivo que desarrolla la infraestructura y la banca, y “logra cohesio-
nar económica y administrativamente al país”.
9
Fue un salto adelante en la
interpretación de nuestro pasado, que habría de ser asumida desde entonces
por todos los historiadores profesionales de varias orientaciones ideológicas.
En su obra El poder político en el Ecuador (1977), Osvaldo Hurtado también
asumió una visión renovada del papel de García Moreno, cuya acción política
“constituye el primer intento serio para la creación del ‘Estado Nación’ ”. Esto
se dio con “la creación de una infraestructura física e institucional, sin las cuales
no habría sido posible la modernización del atrasado Ecuador de entonces”.
10
De esta manera, concluye el autor: “a García Moreno le corresponde la creación
de las primeras precondiciones para un desarrollo económico capitalista. Sus
atrasadas ideas político-religiosas contrastan con su avanzado pensamiento
económico que se adelanta en muchos años al de sus atrasados compatriotas”.
11
Cuando en la segunda mitad de la década de los setenta investigaba el
origen de los partidos políticos en el Ecuador, debí tratar previamente la etapa
7. Ibíd., 111.
8. Ibíd., 111, 112.
9. Ibíd., 112.
10. Osvaldo Hurtado, El poder político en el Ecuador (Quito: Ponticia Universidad Ca-
tólica del Ecuador, 1977), 78.
11. Ibíd., 80.
PRO41.indd 205 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015206
de predominio político de García Moreno e inicié constatando que: “La obra de
este caudillo va más allá del punto en que la ha colocado la polémica liberal-ul-
tramontana […] En la medida en que es una tarea histórica, cuyos límites están
dados por los requerimientos estructurales, no puede ser juzgada por las par-
ticularidades de los individuos”.
12
En esa oportunidad, además de desarrollar
extensamente los rasgos fundamentales de la consolidación del Estado, for-
mulé una explicación estructural del régimen garciano y sus contradicciones.
13
De este modo puede establecerse que “El proyecto garciano fue en su
raíz contradictorio, en la medida en que su aplicación y desarrollo iban
acentuando los desajustes entre la estructura económico-social y la esfera
político-ideológica”.
14
Esta interpretación del régimen de García Moreno y
su papel en la consolidación del Estado se encuentra en forma más estructu-
rada en el artículo “Gabriel García Moreno y la gestación del Estado nacional
en el Ecuador” que presenté como ponencia en el seminario internacional
“Dictaduras y dictadores en América Latina”, publicado en la revista Crítica
y Utopía. Decía entonces: “La vigencia del proyecto garciano acentuó a tal
punto las contradicciones que alcanzó a subsistir solamente mientras vivió
el hombre que lo expresaba y dirigía”.
15
En efecto, luego de 1875, los partidarios de García Moreno se dividieron
entre los católicos liberales “progresistas”, modernizadores y partidarios de
la vinculación al mercado externo, frente a los conservadores ultramontanos
que intentaban mantener el poder político en sus manos, aliados al clero,
bajo el régimen “terrorista”. Ese enfrentamiento de herencia garciana se ex-
tendió hasta 1895 en que triunfó la Revolución Liberal, cuyo actor social fun-
damental fue la burguesía comercial y bancaria de Guayaquil.
Cuando se preparó la Nueva Historia del Ecuador, junto con Rafael Cor-
dero, escribimos el “Panorama histórico 1860-1875”. Allí presentamos una
versión de las nuevas interpretaciones que se habían desarrollado sobre el
garcianismo, bajo el criterio de que: “La historiografía moderna intenta de-
12. Enrique Ayala Mora, Lucha política y origen de los partidos en Ecuador (Quito: Uni-
versidad Católica, 1978), 113, 114.
13. “[El] proyecto garciano […] se caracterizó por un rápido salto de modernización de
la estructura de la sociedad; de otro, intentó a través de la política represiva más violenta, la
imposición de una ideología católico-monárquica extremista y retardataria. Junto a la pasión
por el ‘progreso’, la manía medieval de la clericalización. Al lado de los impresionantes ade-
lantos con que se intentaba emular al imperio burgués de Napoleón III, la imposición san-
guinaria del monopolio ideológico de la Iglesia que condenaba el ‘modernismo’, los ‘dere-
chos del hombre’ y hasta las máquinas como ‘satánicos productos del siglo’”. Ibíd., 171-172.
14. Ibíd., 172. (La cita textual que se transcribe es de García Moreno).
15. Enrique Ayala Mora, “Gabriel García Moreno y la gestación del Estado nacional
en el Ecuador”. En Crítica y Utopía, n.
o
5, Dictaduras y dictadores en América Latina (Buenos
Aires: Crítica & Utopía, 1981), 158.
PRO41.indd 206 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 207
terminar el carácter básico de las transformaciones vericadas en cada etapa,
no deniéndolas por la acción de un protagonista individual, sino a base de
las condiciones asumidas por el proceso social”.
16
Se estudió algunos aspec-
tos especícos como las relaciones internacionales de esta etapa: “Comienza
con la solicitud de un protectorado francés para el Ecuador; prosigue con la
declaratoria de dos guerras a Colombia con las consiguientes derrotas para
nuestra patria; sigue adelante con la práctica de una política antiamericana
en los sucesos del Perú y México; y culmina con la condena del proceso de
unicación italiana en el cual García Moreno no quiso ver más que la acción
diabólica de las fuerzas del mal”.
17
Patricio Martínez, muerto prematuramente como Velasco, fue un agudo
analista de la historia del país. Produjo un libro breve de gran contenido
renovador que cuestionó la visión prevaleciente de la trayectoria del Ecua-
dor. Sobre García Moreno dice: “es difícil encontrar opiniones objetivas entre
admiradores y detractores; ambos se han encargado de ocultarnos su reali-
dad histórica”. Entre ellos están algunos escritores de izquierda que “lo han
convertido en una especie de monstruo intrínsecamente maligno”.
18
Decía
Martínez sobre García Moreno:
Veamos sus principales realizaciones: 1. Somete a los caudillos locales a su poder
central, vale decir, fortalece la unidad ideológico-política de la dominación na-
cional. 2. Construye la carretera Quito-Guayaquil y establece seguridades para el
comericio interior. 3. Inicia la construcción de los ferrocarriles Quito-Babahoyo;
Ibarra-El Pailón, Naranjal-Cuenca-Santa Rosa-Zaruma. 4. Inicia las gestiones
con el banquero peruano Aníbal González para las creación del Banco del Ecua-
dor, que será el primer banco con vínculos internacionales que opera en nuestro
país –fundado en 1895– y crea cajas de ahorro en Guayaquil, Quito y Cuenca.
5. Reforma el sistema scal e impone drásticas sanciones contra la inmoralidad
pública. 6. Funda el Observatorio Astronómico, que representó un gran suceso
cientíco de la época. 7. Dicta la Ley de Propiedad Territorial.
19
De allí que “nos encontramos frente a un gobierno favorable al conjunto
de los sectores de poder, pero resueltamente inclinado a favor de los intere-
ses infraestructurales de la burguesía comercial costeña”.
20
Esto, sobre todo
16. Enrique Ayala Mora, “Panorama histórico 1860-1875”. En Nueva Historia del Ecua-
dor. Época Republicana I, vol. 7 (Quito: Corporación Editora Nacional / Grijalbo, 1990), 201.
17. Rafael Cordero Aguilar, “Las relaciones exteriores del Ecuador en el período”. En
Ibíd., 216.
18. Patricio Martínez, Las raíces del conicto. Síntesis del proceso histórico ecuatoriano
(Guayaquil: Universidad Católica Santiago de Guayaquil, 1979), 66.
19. Ibíd., 66.
20. Ibíd.
PRO41.indd 207 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015208
por haber sentado los prerrequisitos de la incorporación del país al merca-
do mundial, especialmente la red bancaria y vial, con un sistema político
“aplastantemente despótico”.
los estudios de la renovación
Los trabajos referidos a la historia nacional que se publicaron desde la
década de los ochenta del siglo XX continuaron en la línea de enfatizar el
análisis estructural del “garcianismo”, dejando de lado la polémica pura-
mente confesional o subjetiva sobre la personalidad del dictador. Mencio-
naré aquí a modo de ejemplo algunos de ellos, sin pretender incluir a todos.
En su obra El mito del populismo en el Ecuador, Rafael Quintero hace breves
referencias a los gobiernos de García Moreno, destacando su esfuerzo para
modernizar la infraestructura de comunicaciones y su participación en el
surgimiento de Banco del Ecuador, entidad a la que el gobernante favoreció
directamente, garantizando su monopolio frente a otros bancos.
21
Posterior-
mente, en una obra escrita en conjunto con Erika Silva, niegan la tesis de que
el proyecto garciano hubiera unicado la nación. Dicen: “a nuestro entender,
no es posible hablar de un proceso de integración nacional con García Moreno,
precisamente por la vía que utilizó el régimen para efectuar la centralización
estaba totalmente divorciada de la creación de mecanismos de consenso en
la sociedad”.
22
Estos autores discrepan con algunas tesis de los trabajos de
la nueva tendencia historiográca, pero se mantienen en la línea de ver el
garcianismo desde una perspectiva estructural, enfatizando aspectos eco-
nómicos y políticos, aunque su interpretación sobre el proceso nacional es
esquemática y bastante ahistórica.
Otro autor que asume una perspectiva renovadora en la caracterización
del régimen de García Moreno es Gonzalo Ortiz Crespo, quien sostiene: “Una
alianza entre una fracción de los terratenientes y la burguesía comercial había
sido exitosamente implementada a través del régimen intensamente personal
y represivo de García Moreno”.
23
Ortiz estudia también la participación del
dictador en las “guerras bancarias” de los años setenta del siglo XIX.
Un importante aporte a los estudios históricos sobre nuestro país fue la
“Colección Ecuador”, impulsada por Juan Maiguashca desde la Universidad
21. Rafael Quintero, El mito del populismo en el Ecuador (Quito: FLACSO, 1980), 83,
126-132.
22. Rafael Quintero y Erika Silva, Ecuador, una nación en ciernes, t. I (Quito: FLACSO /
Abya-Yala, 1991), 135.
23. Gonzalo Ortiz Crespo, La incorporación del Ecuador al mercado mundial (Quito: Cor-
poración Editora Nacional, 1988), 60.
PRO41.indd 208 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 209
de York, Canadá. Su cuarto volumen: Historia y región en el Ecuador, 1830-
1930, contiene varios artículos que destacan el papel del régimen garciano
en los enfrentamientos regionales y el desarrollo del Estado Nacional en el
país.
24
En su artículo, Maiguashca sostiene que no hubo contradicción sino
complementariedad entre la ideología conservadora y el programa moder-
nizante del régimen de García Moreno. Arma que la versión garciana de
la república católica no solo se preocupó de fundamentar el orden social y
político, sino que postuló el ideal de la “modernidad católica”. Rasgos im-
portantes de esa modernidad fueron los aspectos social y económico. Al res-
pecto dice:
También consideró urgente la incorporación de las economías regionales ecuato-
rianas a la economía internacional, así como el establecimiento del libre cambio.
Eso no quiere decir, empero, que fue defensor de un liberalismo económico doc-
trinario. Su meta fue crear una economía nacional uniendo al país con vías de co-
municación y defendiendo al pequeño empresario, sector que con el tiempo pon-
dría las bases de un capitalismo ecuatoriano. Finalmente, receló de la presencia
de capitales extranjeros, particularmente del capital norteamericano. En suma, el
capitalismo católico garciano tuvo un carácter nacionalista muy pronunciado.
25
Los aportes de Maiguashca enriquecieron el debate sobre García Moreno
y el garcianismo desde una perspectiva nueva. Varios otros trabajos asumie-
ron de una manera u otra esa perspectiva. Aunque se reere fundamental-
mente a la región austral del país, el estudio de María Cristina Cárdenas
sobre el progresismo azuayo, contiene interesantes observaciones sobre el
régimen garciano y su proyección regional.
26
Ya desde inicios del siglo XXI las innovaciones logradas por la Nueva
Historia Ecuatoriana llegaron al sistema educativo. Las perspectivas renova-
doras han sido acogidas, aunque solo parcialmente, por el currículum de
la Educación Básica y del Bachillerato. Consecuentemente, también los ma-
nuales educativos han recogido nuevas visiones sobre nuestro pasado, entre
ellas las concepciones sobre García Moreno y el garcianismo, que han supe-
rado las visiones tradicionales.
27
24. Juan Maiguashca, ed., Historia y región en el Ecuador, 1830-1930 (Quito: FLACSO /
CERLAC-York University / IFEA / Corporación Editora Nacional, 1994).
25. Juan Maiguashca, “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del
poder central, 1830-1895”. En Ibíd., 389.
26. María Cristina Cárdenas, Región y Estado nacional en el Ecuador. El progresismo azua-
yo en el siglo XIX (1840-1895) (Quito: Academia Nacional de Historia, 2005).
27. Véase Enrique Ayala Mora, Manual de Historia del Ecuador, Época Republicana (Qui-
to: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional,
2013).
PRO41.indd 209 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015210
Varias obras históricas que han aparecido recientemente, tanto por su
orientación como por el tiempo de su edición, no pueden ser consideradas
como parte de la corriente de la Nueva Historia. Pero han mantenido algu-
nas de las interpretaciones de la renovación histórica. En un libro de reciente
aparición de Fernando Hidalgo, La República del Sagrado Corazón, el autor se
propone “exponer toda la complejidad del ethos tradicionalista, sus diná-
micas, sus contradicciones e incongruencias”.
28
La obra cubre un siglo de
nuestra historia, pero varios acápites se reeren en forma especíca a diver-
sos aspectos del régimen garciano. Carlos Espinosa, en su visión general de
la Historia del Ecuador, de corte positivista, caracteriza a García Moreno de
esta manera: “no buscaba retornar al pasado colonial de estamentos, monar-
quía y estancos. Anhelaba el crecimiento económico y progreso tecnológico,
pero estaba convencido de que esos objetivos requerían de un gobierno au-
toritario y de la vigilancia moral y ligazón social de la Iglesia”.
29
contribuciones desde el exterior
Gabriel García Moreno es el ecuatoriano del que más biografías se ha es-
crito. Buena parte de ellas son obra de autores extranjeros que, desde el siglo
XIX, se acercaron a nuestra historia con una alta carga de interés. La Nueva
Historia Ecuatoriana surgió dentro del país, pero también tuvo importante
inuencia de obras producidas y publicadas en el exterior. Entre ellas, hay
varias que se reeren a García Moreno y al garcianismo, que han hecho apor-
tes signicativos. Mencionaremos aquí a varias de las más importantes, sin
que fuera posible referirnos a todas.
El libro Jerusalén y Babilonia: religión y política en el Ecuador 1780-1880, de
Marie-Danielle Demélas e Yves St. Geours es, sin duda, una de las obras ca-
pitales.
30
Una buena parte de ella está referida al régimen garciano, en cuyo
análisis los autores hacen un signicativo esfuerzo de investigación biblio-
gráca y archivística, pero también de originalidad para explicar una reali-
dad en que persistieron la cultura tradicional y concepciones sobre la vida
y la sociedad imbuidas de religiosidad y milenarismo, con las cuales había
que levantar la nación.
28. Fernando Hidalgo Nistri, La República del Sagrado Corazón. Religión, escatología y
ethos conservador en el Ecuador (Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador /
Corporación Editora Nacional, 2013), 15.
29. Carlos Espinosa, Historia del Ecuador en el contexto regional y global (Barcelona:
Lexus, 2010), 514.
30. Marie-Danielle Demélas e Yves St. Geours, Jerusalén y Babilonia. Religión y política
en el Ecuador 1780-1880 (Quito: Corporación Editora Nacional / IFEA, 1988).
PRO41.indd 210 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 211
Los autores consideran a Gabriel García Moreno “confrontado al desafío
casi insensato de hacer un Estado-nación de un espacio trabajado por poten-
tes fuerzas centrífugas, buscó en la religión católica, apostólica y romana el
cimiento indispensable para su proyecto: paralelamente, hasta el misticismo,
consideró la política, la situación de su país, su propia existencia de hom-
bre público, como llenas de trascendencia religiosa”.
31
Fue así como tanto el
personaje como su acción pública provocaron fuertes conictos. Luego de
revisar sus orígenes y su inicial participación política, los autores estudian
las inuencias en el pensamiento garciano, que incidieron en su acción de
gobierno: la tradición española, el derecho natural, las posturas contrarrevo-
lucionarias francesas, el misticismo extremista y las tendencias románticas,
racionalistas y positivistas.
Luego analizan la visión que tenía del país el dictador, que lo vio como
el espacio en que se enfrentaban el bien y el mal. Desde esta perspectiva se
comprende que la relación Estado-Iglesia era muy compleja. En realidad, “la
Iglesia católica no estaba destinada solamente a inspirar a un Estado clerical,
ella fue en realidad el instrumento de un proyecto nacional con miras a la
consolidación del Estado”.
32
García Moreno se empeñó en instaurar en el
país “el reino social de Cristo”. Para ello instauró un sistema inclusivo, inte-
grador, autoritario y cumplió el papel del “caudillo”, que la obra examina in
extenso. El libro analiza también el papel de las regiones, los caminos, el mer-
cado nacional, los bancos y la reforma religiosa. Al n, analiza el “martirio”
del caudillo y su impacto en la visión nacional.
Marie-Daniélle Demélas complementa los aportes hechos en su obra
conjunta con St. Geours, en su extenso libro La invención política, en que hace
un estudio comparativo de Bolivia, Perú y Ecuador en el siglo XIX.
33
El én-
fasis de la obra es la formación de la nación en las repúblicas andinas. Por
eso estudia las continuidades coloniales y las rupturas independentistas, el
enfrentamiento regional, las percepciones sobre la democracia, la soberanía
popular y la presencia indígena, la acción de los ejércitos, el papel de la edu-
cación y de las instituciones. En todo ello la gura de García Moreno es fun-
damental. El “modernismo ambiguo” de su régimen lleva al caudillo a optar
por la “vocación del martirio”.
34
Esta se vio conrmada con su truculento
asesinato el 6 de agosto de 1875.
Desde los años setenta se escribió bastante sobre García Moreno, pero
pasó un poco más de una década hasta que apareció una obra que podría-
31. Ibíd., 129.
32. Ibíd., 163.
33. Marie-Daniélle Demélas, La invención política. Bolivia, Ecuador, Perú en el siglo XIX
(Lima: IEP / IFEA, 2003).
34. Ibíd., 451.
PRO41.indd 211 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015212
mos llamar de síntesis sobre la nueva visión del personaje y su papel social y
político. En 1987 se publicó en Madrid un pequeño libro que cumplió ese pa-
pel: Gabriel García Moreno de Pilar Ponce.
35
La obra se publicó en formato “de
bolsillo” con alrededor de 150 páginas porque estaba destinada a un público
amplio. La autora esboza una visión general, no por ello menos rigurosa e
informada, de un tema que ve de esta manera:
En la actualidad, desde el punto de vista político, García Moreno tiende más
bien a convertirse en un mito académico. Frente a otras guras cuya vigencia en
la vida del país resulta evidente –véase el caso de Eloy Alfaro, por ejemplo– los
estudios históricos que analizan su obra con voluntad revisionista vienen po-
niendo de maniesto su decisiva intervención en el proceso de consolidación del
Estado. Atiende sobre todo a las transformaciones vericadas en ese momento
histórico y enmarcan al hombre en los conictos sociales, económicos y políticos
que atravesó el siglo XIX ecuatoriano.
36
La obra arranca con las raíces del personaje y su contexto histórico, su
iniciación política, enfrentamientos y alianzas. Luego estudia la personali-
dad de García Moreno y su camino al poder. La mayor parte del texto está
dedicada al análisis de sus dos administraciones (1861-1865 y 1869-1875).
Concluye con el asesinato del caudillo. El libro ofrece una ágil y equilibrada
visión de conjunto, sin notas de pie de página, lo cual trae el grave problema
de que las numerosas citas que hace no tienen referencia ni de autor ni de
obra.
37
Pese a este inconveniente, empero, el libro conserva su valor como
perspectiva general.
En 2001, Derek Williams, profesor de la Universidad de Toronto, publicó
el artículo “Assembling the ‘Empire of Morality’: State Building Strategies in
Catholic Ecuador, 1861-1875”.
38
Allí estudia los esfuerzos del gobierno ecua-
toriano, controlado por García Moreno, por construir “una nación verdade-
ramente católica” entre 1861 y 1875. Analiza la imposición de iniciativas cen-
tralizadoras de moralidad y religiosidad con un intento de armonización de
las autoridades civil y eclesiástica, un conictivo reajuste de los límites de las
competencias de ambas y la ampliación del poder del clero. Dice Williams
que, bajo del liderazgo autoritario de García Moreno, “su experimento de
formación del Estado fue notablemente exitoso. El poder municipal fue cen-
35. Pilar Ponce, García Moreno (Madrid: Historia 16 / Quorum, 1987).
36. Ibíd., 9, 10.
37. Este es un problema ya que las citas, que están impresas en cursiva para distin-
guirlas del texto de la autora, no se sabe a quién pertenecen. Con ello se puede llegar a
confundir a los lectores y se les priva de una referencia para ulterior lectura.
38. Derek Williams, “Assembling the ‘Empire of Morality’: State Building Strategies
in Catholic Ecuador, 1861-1875”. Journal of Historical Sociology 14, n.
o
2 (junio 2001): 149.
PRO41.indd 212 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 213
tralizado, subordinando la inuencia de las élites en la política provincial”.
Su mayor éxito como constructor del Estado “fue la inserción del Ejecutivo
como el único árbitro entre la Iglesia y la autoridad civil local”.
39
En un artículo posterior, “La creación del pueblo católico ecuatoriano
(1861-1875)”, Williams estudia el proyecto de García Moreno, ultracatólico
y modernizante al mismo tiempo.
40
Pone especial énfasis en dos aspectos
poco estudiados: los esfuerzos por educar a las mujeres para reforzar la
identidad nacional católica del país, y la formación de “indígenas piadosas”
para fomentar el “progreso” y hacer de ellos una fuerza laboral diligente y
maleable. El texto pone de relieve el papel central de la religiosidad para la
construcción de la nación.
Si se debe reconocer a una persona de fuera del país como especialista
en el Ecuador del siglo XIX, y particularmente en García Moreno, esa es Ana
Buriano Castro, investigadora del Instituto Mora de México, quien ha pro-
ducido varios trabajos sobre nuestro país. En esta oportunidad no vamos a
referirnos a todos, sino a dos de ellos que tienen directa relación con el tema
de este trabajo.
Ana Buriano publicó en 2008 su libro Navegando en la borrasca. Construir
la nación de la fe en el mundo de la impiedad, Ecuador, 1860-1875.
41
Este es un
trabajo de gran aliento, de los más notables que se han producido sobre el
garcianismo, no solo por lo acertado de varias de sus interpretaciones, sino
también por el enorme trabajo de investigación de fuentes bibliográcas y
primarias tanto ya conocidas como enteramente nuevas que utiliza. Ese es,
por ejemplo, el caso de los periódicos de la etapa. Como su título lo sugiere,
la obra aborda el proceso de construcción del proyecto nacional ecuatoriano
en los quince años que García Moreno dominó la escena pública del país.
El libro no se estructura a partir de la biografía de García Moreno, sino
desde los elementos centrales de su proyecto político. Inicia con el análisis
de la dinámica regional de un país pequeño y desarticulado como el Ecuador
decimonónico. Luego estudia la institucionalización del proyecto a través de
la aprobación y vigencia de las constituciones de 1861 y 1869, que marcan
los momentos en la dominación garciana, como “dos diferentes instancias
de salvación nacional”, por las características que dan al Estado. El siguiente
acápite enfrenta las relaciones Estado, Iglesia y educación, con los conictos
que ellas trajeron. Por n, analiza el contenido del discurso garciano y la
39. Ibíd., 167.
40. Derek Williams, “La creación del pueblo católico ecuatoriano (1861-1875)”. En
Cultura política en los Andes, ed. por Cristóbal Aljovín de Lozada y Nils Jacobsen (Lima:
Universidad de San Marcos / Cooperación Regional Francesa / IFEA, 2007), 319.
41. Ana Buriano, Navegando en la borrasca. Construir la nación de la fe en el mundo de la
impiedad, Ecuador, 1860-1875 (México: Instituto Mora / Historia Internacional, 2008).
PRO41.indd 213 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015214
construcción de la República consagrada al Corazón de Jesús, especialmente
desde la prensa.
La autora constata que “Entre todos los esfuerzos que desarrolló García
Moreno para impulsar su proyecto modernizador e integrador de la nación,
el más exitoso y el más conictivo fue la alianza que logró con la Iglesia
católica”. Pero, “para convertir a la Iglesia en el Estado de reserva de su pro-
yecto de organización nacional era imprescindible dominar esa corporación.
García Moreno estaba convencido de que no podría alcanzar ese propósito
con un clero ltrado por el mundo político, disoluto, aseglarado e ignorante,
al que consideraba una verdadera rémora para el progreso”.
42
Por eso se
empeñó en obtener del Vaticano la autoridad para la reforma religiosa, un
elemento central del Concordato.
Hay que considerar que “El mundo católico ecuatoriano no era dócil ni
tan listo ni homogéneo como podría aparecer a primera vista, sino que com-
partía las inquietudes que afectaban a la Iglesia universal del siglo XIX”.
43
Por ello fue grande el conicto con los religiosos, especialmente con los do-
minicos. La represión al clero “relajado” acompañó al esfuerzo moderniza-
dor. “Pese a las resistencias, García Moreno proclamaba, desde 1861, la nece-
sidad de sacar al país de la anarquía, de civilizarlo y acercarlo al ‘espíritu del
siglo’, es decir, modernizarlo”.
44
Sin poder mencionar todos los temas que la obra aborda, vale la pena
destacar al menos un aspecto original. Dice la autora: “El garcianismo utilizó
todos los medios para asegurar la continuidad de su proyecto: la represión,
la reforma de la Iglesia, el cambio del marco institucional y la mística discur-
siva”. Y poco más adelante hace notar que “el proyecto garciano logró soste-
nerse en el poder en función de su gran capacidad inclusiva y adaptativa, no
solo represiva”. Centró su acción “apelando a la capacidad integradora del
catolicismo. Claro que ello no era del todo suciente en un mundo ‘abatido
por la impiedad’. Había que convencer que catolicismo y civilización eran
consustanciales”.
45
La autora enfatiza en que el garcianismo no solo se man-
tuvo por la represión, como es la idea general, sino que lo hizo también por
la fuerza integradora del mensaje católico.
En suma, esta obra “se inscribe en las corrientes historiográcas que re-
valoran las culturas políticas latinoamericanas y aprecia a los conservadores
de este país andino, como una fuerza dúctil e innovadora que, pese a su ágil
dinámica, fue insucientemente poderosa para remar a contracorriente de
42. Ibíd., 209.
43. Ibíd., 263.
44. Ibíd., 297.
45. Ibíd., 334, 336.
PRO41.indd 214 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 215
las fuerzas a las que se enfrentaba”.
46
Personalmente, estoy de acuerdo con
esto último, pero me parece que la autora pone un énfasis excesivo y unila-
teral en la naturaleza “innovadora” y modernizante del conservadorismo,
cuando debería considerar que tuvo también muy fuertes elementos pro-
fundamente reaccionarios y regresivos, muy típicos del catolicismo del siglo
XIX. Esta, me parece, es la principal limitación del libro.
En 2011 Ana Buriano editó una selección de artículos del periódico El Na-
cional, publicados entre 1872 y 1875.
47
Allí incluye textos que fundamentaban
la lucha por promover el progreso del país y construir “una nación enfrenta-
da al mundo de la impiedad”. Para ello se pretendía “inventar” una nación
nueva. Así lo demuestran los escritos de Juan León Mera, Manuel José y Eloy
Proaño y Vega, tres de los más destacados ideólogos del garcianismo, que
el libro transcribe. Especialmente se debe poner atención en el texto: “¿Qué
somos, qué podemos?” del último autor mencionado, hombre de conanza
de García Moreno, que delinea los ejes de su proyecto.
48
En 2010 se publicó en Quito el libro de Peter V. N. Henderson, Gabriel
García Moreno y la formación de un Estado conservador en los Andes.
49
Se trata
de un estudio cuidadosamente realizado, con amplio sustento en fuentes
impresas y documentos originales, sobre todo epistolares, que ofrece una vi-
sión de corte empirista sobre la vida y obra del discutido presidente, escrita
por un académico que simpatiza con sus posturas católicas y conservadoras,
hace esfuerzos por destacar su inmensa obra material y su proyecto político,
pero reconociendo los yerros, limitaciones y exageraciones del caudillo.
Henderson se propone demostrar que García Moreno fue un político
conservador “inusual”. Impulsó un Estado conservador en lo ideológico,
pero modernizante y hasta liberal en lo material. Por ello, “primero y ante
todo él creía en una cultura católica omnipresente que gozaría del apoyo
popular y unicaría a la nación tanto espiritual como políticamente”. Pero
en otro aspecto: “García Moreno simpatizaba más con la teoría económica
liberal que reconocía la importancia del libre mercado, del progreso y del
desarrollo. Al igual que la mayoría de los líderes del siglo diecinueve, García
Moreno creía que la participación de la nación en la economía internacional
46. Ibíd., texto de contratapa.
47. Ana Buriano Castro, compiladora, El “espíritu nacional” del Ecuador católico: artícu-
los selectos de El Nacional, 1872-1875 (México: Instituto Mora, 2011).
48. Ibíd., 69.
49. Peter V. N. Henderson, Gabriel García Moreno y la formación de un Estado conservador
en los Andes (Quito: CODEU, 2010). El libro fue originalmente publicado en inglés: Ga-
briel García Moreno and Conservative State Formation (Austin: The University of Texas Press,
2008).
PRO41.indd 215 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015216
sería beneciosa”.
50
El autor acepta que el proyecto garciano fue complejo
y tuvo a la Iglesia como uno de sus sustentos centrales, pero arma que, al
nal, no fue exitoso:
En última instancia, el uso de la fe como el eje del proyecto de construcción de la
nación fracasó por dos razones principales. Primera, el plan no tomaba en con-
sideración las variaciones regionales y culturales. A pesar de que muchos ecua-
torianos compartían la visión de García Moreno sobre la formación del Estado,
había también muchos otros que no la compartían. Segunda, García Moreno sim-
plemente no tenía mucho tiempo. Para que el programa tuviera éxito, se requería
de su aplicación constante en por lo menos toda una generación.
51
En el desarrollo de su obra, el autor hace un recuento bastante ordenado
de la vida y la inmensa obra de su personaje, con abundantes citas de publi-
caciones y documentos, unos ya conocidos, otros publicados o comentados
por primera vez. Es destacable, por ejemplo, el amplio uso de la correspon-
dencia diplomática y consular de Estados Unidos sobre Ecuador. Henderson
llama la atención sobre un tema interesante y poco tratado, cuando arma
que “no hubo mayor reto para la nación católica que el creciente número de
protestantes residentes en Quito y Guayaquil”.
52
Me parece que el reto más
fuerte y peligroso fue el liberalismo, pero el tratamiento que da a la presencia
del protestantismo es muy interesante.
Como todo historiador formado en el positivismo, Henderson es cuida-
doso con las fuentes y datos. Pero comete equivocaciones respecto de perso-
nas y situaciones puntuales.
53
También tiene confusiones como aquella entre
adoptar el “federalismo” y promover la descentralización en la estructura
del Estado. La traducción de su libro al castellano es muy legible pero des-
cuidada.
54
Pero la limitación fundamental de la obra está es su debilidad
teórica para el tratamiento de conceptos como “nación” y “Estado”. El au-
tor cita clásicos como Benedict Anderson o Eric Hobsbawm y abundantes
autores ecuatorianos, pero no logra ofrecer una visión clara y precisa de lo
que sería un estado nacional conservador o una “nación católica”. El uso del
50. Ibíd., 80, 81.
51. Ibíd., 313.
52. Ibíd., 172.
53. Por ejemplo, dice que el sacerdote secular chileno José Ignacio Eyzaguirre Portales
era jesuita (90). También arma que García Moreno no cuenta con un monumento en Gua-
yaquil (309). He detectado al menos una docena de errores de este tipo.
54. Al parecer se realizó la traducción sin confrontarla con los documentos y las deno-
minaciones originales en castellano, volviéndolos a traducir de su versión para el texto en
inglés. El libro dice, por ejemplo: “Gobierno provisional”, cuando se llamaba “Gobierno
provisorio”, o Ministro “del Tesoro”, cuando la denominación era “Hacienda”, así como
“Ministro de Gobierno”, por “Interior”.
PRO41.indd 216 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 217
concepto “nacionalismo adaptativo” es confuso y dispersa más su intento
de explicación. Sin embargo, por ello no debemos dejar de reconocer que su
obra tiene aportes signicativos y que su lectura es importante para quien
quiera entender el Ecuador del siglo XIX.
En la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza, Argentina), donde Ar-
turo Andrés Roig dejó sembrando inquietudes e intereses académicos sobre
el Ecuador, que fue su país adoptivo, la profesora Beatriz Conte de Fornés
publicó en 2013 el libro Gabriel García Moreno: la historia y la historiografía.
55
Este es producto de una investigación historiográca sobre las interpretacio-
nes de diferentes obras sobre García Moreno. La autora parte de varias con-
sideraciones sobre la historia, la historiografía, el discurso y el trabajo histo-
riográco. Luego esboza una visión histórica breve desde la época aborigen
hasta mediados del siglo XIX. A continuación estudia la biografía escrita por
el padre A. Berthe, la del argentino Manuel Gálvez, la de Benjamín Carrión
(El santo del patíbulo) y, por n, analiza los textos más recientes de Ponce y de
Demélas y St. Geours.
El trabajo es bien informado. Sobre todo debe destacarse que la autora
ha hecho una enorme revisión bibliográca de publicaciones ecuatorianas y
de otras de distinta procedencia. Y también ha realizado un esfuerzo para la
elección de las obras que estudia con el criterio de su relevancia, aunque de
hecho resulta desigual, ya que no ofrece una visión completa de la historio-
grafía sobre el garcianismo, como el título promete.
El libro de Berthe es la primera y principal apología del “gobernante
cristiano”, aunque tiene muchas armaciones que no corresponden a la rea-
lidad histórica. La biografía de Manuel Gálvez se ha reputado siempre como
una de las más equilibradas de entre las que simpatizan con García Moreno
y la implantación del “orden cristiano”.
56
El santo del patíbulo de Benjamín
Carrión es la diatriba contra el “tirano” que mayor impacto ha tenido en
el Ecuador, y aunque no es un libro de historia sino de polémica, debe ser
caracterizado, como la autora lo hace: “un ejemplo al revés”.
57
La elección
de las obras de Ponce y Demélas y St. Geours también es interesante, ya que
aportan un breve panorama de síntesis el uno, y el otro novedosas interpre-
taciones desde el análisis estructural.
55. Beatriz Conte de Fornés, Gabriel García Moreno: la historia y la historiografía (Mendo-
za: Universidad Nacional de Cuyo, 2013).
56. Quizá debe añadirse que resulta interesante que la autora haya estudiado la obra
de este novelista argentino de la primera mitad del siglo XX, partidario de la restauración
conservadora América Latina, que tuvo inuencia en Ecuador y otros países del subcon-
tinente.
57. Conte de Fornés, Gabriel García Moreno…, 368.
PRO41.indd 217 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015218
Haber escogido solo esos autores, empero, ofrece una visión unilateral en
la que pareciera que los estudios sobre García Moreno, sobre todo los recien-
tes, se han hecho “desde afuera”. Berthe era francés y vivió en Francia; Gal-
vez fue argentino; Demélas y St. Geours también son franceses; y Pilar Ponce
es ecuatoriana, asentada desde hace muchos años en España. Tal pareciera
que aquí dentro del Ecuador solo Carrión y su “contravisión” tradicional
son los únicos referentes. La verdad, sin embargo, es que el principal y más
rico debate sobre García Moreno se ha dado siempre en el Ecuador, inclusive
durante los últimos años, como este trabajo lo deja en claro. Fue aquí y no
en otra parte, con Velasco como pionero, que se inició la reconceptualización
del papel de García Moreno desde las nuevas perspectivas historiográcas.
La autora dice que elegir obras de diversa línea sobre el tema garcia-
no permite una visión amplia e informada. “Desde el punto de vista histo-
riográco, dice, al haber generado su estudio fuertes controversias, nos ha
permitido mostrar la multiplicidad de interpretaciones realizadas sobre el
mismo fenómeno a partir de los mismos hechos comprobados. Ello nos ha
llevado a reexionar acerca de cómo lleva a cabo el historiador la tarea de
reconstrucción de lo acontecido”.
58
Lo que implica reconocer que quienes ha-
cen historia pueden ofrecer importantes aportes al conocimiento del pasado
desde varias perspectivas, pero, de todas maneras, la visión del historiador
es siempre parcial y referida a su propio tiempo.
Persistencia de la interPretación tradicional
Desde los años ochenta los estudios más serios y profesionales superaron
la disputa que explicaba la historia a través de caracterizar a García Moreno
como benefactor de la nación o terrible tirano, como santo o demonio. Pero
en ciertos medios católicos o laicos la anticuada disputa siguió. El padre Se-
vero Gomezjurado, por ejemplo, continuó la campaña para su canonización
iniciada en 1939. Siguió publicando su extensa biografía, llegando hasta el
tomo 10. Al nal se dedicó a rebatir a los adversarios y divulgar los milagros
que el “venerable” don Gabriel había realizado, para cumplir los requisitos
de su santicación.
59
Cuando en 1975 se iba a cumplir un siglo de la muerte de García More-
no, se reactivó el interés, tanto más que su cadáver, que había estado oculto
por años, fue descubierto y trasladado solemnemente a la Catedral Metro-
58. Ibíd., 382.
59. Severo Gomezjurado, Vida de García Moreno, 1875-1879, t. X (Quito: Fray Jodoco
Ricke, 1971).
PRO41.indd 218 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 219
politana. El más entusiasta propulsor del descubrimiento y del homenaje
al caudillo, Francisco Salazar Alvarado, hizo varias publicaciones exaltando
su memoria, entre ellas Encuentro con la historia, García Moreno, líder católico
de Latinoamérica.
60
En esta obra cuenta la historia del descubrimiento de los
restos de García Moreno en el Monasterio de Santa Catalina y su traslado
a la Catedral, recuerda los asesinatos del presidente y el arzobispo Checa,
hace un recuento de la obra material de los gobiernos garcianos y transcribe
numerosas opiniones laudatorias sobre el personaje, entre ellas, varias de
sus conocidos adversarios.
En un nuevo libro: Gabriel García Moreno, descorriendo el velo de la verdad,
Salazar Alvarado transcribe los pronunciamientos adversos a un progra-
ma de televisión que hizo una paupérrima y simplona caricatura del “gran
tirano”.
61
Aprovecha la oportunidad para volver a publicar la defensa de su
tío, el general Francisco Javier Salazar, implicado en el crimen del 6 de agos-
to, y varios escritos adicionales que deenden al garcianismo. En esta obra,
Salazar incluyó textos de personas que se inscriben en la nueva historiogra-
fía, pero su objetivo es francamente apologético.
Cuando en la elección presidencial de 1984 ganó la derecha, algunos vie-
ron la necesidad de reeditar la obra García Moreno, el santo del patíbulo de
Benjamín Carrión.
62
La reedición tuvo cierto éxito y sirvió de nuevo para
caracterizar a la derecha de autoritaria y violadora de derechos. Pero trajo
también un retroceso en el debate, que volvió a centrarse en la genialidad
o psicopatía del personaje para explicar la historia. Dos años después, la
misma editorial publicó una nueva versión ilustrada de la Historia de la Re-
pública de Alfredo Pareja Diezcanseco.
63
La obra de Pareja es un clásico, pero
se centra en el tradicional debate laico-católico. Y, en lo que se reere a García
Moreno, mantiene tesis que los nuevos enfoques habían ya superado.
64
Este
libro también reactivó la interpretación tradicional sobre el garcianismo.
Hay otros casos en que se reeditó el antiguo enfrentamiento sobre Gar-
cía Moreno, pero, para respetar el limitado espacio, solo añadiremos el libro
Historia de una polémica que, a inicios del siglo XXI, dedicó más de quinientas
60. Francisco Salazar Alvarado, Encuentro con la historia. García Moreno, líder católico de
Latinoamérica (Quito: Artes Grácas Señal, 2005).
61. Francisco Salazar Alvarado, Gabriel García Moreno, descorriendo el telón de la verdad
(Quito: Fundación Jesús de la Misericordia, 2009).
62. Carrión, García Moreno
63. Alfredo Pareja Diezcanseco, Historia de la República (Quito: El Conejo, 1986). La
obra se publicó en fascículos, que luego fueron recogidos en tres tomos.
64. Ahora ya es una anécdota, pero los personeros de esa editorial de corte progresista
publicaron la obra de Pareja para “contrarrestar” la inminente aparición de la Nueva His-
toria del Ecuador (1989), que superó el tipo de historia que Pareja escribía.
PRO41.indd 219 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015220
páginas a la disputa sobre si García Moreno debía o no tener un monumento
en su ciudad natal.
65
El asunto no debió ser objeto de discusión, ya que pare-
ce sensato que un hombre notable debería tenerlo. Pero hasta no hace mucho
hubo quien pensó que García Moreno es un traidor inmoral que no merece
reconocimiento. Semejante anacronismo es prueba de que las viejas disputas
son persistentes y se niegan a morir.
La más reciente muestra de la persistencia de la interpretación tradi-
cional es el libro de Hernán Rodríguez Castelo, García Moreno.
66
La obra se
presenta como “una biografía extraordinaria de un hombre extraordinario,
escrita por un investigador también extraordinario”.
67
Pero solo logra ser
una repetición extensa y farragosa, aunque escrita en correcto castellano, de
las interpretaciones conservadoras que dominaron la cultura de la derecha
hasta mediados del siglo pasado:
La biografía cubre las diversas etapas de la trayectoria de García Moreno. Pone
especial énfasis en su formación, sus acciones políticas opositoras y, sobre todo,
la inmensa obra material de sus dos gobiernos. El libro retoma la postura de au-
tores como Berthe, Gálvez, Pattee y Gomezjurado. Pero no toma en cuenta el re-
planteamiento ni los importantes debates que han surgido sobre García Moreno
y su obra a partir de los años setenta, con la nueva corriente historiográca que
ha logrado superar viejas contradicciones y discusiones anacrónicas, haciendo
un esfuerzo de explicar el pasado desde el papel social de los protagonistas.
68
El libro usa muchas referencias bibliográcas, algunas citas de prensa,
del epistolario del protagonista y varios de sus contemporáneos. Pero no es
producto de una nueva investigación de fuentes, como puede esperarse de
un trabajo de mil páginas, que pretende ser la obra canónica sobre el tema.
69
Sin embargo, las largas consideraciones y reiteraciones sobre asuntos poco
relevantes, las numerosísimas citas, muchas de ellas demasiado extensas y
francamente innecesarias, no logran ofrecer una visión del medio social y
económico en que vivió e inuyó García Moreno. En realidad, tampoco lle-
gan a presentar una perspectiva general del protagonista. Una lamentable
65. René Andrade Moreno, ed., Historia de una polémica. Batalla por un monumento (Qui-
to: Producción Gráca, 2006).
66. Hernán Rodríguez Castelo, García Moreno (Quito: Paradiso, 2014).
67. Ibíd., contratapa.
68. Véase sección “solo liBros / referencias”, en este número de Procesos: revista ecua-
toriana de historia, 249.
69. Hay mucho que investigar sobre García Moreno y su régimen. Los archivos del
antiguo Ministerio del Tesoro, de las escribanías y comisarías no han sido trabajados sis-
temáticamente y arrojarían mucha luz, sobre todo respecto de la vida social y económica,
que permanece muy desconocida.
PRO41.indd 220 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 221
incapacidad de síntesis, rara en un autor que la ha hecho, y brillantemente,
en otros casos.
Como lector, he aprendido de los grandes escritores de biografía que esta
debe evitar el amontonamiento de extensos documentos y debe dar a los lec-
tores una visión de las relaciones del personaje con el entorno en que le tocó
vivir. Quizá es una demanda subjetiva, pero eso es lo que esperaría de una
obra de esa índole. Si debiera opinar sobre lo que la obra podría haber sido,
diría que si el autor la escribió a propósito de la historia de la literatura que
está escribiendo, quizá hubiera podido eliminar setecientas páginas sobre lo
que ya dijeron autores anteriores y dedicar las trecientas restantes a un es-
tudio sobre García Moreno como escritor, que no existe, y que, ciertamente,
podría hacerlo con gran solvencia Rodríguez Castelo, notable intelectual y
crítico.
El autor pretende dar una visión actual, pero no aprecia, en algunos ca-
sos ni menciona, lo que desde la historia crítica reciente, dentro y fuera del
país, se ha escrito y pensado sobre García Moreno y su régimen en los últi-
mos cuarenta años. Aparte del libro de Henderson, que cita constantemente,
la mayoría de las obras de la renovación histórica comentadas en este trabajo
ni siquiera son objeto de una referencia. En realidad, el libro no ofrece, como
se anuncia, “un García Moreno para el siglo XXI”, sino “una bien organiza-
da, aunque nada original, reiteración de las visiones que hasta hace medio
siglo formularon sobre la vida del caudillo conservador sus más ilustrados
simpatizantes, desde la perspectiva de la historiografía tradicional”.
70
las novelas
En este corto estudio, relativo a la producción histórica de las últimas
décadas sobre García Moreno, no deberían incluirse las obras de creación
literaria. Sin embargo, de una manera u otra, las novelas que han aparecido
en este tiempo han inuido, en algunos casos más que buena parte de los
estudios históricos, en la imagen que se ha proyectado del personaje en la
sociedad ecuatoriana. Por ello, sin ánimo de realizar aquí un ejercicio de crí-
tica literaria, vamos a hacer una brevísima mención de tres obras relevantes.
Luis Zúñiga, que en 1991 había publicado su exitosa novela histórica
sobre Manuela Sáenz, presentó en 1997 su novela Rayo, cuyo personaje cen-
tral es el principal autor del “tiranicidio” del 6 de agosto de 1875.
71
El autor
esboza la compleja personalidad del talabartero colombiano, que vivía ob-
70. “solo liBros / referencias”…
71. Luis Zúñiga, Rayo (Quito: Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1997).
PRO41.indd 221 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015222
sesionado por penetrar en las selvas orientales, que había sido arrancado de
ellas por García Moreno, quien no solo no lo dejaba volver, sino que había
forzado al adulterio a su esposa. Odiándolo por ese doble motivo, se mete
en la conspiración contra el tirano y lo mata a machetazos a medio día frente
al Palacio Nacional, pero es asesinado inmediatamente por el negro Manuel
López, un soldado con quien tenía una rivalidad personal. García Moreno
no es el personaje principal de la trama, pero aparece en ella como el dicta-
dor sanguinario que gobierna el país con mano dura y sin escrúpulos. Esta
novela “histórica” se asienta en una falsedad, ya que García Moreno no fue
amante de la mujer de Rayo, pero articula bastante bien la creación literaria
con los datos de la realidad de entonces. No atropella los hechos y logra ofre-
cer una buena imagen de la sociedad y la cotidianidad.
Alicia Yánez Cossio era una conocida novelista con varias obras bien
comentadas por la crítica cuando publicó Sé que vienen a matarme.
72
Si por el
prestigio de la autora la nueva novela tuvo lectores, desde el principio hubo
críticas fuertes. Aunque así lo sugiere el título, no se ocupa del asesinato de
García Moreno, al que dedica pocas páginas, sino que es un intento de hacer
una biografía del personaje, sin esfuerzo creativo, con errores frecuentes y
notables. Es todo menos la “magistral recreación de uno de los períodos más
turbulentos de la historia republicana”, como se la anuncia.
73
La novela hace
una pobre y deformada caricatura de su protagonista y no logra mostrar
aspectos centrales del ambiente social y político del Ecuador del siglo XIX.
No combina adecuadamente la creación artística con el rigor de los hechos y
procesos, como debe hacerlo toda novela histórica. No hubiera tenido mayor
trascendencia, pero la novela fue base de un programa de televisión con tan
alta audiencia como desastroso contenido.
74
En toda la novela, que a ratos
parece más crónica de prensa, se extraña la calidad con que la autora carac-
teriza a los personajes en otras obras suyas.
Expiación de Juan Ortiz García es un texto muy trabajado.
75
La novela fue
cuidadosamente escrita, con una amplia recolección de datos y referencias
sobre los hechos. El autor parece haber hecho un notable esfuerzo para no
cometer errores históricos, pero, aunque esto es necesario y viene a ser uno
de los ejes de lo que debe ser una novela histórica, parece que la idea ja de
culpar a un protagonista limitó la creación literaria. El principal eje de la tra-
ma es el odio que desde muy temprano desarrolló Francisco Javier Salazar
72. Alicia Yánez Cossío, Sé que vienen a matarme (Quito: Paradiso, 2001).
73. Ibíd., contratapa.
74. Un comentario sobre este programa aparece en Enrique Ayala Mora, “Sé que vienen
a matarme: el mal uso de la historia”. Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.
o
29 (I semes-
tre 2009): 111.
75. Juan Ortiz García, Expiación (Quito: Paradiso, 2012).
PRO41.indd 222 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 223
por García Moreno, cuyo asesinato planica desde el poder, como ministro
de su gabinete. La preparación del crimen por sus diversos actores está bas-
tante bien relatada en la novela. El autor combina la abundante información
con imaginación creativa. Luego de haber estudiado el tema, estoy conven-
cido de que Salazar estuvo implicado en el asesinato y en su encubrimiento.
Sin embargo, volverlo el titiritero que maneja todos los hilos, sin apreciar
debidamente la acción y las motivaciones de los conjurados, resulta muy
forzado. El texto trata de “alta política” y es presentado como “la novela de-
nitiva sobre el poder, la traición y la conjura”.
76
Pero tiene una imagen más
bien simple y subjetiva de las complejidades del poder. A García Moreno no
lo asesinaron solo por envidia. Su obra y su muerte fueron parte de un pro-
ceso social y político que debe ser adecuadamente comprendido.
La novela es elemento privilegiado de la visión del pasado que se da en
una sociedad. Con libertad literaria, puede visualizar la acción de los prota-
gonistas individuales, delinear los escenarios sociales y políticos, presentar
a los actores colectivos, ofrecer versiones de los hechos sobre los que no hay
evidencias o documentos. Pero el novelista no puede escribir lo que se le an-
toje, atropellando los hechos del pasado, negándolos o torciéndolos. La no-
vela, en general, y la novela histórica, en especial, tienen parámetros que de-
ben cumplir. Aquí solo puedo mencionar la poderosa obra de Georg Lukács
sobre el tema.
77
Pero me parece que los historiadores podemos pedir a los
literatos que respeten la realidad. Y, si han de hacerlo, también podemos es-
perar que escriban creación literaria y no narraciones que más parecen cróni-
cas que obras de cción. La novela no es una forma más fácil e irresponsable
para contar el pasado cuando se quiere orillar el peso de las evidencias. Es
otra manera de verlo y comunicarlo.
Para concluir
La vida, la acción política y la muerte de García Moreno seguirán sien-
do grandes motivos de debate futuro en el Ecuador. Menos mal, porque así
tendremos que seguir tratando de comprender nuestra historia y nuestra
identidad diversa. Pero podemos pedir que quienes escriban novela histó-
rica hagan el esfuerzo de ser al mismo tiempo creativos y respetuosos del
pasado. Podemos también esperar que los editores no digan que cada nueva
obra que sale es “magistral” o “denitiva”. He sido editor por más de treinta
años y me ha quedado claro que no hay “libros denitivos” o insuperables,
76. Ibíd., contratapa.
77. Georg Lukács, La novela histórica (México: Era, 1966).
PRO41.indd 223 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015224
ni “investigadores extraordinarios” que nos dicen lo que debemos pensar.
Los historiadores tenemos también bastante que hacer. Podemos aportar
para que se hagan mejores novelas históricas si renovamos nuestro compro-
miso de que con nuestro trabajo no tratamos de revivir el pasado, sino de
entenderlo desde nuestro presente. Y para ello hacen falta, entre otras, tres
condiciones, que enunciaré brevemente.
Primero, con paciencia y responsabilidad, debemos buscar nuevas fuen-
tes, investigar archivos antes no trabajados. Segundo, es preciso avanzar en
la discusión teórica y metodológica, propiciando el diálogo, la discusión,
el cruce de ideas y experiencias. Con ello elevaremos la calidad de la pro-
ducción profesional y cumpliremos con la función social de nuestro ocio.
Tercero, es preciso aceptar con humildad que no escribimos para la eterni-
dad, obras “denitivas”, “permanentes”, “irrefutables”; que, al contribuir
a la memoria colectiva, somos parte de un proceso humano, no de un tri-
bunal. “Durante mucho tiempo, dice Bloch, el historiador pasó por ser un
juez de los inernos, encargado de distribuir elogios y censuras a los héroes
muertos”.
78
Pero el historiador no juzga ni condena. Busca explicaciones so-
bre el pasado.
Con nuestra labor, cuando está bien realizada, los historiadores solo lo-
gramos hacer avances, descubrir nuevas facetas, echar luz sobre hechos y
procesos antes no conocidos. Debemos ser conscientes de que la historia que
escribimos, y de la que formamos parte, es siempre inacabada, de que cuan-
do creemos que tenemos todas las respuestas sobre el pasado, el presente
nos cambia las preguntas. Debemos aspirar a que nuestras nuevas historias
se vuelvan viejas.
79
Eso será un signo de que vamos adelante.
78. Marc Bloch, Introducción a la Historia (México: Fondo de Cultura Económica, 1992),
109.
79. Enrique Ayala Mora, “La Nueva Historia, compromiso y desafío. Presentación de
la Nueva Historia del Ecuador, 1988”. En El ocio de historiar. Estudios sobre historiografía
nacional (Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Abya-Yala, 2014), 237.
PRO41.indd 224 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 225
biblioGraFía
Andrade Moreno, René, editor. Historia de una polémica. Batalla por un monumento.
Quito: Producción Gráca, 2006.
Ayala Mora, Enrique. “Gabriel García Moreno y la gestación del estado nacional en
el Ecuador”. En Crítica y Utopía, n.
o
5. Dictaduras y dictadores en América Latina,
. Buenos Aires: Crítica & Utopía, 1981.
______. Historia, tiempo y conocimiento del pasado. Quito: Universidad Andina Simón
Bolívar / Corporación Editora Nacional, 2014.
______. “La Nueva Historia, compromiso y desafío. Presentación de la Nueva His-
toria del Ecuador, 1988”. En El ocio de historiar. Estudios sobre historiografía
nacional. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar / Abya-Yala, 2014.
______. Lucha política y origen de los partidos en Ecuador. Quito: Ponticia Universidad
Católica del Ecuador, 1978.
______. Manual de Historia del Ecuador II. Época Republicana. Quito: Universidad Andi-
na Simón Bolívar / Corporación Editora Nacional, 2013.
______. “Panorama histórico 1860-1875”. En Nueva Historia del Ecuador. Época Repu-
blicana I. Volumen 7. Quito: Corporación Editora Nacional / Grijalbo, 1990.
______. “Sé que vienen a matarme: el mal uso de la historia”. Procesos: revista ecuatoriana
de historia, n.
o
29 (I semestre 2009).
Benites Vinueza, Leopoldo. Ecuador, drama y paradoja. Quito: Libresa, 1995.
Buriano, Ana. Navegando en la borrasca. Construir la nación de la fe en el mundo de la
impiedad, Ecuador, 1860-1875. México: Instituto Mora / Historia Internacional,
2008.
______. compiladora. El “espíritu nacional” del Ecuador católico: artículos selectos de El
Nacional, 1872-1875. México: Instituto Mora, 2011.
Bloch, Marc. Introducción a la Historia. México: Fondo de Cultura Económica, 1992.
Cárdenas, María Cristina. Región y Estado nacional en el Ecuador. El progresismo azuayo
en el siglo XIX (1840-1895). Quito: Academia Nacional de Historia, 2005.
Carrión, Benjamín. García Moreno, el santo del patíbulo. México: Fondo de Cultura Eco-
nómica, 1959.
Conte de Fornés, Beatriz. Gabriel García Moreno: la historia y la historiografía. Mendoza:
Universidad Nacional de Cuyo, 2013.
Cordero Aguilar, Rafael. “Las relaciones exteriores del Ecuador en el período”. En
Nueva Historia del Ecuador. Época Republicana I. Volumen 7. Quito: Corporación
Editora Nacional / Grijalbo, 1990.
Demélas, Marie-Daniélle. La invención política. Bolivia, Ecuador, Perú en el siglo XIX.
Lima: IEP / IFEA, 2003.
______, e Yves St. Geours. Jerusalén y Babilonia. Religión y política en el Ecuador 1780-
1880. Quito: Corporación Editora Nacional / IFEA, 1988.
Espinosa, Carlos. Historia del Ecuador en el contexto regional y global. Barcelona: Lexus,
2010.
Gomezjurado, Severo. Vida de García Moreno, 1875-1879. Tomo X. Quito: Fray Jodoco
Ricke, 1971.
PRO41.indd 225 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015226
Henderson, Peter V. N. Gabriel García Moreno y la formación de un Estado conservador en
los Andes. Quito: CODEU, 2010.
Hidalgo Nistri, Fernando. La República del Sagrado Corazón. Religión, escatología y ethos
conservador en el Ecuador. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar / Corpo-
ración Editora Nacional, 2013.
Hurtado, Osvaldo. El poder político en el Ecuador. Quito: Ponticia Universidad Cató-
lica del Ecuador, 1977.
J. L. R. [José Le Gouir y Rodas]. Un Gran Americano, García Moreno, 2.
a
edición. Quito:
Prensa Católica, 1923.
Lukács, Georg. La novela histórica. México: Era, 1966.
Maiguashca, Juan. “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del poder
central, 1830-1895”. En Historia y región en el Ecuador, 1830-1930. Quito: FLAC-
SO / CERLAC-York University / IFEA / Corporación Editora Nacional, 1994.
______. editor. Historia y región en el Ecuador, 1830-1930. Quito: FLACSO / CERLAC-
York University / IFEA / Corporación Editora Nacional, 1994.
Martínez, Patricio. Las raíces del conicto. Síntesis del proceso histórico ecuatoriano. Gua-
yaquil: Universidad Católica Santiago de Guayaquil, 1979.
Ortiz Crespo, Gonzalo. La incorporación del Ecuador al mercado mundial. Quito: Corpo-
ración Editora Nacional, 1988.
Ortiz García, Juan. Expiación. Quito: Paradiso, 2012.
Pareja Diezcanseco, Alfredo. Historia de la República. Quito: El Conejo, 1986.
Ponce, Pilar. García Moreno. Madrid: Historia 16 / Quorum, 1987.
Quintero, Rafael. El mito del populismo en el Ecuador. Quito: FLACSO, 1980.
______, y Erika Silva. Ecuador, una nación en ciernes. Tomo I. Quito: FLACSO / Abya-
Yala, 1991.
Rodríguez Castelo, Hernán. García Moreno. Quito: Paradiso, 2014.
Salazar Alvarado, Francisco. Encuentro con la historia. García Moreno, líder católico de
Latinoamérica. Quito: Artes Grácas Señal, 2005.
______. Gabriel García Moreno, descorriendo el telón de la verdad. Quito: Fundación Jesús
de la Misericordia, 2009.
Velasco Abad, Fernando. Ecuador, subdesarrollo y dependencia. Quito: Corporación Edi-
tora Nacional / FENOC-I, 1980.
Williams, Derek. “Assembling the ‘Empire of Morality’: State Building Strategies
in Catholic Ecuador, 1861-1875”. Journal of Historical Sociology 14, n.
o
2 (junio
2001).
______. “La creación del pueblo católico ecuatoriano (1861-1875)”. En Cultura política
en los Andes, editado por Cristóbal Aljovín de Lozada y Nils Jacobsen. Lima:
Universidad de San Marcos / Cooperación Regional Francesa / IFEA, 2007.
Yánez Cossío, Alicia. Sé que vienen a matarme. Quito: Paradiso, 2001.
Zúñiga, Luis. Rayo. Quito: Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1997.
PRO41.indd 226 9/16/15 8:52 AM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.